7 Consejos para una boda judía perfecta

boda judía

El día de la boda, es uno de los momentos más importantes para una pareja, y mucho más para una pareja judía. Si tú o alguien cercano a ti está planeando su gran boda judía, puedes estar seguro que se encuentra en medio de una experiencia muy emocionante.

Además de todos los detalles de la boda que todas las parejas deben planificar, las novias y novios judíos tiene varios factores importantes relacionados con su ceremonia que debe considerar. Incluso si tienen profundos conocimientos judíos o si son nuevos en la fe, es posible de deban revisar una lista de tips antes de hacer sus planes y crear su boda judía perfecta.

El día de hoy, en este artículo, podrás conocer 7 tips que harán de ese día una fecha para recordar.

1.- Escoge una fecha:

Las bodas judías están tradicionalmente prohibidas en Shabat y la mayoría de los días festivos, incluidos Rosh Hashaná, Yom Kipur, Pésaj, Shavuot y Sucot, y los días de ayuno Tisha B’Av, el 10 de Tevet, el 17 de Tammuz, el ayuno de Gedaliah, y El ayuno de Ester. Por costumbre, las bodas judías no se llevan a cabo durante el recuento del día entre Pésaj y Shavuot.

Casarse durante las tres semanas entre el 17 de Tammuz y Tisha B’Av también está prohibido en la práctica judía tradicional. Debido a que muchas de estas fechas caen durante la temporada principal de bodas (primavera-verano), es importante consultar un calendario judío antes de seleccionar una fecha.

Y aunque las bodas de Shabat están fuera de las posibilidades, muchas parejas optan por casarse el sábado al atardecer, para que puedan comenzar su ceremonia con havdalah, marcando tanto el final de Shabat como el final del tiempo anterior al compromiso público entre ellos. Algunas parejas eligen casarse los martes, creyendo que es un día especialmente bendecido, debido a que, en la historia bíblica de la creación, la frase “Dios vio que era bueno” aparece dos veces en el tercer día.

2.- Escoge quien oficializará la boda:

Para algunas parejas, este paso es fácil. Pueden ser miembros activos de una congregación o tener un rabino de la infancia con el que todavía tiene cercanía. Pero para muchas parejas comprometidas que no están afiliadas a una comunidad judía de manera formal, encontrar a un rabino o cantor para dirigir su ceremonia de boda es una tarea desalentadora. Los padres pueden sugerir el uso del rabino de su congregación, ya sea que la pareja los conozca o no.

En primer lugar, es importante saber que un rabino no es la única persona que puede dirigir una boda judía. Un cantor puede oficiar, al igual que otro profesional educado al servicio de la comunidad judía. Cada vez más, las parejas están pidiendo a sus amigos que oficien al ser ordenados como Ministros de Vida Universal.

Es posible que deseen comenzar la búsqueda de su rabino visitando congregaciones locales y observando cómo los diferentes rabinos lideran los servicios.

Cuando se reúna con los rabinos que están considerando, asegúrense de preguntarles su filosofía sobre las bodas principales, si están abiertos a los rituales de adaptación, y qué tipo de texto de ketubah (contrato de matrimonio) prefieren que utilicen las parejas. Esto es para asegurarse que el rabino y la pareja están de acuerdo en la manera como desean que se oficialice la boda.

3.- Planea la ceremonia:

Incluso las parejas que crecieron en un hogar judío con años de educación judía pueden sorprenderse cuando se trata de examinar los rituales tradicionales de bodas judías. Por ejemplo, en una ceremonia tradicional, solo el novio le da a la novia un anillo, un acto que se cree que simboliza kinyan.

Muchas parejas contemporáneas con fuertes creencias de igualdad consideran que este ritual no se ajusta a sus valores y eligen hacer una ceremonia de doble anillo. Algunos rabinos ortodoxos lo permitan de una manera modificada, no tan explícita como la que se conoce en el cristianismo.

Como decíamos en el consejo anterior, es importarte la comunicación con quien oficializará la boda judía, esta persona también puede ayudarlos a aprender sobre los rituales de la boda. Es de vital importancia tratar de conocer experiencias de otras personas que han pasado por el mismo evento para poder hacerse la idea de que se viene. Además, investigando un poco, para que pueda aportar ideas a sus reuniones con el rabino, y tener claridad en todas las actividades que se realizaran en la ceremonia a fin de planificar perfectamente todo el día.

4.- Elegir un Ketubah

Así como nuestro gobierno expide una licencia de matrimonio, la ley judía ha usado históricamente una ketubah para sancionar un matrimonio. Ketubah significa “escrito” y se refiere al documento que firmaron los testigos antes y que a menudo se leen durante una boda judía. Tradicionalmente, una ketubah servía como una especie de contrato prematrimonial, que describía los derechos y deberes de una novia: como la comida, la ropa e incluso el sexo que deberá proporcionarse durante el matrimonio. La ketubah, también especifica sus derechos en el caso de la muerte de su esposo o su divorcio.

Muchas parejas contemporáneas optan por desviarse del texto tradicional de la ketubah y sus implicaciones y, en cambio, eligen un texto que exprese sus esperanzas y compromisos para su matrimonio. Algunas parejas escriben su propio texto, mientras que otras buscan un texto que responda a su visión.

Históricamente, la ketubah no solo es un documento legal, sino también artístico. Ketubot ha sido durante mucho tiempo, y sigue siendo, una expresión de la creatividad judía. Así que las parejas no solo tienen que tomar decisiones sobre el texto, sino también el tipo de arte que desean para su ketubah. Algunas parejas conversan juntos con la imprenta y otros contratan a un artista para crear un diseño original.

Las parejas también deberían pensar a quién quieren invitar para firmar su ketubah. Tradicionalmente, un testigo debe ser un hombre judío religioso, no relacionado con la novia o el novio. Los judíos de la reforma, la reconstrucción y algunos rabinos conservadores aceptan a las mujeres como testigos, aunque la mayoría aún prefiere que el testigo sea un hombre judío.

5.- Seleccionando una Jupá:

La Jupá es el dosel que cubre a los novios durante la ceremonia de la boda, creando un espacio sagrado que está abierto para que todos lo vean y a la vez privado e íntimo para la pareja que se encuentra debajo de él. Simboliza su nuevo hogar juntos, y se dice que está abierto al igual que la carpa de Abraham y Sara, que siempre estaban listos para recibir visitas.

Al planear una boda judía, piense siempre en qué tipo de Jupá sería especial para la pareja. Algunas están cubiertas de flores, otras están hechas de cuadrados de tela que los amigos y familiares decoran para la pareja.

La Jupá está unida a cuatro polos, que pueden ser independientes o sostenidos por cuatro personas. Se considera un gran honor tener un palo de Jupá, por lo que este trabajo debe otorgarse a personas muy cercanas a la novia o el novio.

6.- Rituales con objetos:

Las bodas judías exigen algunos objetos que, con un poco de imaginación, se pueden mejorar para que tengan un significado aún más especial para su boda judía.

Por ejemplo, en la mayoría de las bodas judías se ofrecen Kipá (yarmulkes) para los invitados. Muchas parejas las tienen impresas con su nombre y fecha de boda, otros tejen kipot o los pintan de manera original o los decoran con satinados o con fieltro para combinar con la decoración de la boda.

Las parejas también necesitan una copa para niños debajo de la Jupá, y algunas parejas están creando una nueva tradición al usar una copa de reliquia de cada familia. Y ninguna boda judía está completa sin el vidrio para romper al final de la ceremonia.

Las parejas de hoy a veces guardan las piezas de sus vidrios rotos para transformarlas en una nueva pieza de Judaica, como una mezuzá o candelabros.

7.- Haciendo las elecciones finales:

Una de las mejores cosas de las bodas judías es que la celebración se extiende, lo que da mucho tiempo para honrar a los novios.

La celebración puede comenzar con un aufruf, cuando la novia y el novio (en los círculos tradicionales, solo el novio) son llamados a la Torá para un aliyah. Reciben una bendición de shebeirakh, que invoca la bendición de Dios para los novios, y luego se los bañan con caramelos, un símbolo de la dulzura en su vida juntos.

Muchas parejas organizan un almuerzo para niños siguiendo los servicios. Este puede ser un momento ideal para incluir a toda la comunidad en la alegría de su boda.

También la pareja con los organizadores debe discutir si desean incluir varios rituales tradicionales previos a la boda, como ir al mikve (baño ritual), separarse los unos de los otros durante la semana anterior a su boda y ayunar ese día tan importante. Estos rituales pueden ayudar a la pareja a prepararse espiritualmente para la seriedad del día por venir.

Si bien una boda judía está llena de alegría, también es como un Yom Kipur personal para los novios, que desean ingresar a su matrimonio con un corazón puro.

Muchas parejas optan por seguir una versión alterada de algunas de estas tradiciones, como comer algo ligero antes de la ceremonia para protegerse contra los desmayos.

Lo novios deben darse tiempo suficiente para hablar sobre estos siete pasos, y ver el proceso de planificación de su boda como una oportunidad para aprender más sobre la tradición judía y la forma en que cada uno visualiza su vida juntos una vez que ocurre el matrimonio y están debajo de la Jupá, de la mano.

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "7 Consejos para una boda judía perfecta"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*