Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina

Recientemente, la historia cerró un círculo cuando más de 100,000 descendientes de sefardíes de todo el mundo solicitaron la ciudadanía española en virtud de una legislación destinada a repatriar a una población expulsada hace más de 500 años. Se adelantaron antes de la fecha límite del 30 de septiembre de 2019 en España, pero el proceso de ciudadanía en Portugal todavía está abierto para las personas que pueden probar su linaje judío sefardí.

El Edicto de expulsión de 1492 en España obligó a los judíos sefardíes a convertirse al cristianismo o irse, lo que provocó una dispersión a lugares como América y Oriente Medio. Dentro de España y sus colonias americanas recién descubiertas, algunos conversos, o conversos judíos, mantuvieron su fe original en secreto, bajo la amenaza de ser descubiertos y castigados por la Inquisición.

El cierre de la ventana de solicitud para la ciudadanía española marcó un momento oportuno para la proyección del 24 de octubre en El Centro Sefarad de Madrid de un nuevo documental sobre el pasado, presente y futuro de los sefardíes: «Niños de la Inquisición», por el galardonado cineasta Joseph Lovett.

«Esta película desafía las ideas de todos sobre la historia y la identidad», dijo Lovett a The Times of Israel el mes pasado. «Para muchas personas, desafía las ideas sobre su propia identidad».

Estrenado a principios de este año en el Festival de Cine Judío de Seattle, el documental sigue los muchos caminos tomados por los judíos sefardíes después de que se les ordenó convertirse o partir tanto en España como en el vecino Portugal. Filmado en 12 ciudades de cuatro continentes, Lovett entrevista a descendientes de conversos y expertos académicos. En agosto, la película ganó el premio Hearts, Minds and Souls en el Festival Internacional de Cine de Rhode Island, y recientemente fue invitada para su inclusión en la Biblioteca del Congreso.

Cuando se le preguntó sobre el tema de la ciudadanía, Lovett recordó el viaje realizado por los antepasados ​​de su cuñada recién fallecida Sylvia Moubayed, desde España a Esmirna, Rodas, Alejandría y el estado natal de Lovett, Rhode Island. A pesar de estos viajes ancestrales lejos de España, Lovett dijo que su cuñada había obtenido la ciudadanía española en la década de 1960.

«Creo que, aparentemente, siempre fue posible», dijo. “Como están las cosas, se ha vuelto muy incómodo en los Estados Unidos. Obviamente, es probable que cada vez más personas estén mirando hacia la ciudadanía europea».

La película tardó aproximadamente una década en filmarse y editarse; su historia de fondo se remonta aún más. Lovett comenzó a pensar en su tema en 1958, cuando tenía 13 años y crecía en Providence. Estaba intrigado cuando su rabino, William Braude, del Templo Beth El, visitó la España de Franco para entrevistar a descendientes de conversos, y a su regreso pronunció un sermón titulado «Todos católicos» o «Todos somos católicos».

«Nadie [en España] le hablaría», dijo Lovett. «Literalmente [dijeron] ‘Todos somos católicos, siempre hemos sido católicos'».

Incluso cientos de años después del edicto que obligó a los judíos españoles a convertirse o partir, «la sombra de la Inquisición se cernía sobre España», dijo Lovett. «Nadie podría atreverse a considerar tener una gota de sangre judía».

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
Una pintura que representa la Inquisición mexicana, que se muestra en esta foto de ‘Niños de la Inquisición’. (Producciones Lovett)

Y, sin embargo, recordó, la evidencia anecdótica indicaba que algunos conservaban un remanente de su fe ancestral al no ir a la iglesia, negarse a un sacerdote en su funeral o cubrirse los espejos en casa durante los períodos de duelo, una práctica tradicional judía.

Judío ashkenazi, Lovett estaba intrigado por la historia de los sefardíes, y hace más de 20 años conceptualizó la idea de la película. Mientras tanto, estaba acumulando experiencia trabajando en televisión, incluso en el programa de noticias «20/20», donde perfeccionó sus habilidades de investigación para abordar temas como la crisis del SIDA.

Desde entonces, se ha convertido en un documentalista. Si bien dijo que sentía que era «lo suficientemente hábil» para enfrentarse a «Niños de la Inquisición», era consciente de que representaba «un proyecto muy ambicioso».

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
El director Joseph Lovett, el actor Carlos de Medeiros y su primo John Elson exploran la genealogía familiar en este fotograma de ‘Niños de la Inquisición’. (Producciones Lovett)

Las complejas experiencias de los judíos sefardíes y sus descendientes se han descrito en términos de connotaciones variables. Como explica la película, los que se convirtieron al cristianismo fueron llamados conversos; Los conversos que seguían practicando el judaísmo en secreto se llamaban el término despectivo marranos o cerdos; otro término, Nuevos Cristianos, o Nuevos Cristianos, distinguía a los conversos judíos al cristianismo de las personas que siempre habían sido cristianas.

«Fue muy desalentador», dijo Lovett sobre el proyecto de la película, describiendo el tema como «a veces incomprensible, con cambios de nombres, identidades, creencias». Es muy, muy difícil de seguir».

Lovett también explora la historia de los cripto judíos, o conversos al cristianismo que practicaron el judaísmo en secreto, y los anousim , individuos que se convirtieron por la fuerza del judaísmo y ahora están buscando reconectarse. Lovett proyectó clips de la película en Netanya en la primera conferencia sobre los anousim, y también proyectó la película inacabada en la Conferencia del Caucus de la Knéset en 2015.

Recordando el río olvidadizo

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
Director Joseph Lovett. (Cortesía)

Varios años después del proyecto, Lovett encontró una línea intermedia para la película cuando conoció a la periodista del New York Times, Doreen Carvajal. Mientras informaba desde Europa, Carvajal se dio cuenta de que sus propios antecedentes familiares representaban una historia. En un video en el sitio web de la película, ella habla sobre ser criada como católica antes de enterarse de que su apellido es «un antiguo nombre judío sefardí». Al encontrar reticencia en su extensa familia a abordar el tema, Carvajal se embarcó en una investigación propia que se convirtió en una memoria , «The Forgetting River». Al final resultó que, sus antepasados ​​habían estado entre la prominente familia de conversos de Ávilas Dávila en Segovia que formaron parte de un juicio en el siglo XV.

«Oh, Dios mío, podríamos haber hecho toda la historia sobre ella», dijo Lovett, llamando a su narrativa familiar «una ventana que llevaríamos a través de la historia».

Lovett y Carvajal investigaron los antecedentes de su familia, primero en Dallas, Texas, en el Centro de Estudios Criptojudaicos. Luego, el dúo viajó a España para investigar más en archivos centenarios con el erudito David Gitlitz, a quien Lovett describe como un brillante erudito y experto en la familia de Carvajal, incluidas sus sucursales tanto en España como en México.

El decimosexto bisabuelo de Carvajal, Diego Avilas Dávila, se convirtió al cristianismo cuando era niño y creció para convertirse en ministro de finanzas de Enrique IV de Castilla, hermano mayor de la reina Isabel. El hijo de Ávilas Dávila, Juan, se convirtió en obispo de Segovia, y el juicio del espectáculo tenía la intención de desprestigiar a sus padres judaizantes, explicó Lovett.

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
El director Joseph Lovett con Carmen Gómez Gómez, examinando un documento de impuestos del siglo XIV en los archivos de la catedral de Toledo, en este fotograma de ‘Niños de la Inquisición’. (Producciones Lovett)

A medida que se acumulan las narrativas de Carvajal y otros, la película lleva un registro de los muchos destinos de sus familias en un mapa. «La gente ama los mapas», dijo Lovett. «Ayuda a mantenerlos en curso, si quieres».

Algunos judíos se fueron al Imperio Otomano, recibidos por el sultán Bayezid II para adorar abiertamente. «En su mayor parte, estaban protegidos a través de los otomanos», dijo Lovett. “El mundo era diferente. Las relaciones judío-musulmanas fueron diferentes».

Según la película, en lo que entonces era la ciudad otomana de Salónica (hoy Salónica, Grecia), los judíos formaron la que probablemente era la mayor concentración mundial de sefardíes. La historia posterior sería trágica: la comunidad fue destruida en el Holocausto, con 45,000 de los judíos de Salónica deportados a Auschwitz entre marzo y agosto de 1943. Al investigar esta comunidad, Lovett entrevistó al erudito Devin Naar, un experto en sefardíes y su idioma de ladino, cuyo propio Los antecedentes familiares reflejan las vicisitudes de la historia. En la película, se muestra al bisabuelo de Naar vistiendo un fez otomano en Salónica. Una generación después, el hermano mayor del abuelo de Naar y su familia estaban entre los deportados de Salónica a Auschwitz.

Nuevo mundo, misma historia

Mientras algunos sefardíes se dirigían hacia el este, y otros, nominalmente cristianos, viajaron al oeste hacia el Nuevo Mundo, con la esperanza de que la Inquisición no fuera tan fuerte al otro lado del Atlántico. Estos incluyeron a tres tripulantes en el primer viaje de Cristóbal Colón a las Américas. Sus correligionarios fueron recibidos inicialmente en Portugal después de la aprobación del edicto español, pero en 1497 los judíos portugueses también recibieron la orden de convertirse.

La película analiza el destino de los sefardíes en la entonces colonia portuguesa de Brasil, incluida Branca Dias, una mujer procesada por la Inquisición por practicar el judaísmo en secreto; Lovett entrevista a su descendiente brasileño, el artista Carlos DeMedeiros.

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
La casa colonial brasileña de Branca Dias, con Suzana Veiga y Carlos de Medeiros en este todavía de ‘Niños de la Inquisición’. (Producciones Lovett)

Citando estadísticas de que el 25 por ciento de los colonos del Nuevo Mundo eran judíos, y que el 25 por ciento de todas las personas en América Latina tienen ADN judío, Lovett dijo que «esta diáspora cambió el mundo».

En El Paso, Texas, el cineasta entrevistó al rabino Stephen Leon de la Congregación B’Nai Zion.

«El diez por ciento [de su congregación] eran mexicoamericanos», dijo Lovett, describiendo a estos individuos como criados católicos y provenientes de familias converso, incluido un joven de Juárez, México, que comenzó a buscar más información sobre su herencia después de su madre dejó de encender velas cuando murió su abuela.

La película muestra a otros descendientes de conversos en B’Nai Zion que están lidiando con cuestiones de identidad, incluida Guadalupe Ramos, quien finalmente decide sumergirse en un mikve o baño ritual judío, en un signo de conversión formal al judaísmo.

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
Peter Svarzbein de El Paso, Texas, con un menú de tacos kosher en ‘Children of the Inquisition’. (Producciones Lovett)

Viajar a Jamaica para una conferencia sobre la diáspora judía portuguesa ayudó a Lovett a comprender otras complejidades. Lovett entrevistó a judíos jamaiquinos como el líder de la comunidad Ainsley Cohen Henriques y su hija, artista y escritora Anna Ruth Henriques, cuyo trabajo de 1997 «El libro de Mechtilde» es un himno a su difunta madre, Sheila Mechtilde Henriques, una ex Miss Jamaica de China y Fondo afro-caribeño. En la película, Lovett habla con jamaicanos afrocaribeños que son judíos o que están explorando la identidad judía, incluidos el cantor Winston Mendes Davidson y la dramaturga Angela McNab.

Cómo los judíos expulsados ​​de España forjaron una diáspora con vínculos con el 25% de América Latina
El cantor Winston Mendes Davidson en la sinagoga Shaare Shalom en Kingston, Jamaica, en este fotograma de ‘Niños de la Inquisición’. (Producciones Lovett)

«De repente, ser judío adquirió un color diferente», dijo Lovett, describiendo cementerios judíos donde «se podían ver familias judías blancas, un padre, madre e hijos junto a ellos, Isaacs, Rachels, Rebeccas, y justo detrás del padre yacía su esposa africana y sus hijos. Es el mismo cementerio, la misma parcela familiar.

Al mostrar los diversos caminos de diversos individuos reflejados en la diáspora sefardí, y las muchas formas en que estos individuos se relacionan con su fe hoy, Lovett espera que el público obtenga una nueva comprensión del judaísmo.

«Hay mucha disparidad en la forma en que las personas se ven», dijo Lovett. «Todos los judíos no son europeos rubios de ojos azules, ni todos son mediterráneos de piel aceitunada y ojos marrones… A medida que el mundo cambia … es muy importante ser respetuoso con la actitud de las personas hacia la judeidad».

Fuente: The Times Of Israel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *