El presidente polaco se disculpa con los judíos por la persecución de 1968

El presidente polacoEl presidente polaco Andrzej Duda habla durante las ceremonias conmemorativas del 50 aniversario de las protestas estudiantiles explotadas por los comunistas para purgar judíos de Polonia, en la Universidad de Varsovia en Varsovia, Polonia, el jueves 8 de marzo de 2018.

El presidente polaco Andrzej Duda se disculpó el jueves con los judíos expulsados ​​del país hace 50 años durante la campaña antisemita del régimen comunista.

“La Polonia libre e independiente de hoy, mi generación, no es responsable y no necesita disculparse. Pero… a los que fueron expulsados ​​entonces… Me gustaría decir que por favor perdonen a la República, a los polacos, a la Polonia de entonces por haber llevado a cabo un acto tan vergonzoso “, dijo Duda.

Polonia cumple 50 años desde que las protestas masivas de los estudiantes contra el régimen comunista respaldado por Moscú de la época fueron explotadas por el partido comunista para purgar a los judíos del partido y de Polonia.

El resultado fue la expulsión de 13,000 judíos, entre ellos sobrevivientes del Holocausto e intelectuales prominentes, incluidos el filósofo Leszek Kolakowski y el sociólogo Zygmunt Bauman.

Su disculpa se produce en medio de la creciente tensión entre Polonia e Israel sobre el nuevo y controvertido proyecto de ley sobre el Holocausto de Varsovia, que el estado judío ve como un intento de negar que ciertos polacos participaron en el genocidio de judíos durante la Segunda Guerra Mundial.

Un párrafo clave del proyecto de ley afirma: “Quien alegue, públicamente y en contra de los hechos, que la Nación Polaca o la República de Polonia es responsable o co-responsable de los crímenes nazis cometidos por el Tercer Reich… O por otros delitos que constituyen crímenes contra la paz, los crímenes de lesa humanidad o los crímenes de guerra, o quien de otra forma disminuya la responsabilidad de los verdaderos autores de dichos crímenes, serán castigados con una multa o una pena de prisión de hasta tres años”.

Las autoridades polacas han descrito la legislación como un intento de proteger la reputación del país de lo que cree que es confusión sobre quién tiene la responsabilidad de Auschwitz y otros campos de exterminio que la Alemania nazi estableció en la Polonia ocupada.

Muchos eventos se llevaron a cabo en toda Polonia el jueves, incluyendo conferencias recordando los dramáticos eventos de hace 50 años.

Se esperaba desde hacía tiempo que el aniversario se conmemorara con un mensaje de celebración sobre cuán lejos se ha distanciado Polonia de los demonios antisemitas del pasado. En cambio, sigue una nueva ola de prejuicios antijudíos provocada por la reciente disputa diplomática con Israel sobre la  ley del Holocausto.

Sin embargo, muchos funcionarios polacos también están trabajando para aplacar las emociones de las últimas semanas. La cámara baja del Parlamento, el Sejm, aprobó abrumadoramente una resolución el martes que condenó la campaña antisemita y honró las protestas anticomunistas.

El primer ministro Mateusz Morawiecki también denunció el miércoles el antisemitismo. Mientras reclamaba el legado de las protestas estudiantiles por Polonia, también buscó transferir la culpa de la purga antisemita a Moscú, que controlaba Polonia durante las décadas de la Guerra Fría.

“Hoy escuchamos a menudo que marzo de 1968 debería ser un motivo de vergüenza para nosotros”, dijo Morawiecki en un discurso en la Universidad de Varsovia, donde comenzaron las protestas masivas. “Creo que marzo de 1968 debería ser motivo de orgullo”.

En marzo de 1968, los estudiantes organizaron protestas masivas contra la censura y en apoyo de la libertad académica que fueron brutalmente sofocadas por el régimen.

Las protestas se desencadenaron cuando el régimen prohibió una obra del poeta polaco de la era romántica Adam Mickiewicz, que se consideraba que tenía un mensaje antirruso. Cuando dos estudiantes impugnaron la prohibición, fueron expulsados ​​de la Universidad de Varsovia, lo que provocó que otros estudiantes realizaran una manifestación el 8 de marzo y desataron otras protestas en todo el país.

Las facciones rivales en el partido comunista explotaron las protestas en su búsqueda del control de los partidos, con la crisis culminando en la purga de judíos dentro del partido. Sin la membresía del partido, muchos perdieron sus carreras y se vieron obligados a renunciar a sus posesiones y su ciudadanía polaca y a abandonar el país.

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "El presidente polaco se disculpa con los judíos por la persecución de 1968"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*