Analizan revocar la residencia a 80 mil palestinos

Analizan revocar la residencia a 80 mil palestinos
El primer ministro de Israel, Binyamin Netanyahu, barajó la posibilidad de cancelar el estatus de residencia de ochenta mil palestinos que viven en los barrios de Jerusalem este, del otro lado de la valla de seguridad. El campo de refugiados Shuafat y Kafr Aqab estarían entre los vecindarios afectados.

Netanyahu elevó a la reunión de Gabinete la necesidad de discutir la situación de los barrios de Jerusalén, que están del otro lado del muro.
“No hay aplicación de la ley allí, no hay ley», apuntó Netanyahu. «Tenemos que examinar la posibilidad de cancelar sus estatus de residencias. Es necesario que haya una discusión al respecto».
Netanyahu subrayó que los palestinos de esos barrios no cumplen con las obligaciones que respetan los habitantes israelíes, pero disfrutan de los derechos que les da el Estado de Israel.
El primer ministro también planteó la necesidad de examinar cómo puede mejorarse el cumplimiento del orden y la seguridad en esos barrios, mediante el despliegue de más unidades de la policía y del ejército.
Los barrios en cuestión están dentro de los límites municipales de Jerusalén, pero se encuentran fuera del muro y se consideran muy problemáticos desde la perspectiva de seguridad.
Sin embargo, como no hubo mayores discusiones sobre el tema; aún no está claro si se trata de un plan serio.
Algunos de los ministros se sorprendieron al escuchar a Netanyahu hablar de una virtual desconexión o retirada.
El ministro Israel Katz había originalmente planteado el tema de los barrios que están fuera de la cerca de seguridad, señalando que esas áreas han sido abandonadas. En respuesta, Netanyahu sugirió la posibilidad de impedir la entrada desde esos vecindarios al resto de Jerusalem.
«Esa es una decisión de gran alcance que requiere un referéndum, porque implicaría renunciar a territorio», afirmó Katz en respuesta a Netanyahu.
Otros miembros del Gabinete que participan en la discusión, dijeron que el asunto afecta a los residentes con documentos de identidad azules y no pueden ser simplemente excluidos por capricho.
Eventualmente, se acordó realizar una sesión especial para discutir el destino de los barrios que están fuera del muro de seguridad.
La propuesta de Netanyahu podría tener implicaciones dramáticas, dada la sensibilidad de la barrera de seguridad y la explosiva cuestión política de dividir Jerusalem.
«Netanyahu habló de una situación sobre la que parece no comprender plenamente», apuntó un ministro después de la reunión de gabinete. «Estamos hablando de una inequívoca división de Jerusalem».
«Todas las mentiras de Netanyahu han sido expuestas», manifestó el diputado Yoel Hasson de la alianza opositora Campo Sionista. «Tras arrojar la periferia a la basura; Netanyahu decidió romper otra de sus promesas electorales”.
«Ya no habrá más una Jerusalem unida. La histeria y la indulgencia nos han llevado a la decisión de la Oficina del Primer Ministro de retirarse de Jerusalén este», continuó Hasson.
«Esto sucede sin el respaldo de la comunidad internacional, sin el acuerdo de la gente y con la propagación del terror a través de las calles», agregó.
La Policía de Jerusalem erigió un muro de hormigón a lo largo de una calle entre los barrios Armon Hanatziv (judío) y Jabal Mukaber (árabe) en Jerusalem este. La medida fue anunciada como un intento de frenar los frecuentes lanzamientos de piedras y lanzamiento de cócteles Molotov, por parte de los árabes, contra las casas judías en la zona.
La municipalidad de Jerusalem aclaró que el muro era una medida temporal destinada a reducir las lesiones y daños a la propiedad en los incidentes de violencia palestina.
En 1968, Israel otorgó a los palestinos de Jerusalem este el estatus de residencia permanente –el documento de identidad azul que les permite acceder a los beneficios sociales y de salud; pero no tienen ciudadanía israelí-.
Israel comenzó a construir una barrera compuesta por muros y cercas dentro de Cisjordania y alrededor de Jerusalén en 2002, durante el auge de la Segunda Intifada, para proteger a sus ciudadanos de los atentados suicidas y los ataques con francotiradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *