Cristina Fernández de Kirchner está haciendo un regreso político en Argentina, y los judíos allí están divididos

Los argentinos se dirigen a las urnas para la ronda final de las elecciones presidenciales a finales de este mes. Los dos candidatos son el titular, Mauricio Macri, el primer conservador elegido en la nación sudamericana en varias décadas, y Alberto Fernández, un populista de izquierda.

Las cosas no se ven bien para Macri: en la primera ronda de votación, Fernández ganó el 47 por ciento frente al 32 por ciento de Macri.

El retador le da un nombre reconocible a su boleto: Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina por dos períodos, es su compañera de fórmula vicepresidencial.

Kirchner lideró a Argentina de 2007 a 2015, pero fue derrotado a raíz de una ola de cargos de corrupción. El año pasado fue acusada de cargos de aceptar sobornos de empresas constructoras, y las investigaciones sobre sus casos están en curso.

Kirchner también está acusado de obstruir la investigación sobre el bombardeo de 1994 del centro judío AMIA en Buenos Aires , presuntamente llevado a cabo por terroristas de Hezbolá financiados por Irán, que mató a 85 e hirió a cientos.

Como congresista en 1999, Kirchner dirigió una nueva comisión para aclarar e investigar el caso, pero durante su segundo mandato como presidenta, con Héctor Timerman, un periodista judío-argentino como su secretario de asuntos internacionales, firmó un memorando controvertido con Irán que permitió que los culpables fueran juzgados dentro de su país. Para algunos, esto era una señal de que Argentina era criminalmente cómplice de Irán. Para otros, fue visto como el medio legal para llevar el caso a tierras internacionales.

El asunto se complicó aún más cuando el abogado judío que investigaba el caso, Alberto Nisman, fue encontrado muerto en su departamento en 2015, un día antes de que presentara sus hallazgos. Si su muerte fue un asesinato o un suicidio es un asunto que aún divide la opinión pública argentina en líneas ideológicas. (Un informe oficial argentino ha determinado que fue un asesinato).

Todo puede parecer un motivo para volver a la mayoría de la comunidad judía de Argentina contra Kirchner, pero sus opiniones sobre el ex presidente no son tan simples.

Cristina Fernández de Kirchner está haciendo un regreso político en Argentina, y los judíos allí están divididos
Mauricio Macri se muestra durante el primer debate presidencial en Santa Fe, Argentina, el 13 de octubre de 2019. El titular está en las encuestas. (Matias Baglietto / NurPhoto a través de Getty Images)

Mientras que Macri representa un enfoque pro-mercado y más capitalista, Fernández y Kirchner representan diferentes líneas de peronismo, un término general de izquierda inspirado en el ex presidente argentino Juan Domingo Perón. Si bien encapsula movimientos muy diversos, el peronismo generalmente representa políticas exteriores antiimperialistas, una gran presencia estatal en la vida cotidiana, propiedad pública de las industrias y estrechos vínculos con los sindicatos.

La división entre peronistas y anti-peronistas es profunda dentro de la sociedad argentina y se conoce en la jerga común como «la brecha» o «la brecha». Según los expertos, la brecha también atraviesa la comunidad judía argentina, contaminando las percepciones tanto del caso AMIA en curso y la relación del país con las instituciones judías e Israel.

«Argentina no es como Estados Unidos, donde la mayoría de la comunidad judía vota por un partido», dijo Ariel Krengel, jefe de la Federación Argentina de Centros Comunitarios Macabeos, o FACCMA, un consorcio de más de 40 instituciones deportivas y culturales judías. Centros. «Así que no puede haber tal cosa como un voto judío».

Con aproximadamente 200,000 judíos descendiendo en su mayoría de países de Europa del Este, la comunidad judía de Argentina es la más grande de América Latina. A diferencia de las comunidades más pequeñas en países como México y Colombia, donde una gran parte de la población es de clase media alta y sesga conservadora, los judíos de Argentina son altamente asimilados y en su mayoría de clase media. Como la mayoría del resto de esta clase media, han visto sus bolsillos afectados severamente por la economía en crisis de su país.

Macri originalmente realizó una campaña para aliviar la pobreza e impulsar la economía argentina. Pero su mandato se ha caracterizado por una fuerte inflación y una devaluación del peso. Como resultado de la crisis, el año pasado retiró unos 57 mil millones de dólares sin precedentes del Fondo Monetario Internacional. Para muchos, ha fallado: el año pasado, 3,7 millones de argentinos cayeron por debajo del umbral de la pobreza: más del 35 por ciento de la población del país ahora califica como pobre.

«He oído de muchas organizaciones judías de ayuda social, como Tzedaka , que tienen que ayudar con casos de pobreza extrema», dijo Leonardo Shvarstein, profesor de economía en la Universidad Autónoma de Buenos Aires. «Creo que, como el resto del país, la comunidad judía está pasando por tiempos difíciles».

Pero Macri ha presionado mucho para avanzar en la investigación de AMIA, y en 2016 se reunió con la familia de Nisman en el aniversario de su muerte. Este año, Macri también se convirtió en el primer presidente argentino en ser anfitrión de un primer ministro israelí en el país. Ha abierto el mercado argentino a las nuevas empresas israelíes y ha promovido una colaboración más fuerte entre las naciones.

Macri también se percibe públicamente como más cercano a la comunidad institucionalizada judía. Recientemente organizó un evento conmemorativo del 25 aniversario del atentado de la AMIA en la casa presidencial. Fue un evento muy cubierto, y los líderes de las organizaciones DAIA y AMIA, los principales representantes de la comunidad judía en Argentina, compartieron un escenario con el presidente.

Los judíos que tenían posiciones de liderazgo dentro de las instituciones comunales también están actualmente involucrados en el gobierno de Macri. El rabino Sergio Bergman, un crítico feroz del memorándum de Irán, es el ministro de medio ambiente y el ex director ejecutivo de DAIA, Claudio Avruj, es subsecretario de derechos humanos y pluralismo cultural.

«En términos de una relación con Israel», dijo Gabriela Goldberg, quien trabajó en la Embajada de Israel en Argentina durante el segundo mandato de Kirchner, «Cristina sigue una ideología global del sur izquierdista de los años 70, que no necesariamente conduce a una relación cercana con [ Israel]. Pero, de nuevo, [Alberto] Fernández no es Cristina, puede que no sea lo mismo”.

Pero los judíos también están fuertemente presentes en los círculos de Kirchner, principalmente de entornos seculares y no afiliados, dijo el sociólogo y periodista Jorge Elbaum a la Agencia Telegráfica Judía. Entre ellos está Axel Kiciloff, quien fue secretario de economía durante la presidencia de Kirchner y probablemente será elegido alcalde de Buenos Aires.

Cristina Fernández de Kirchner está haciendo un regreso político en Argentina, y los judíos allí están divididos
El candidato presidencial Alberto Fernández, segundo desde la izquierda, con Axel Kiciloff, centro y miembro del partido Veronica Magario en un evento de campaña en Buenos Aires, 11 de agosto de 2019. (Agencia Mariano Gabriel Sánchez / Anadolu a través de Getty Images)

«Considerando que somos menos del 0.7 por ciento de la población, los judíos en los gobiernos de Macri y Kirchner están sobrerrepresentados», dijo Elbaum, quien también es fundador de Llamamiento Judío, un movimiento judío progresivo con 7,000 miembros que es ideológicamente cercano al peronismo y al kirchnerismo.

Todos los entrevistados coincidieron en que los temas centrados en judíos o israelíes, tanto dentro como fuera de la comunidad, eran una preocupación secundaria para los votantes judíos y no judíos, y esos temas no figuraban de manera prominente en las campañas de ninguno de los candidatos.

Eso podría deberse a que a pesar del hecho de que los dos ataques más grandes contra instituciones judías en América Latina ocurrieron en Argentina (dos años antes del ataque de AMIA, 20 personas murieron y más de 200 resultaron heridas en un ataque contra la Embajada de Israel), los judíos hoy sentirse seguro allí

«Afortunadamente, el antisemitismo diario no es un problema en Argentina en este momento», dijo Krengel. “Señalar si alguien es judío es visto por la mayoría de la población como algo denigrante. Los judíos argentinos votarán como argentinos, sobre todo».

Fuente: JTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *