El diario de viaje de los exploradores del patrimonio sefardí

¿Sabías que los judíos sefardíes tienen una larga y rica historia en los países balcánicos, como Grecia, Albania, Kosovo, Macedonia y Bosnia?

El verano pasado, un grupo de 21 judíos sefardíes del área de Nueva York, ansiosos por aprender más sobre sus raíces, se embarcaron en un emocionante viaje para explorar esta herencia.

El rabino Nissim Elnecavé, un experto en historia ladino sefardí, director ejecutivo de la Hermandad judía sefardí de América, y uno de los viajeros entusiastas explicó,

«Después de la expulsión de España en 1492, los judíos sefardíes se establecieron en esas tierras, que en ese momento se conocían como el Imperio Otomano».

Marcia Haddad Ikonomopoulos, organizadora del viaje y directora del museo en Kehila Kedosha Janina, la sinagoga griega en Manhattan, dijo: “El propósito de nuestra gira fue crear una conexión más con nuestras raíces sefardíes. Durante 22 años, la Asociación de Amigos de la Judería Griega ha realizado giras a la Grecia judía, a menudo incorporando visitas a países cercanos con presencias judías sefardíes. Además de aprender y conectar, nos enfocamos en descubrir formas de ayudar, sostener y revitalizar estas comunidades judías en disminución».

Rabí Elnecavé agregó con entusiasmo: “¡Además de todo lo que podemos dar a estas comunidades, también tenemos mucho que ganar! Hay un tesoro de rica tradición, cultura, música y oración, y seguimos descubriendo muchas cosas nuevas y antiguas; Es como cavar en busca de oro. ¡Cuanto más alcanzamos, más encontramos! Sería una pérdida demasiado grande dejarlo ir. Veo estos viajes y este avivamiento como una contribución vital para todo el mundo judío».

«En las dos semanas de viaje, pasamos muchos momentos felices en las distintas comunidades», compartió Marcia. «Aprendimos y vimos mucho y conocimos a tanta gente maravillosa».

Rabí Elnecavé se sorprendió al ver a muchos turistas judíos en Salónica (también conocida como Salónica) en Grecia. Dijo: “En un momento dado, me di vuelta en el vestíbulo del hotel y noté que el 80% de las personas eran judías, y muchas hablaban hebreo. «Grecia se está convirtiendo en un punto de acceso porque es divertido, los precios son razonables y tiene un paisaje magnífico».

En Salónica, el grupo caminó por el colorido mercado de Modiano, que anteriormente era el Talmud Torah; el Museo Judío de Salónica, el cementerio restaurado y Yad Lezikaron, una Sinagoga que se construyó después de la guerra a partir de restos de otras sinagogas destruidas por los nazis.

El rabino Elnecavé dijo que uno de sus momentos favoritos fue cuando abrieron el arco y cantaron con las canciones exactas que usan en la congregación en el Centro Judío Sefardí de Forest Hills. Dijo: «Me sorprendió la forma en que esta tradición sobrevivió y se conservó».

La siguiente parada fue la pintoresca y acogedora ciudad de Bitola, conocida como Monastir por la población judía, que se encontraba en 3.000 antes de la Segunda Guerra Mundial. Los viajeros tomaron fotografías de sus exuberantes montañas verdes y de sus coloridos edificios, inmaculadamente mantenidos, donde vivían los judíos. Mientras observaban los artefactos judíos en el Museo Ataturk, el grupo se enteró de que la mayoría de la población judía había sido destruida en el Holocausto. Una de las paradas en el itinerario fue visitar el cementerio judío, que está siendo restaurado por una organización de Israel.

El rabino Elnecavé declaró: «La restauración del cementerio en Bitola es un ejemplo de uno de los muchos proyectos que se llevan a cabo en los Balcanes para revivir la herencia judía».

En la pequeña ciudad de Pristina, Kosovo, los viajeros se encontraron con Leke y Xhangile, dos musulmanes albaneses étnicos cuyos abuelos rescataron a judíos durante el Holocausto. Ellos sirvieron como guías turísticos en dos viejos vecindarios judíos que eran vibrantes hace 100 años y explicaron cuántos judíos se salvaron durante la guerra porque su gente hizo juramentos para salvar vidas judías. Los juramentos en su cultura se consideran sagrados, de modo que incluso cuando los nazis exploraban sus hogares en busca de judíos ocultos, los hermanos de Leke y Xhangile permanecían leales.

La siguiente parada fue Sarajevo, Bosnia, donde las Rosas de Sarajevo, salpicaduras de pintura roja que llenan las cicatrices de concreto causadas por explosiones de conchas de mortero, marcan el pavimento en toda la ciudad. Estas marcas dan testimonio de dónde cayeron las bombas durante la Guerra de Bosnia a principios de la década de 1990 y se hacen eco de gran parte de los conflictos que la región experimentó en ambas Guerras Mundiales.

Dijo el rabino Elnecavé. “La influencia judía allí es tremenda. ¡A principios de siglo, una de cada cinco personas era judía! Los judíos de Sarajevo fueron considerados como algunos de los más educados de las comunidades judías sefardíes”.

«Pasar un Shabat Sarajevo fue uno de los puntos destacados de nuestro viaje», dijo Marcia. “Durante nuestra estancia de tres días, el presidente de la comunidad judía, el profesor Eli Tauber, destacó la historia de la comunidad; nos llevó a los sitios judíos y al Museo Judío, así como al Museo extremadamente emotivo de Crímenes contra la Humanidad. La población judía antes de la Segunda Guerra Mundial era de 12,000. Hoy es alrededor de 800. A través de todo esto, la pasión por continuar una presencia judía en la ciudad aún es evidente».

El rabino Elnecavé agregó: “Durante la década de 1990, con la Guerra de Bosnia, gran parte de los jóvenes judíos fueron a Israel y se establecieron allí. Ahora, no hay un rabino oficial en la ciudad, pero el rabino Eliezer Papo es el rabino de la comunidad, aunque reside en Israel. Un joven Hazan dirige las oraciones cada Shabat y en los días festivos».

El grupo terminó su viaje de regreso a Grecia en una ciudad llamada Ioannina (se pronuncia Yanina) y luego se fue a Atenas. Ioannina es una ciudad majestuosa y pequeña cuya antigua Sinagoga aún se mantiene en pie durante las fiestas de fin de año. Debido a los esfuerzos de la congregación de Marcia Kehila Kedosha Janina en Nueva York, la sinagoga y sus miembros, que viven en todo el mundo, mantienen una fuerte conexión.

En Atenas, el grupo se reunió con el vibrante rabino Gabriel Negrín. El rabino Negrín actualmente encabeza una variedad de proyectos relacionados con judíos, como el desarrollo del mercado de kashrut en Atenas y la supervisión de muchas fábricas y restaurantes allí.

“Al final de nuestros viajes, nos llevamos a casa una lista de compras”. Marcia dijo: “Una Torá y Sidurim para Sarajevo, fondos para completar la restauración del cementerio en Bitola, y apoyo en los esfuerzos para volver a inculcar el aprendizaje judío y La vida en comunidades como las de Albania. «Esperamos que a través de nuestras expediciones y nuestro aprendizaje, hagamos una diferencia, una comunidad a la vez, un país a la vez».

Fuente: The Jewish Voice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *