En Mallorca, los descendientes de judíos obligados a ocultar su fe ahora dirigen la comunidad

Como innumerables niños judíos en Europa, Toni Pinya fue sometida rutinariamente a la escuela a la intimidación antisemita.

Creciendo en la década de 1960 en esta isla al sur de Barcelona, ​​Pinya sería golpeada y llamada «asesino de Cristo» y «judío sucio» al menos una vez al mes, dijo a la Agencia Telegráfica Judía en una entrevista reciente.

Pero a diferencia de la mayoría de las otras víctimas de tales abusos, Pinya estaba segura en ese momento de que él era católico.

«Le pregunté a mi abuelo por qué los otros niños me llamaban judío», dijo Pinya. «Tenía más sentido después de que él lo explicara».

La explicación fue que Pinya es una chueta, el nombre en Mallorca de unas 20,000 personas cuyos antepasados ​​judíos se convirtieron al cristianismo hace siglos durante la Inquisición española. Devotosamente católicos, pero desconfiados ampliamente por los demás cristianos, los chuetas retuvieron irónicamente su identidad distintiva porque la hostilidad hacia ellos los obligó a casarse principalmente entre ellos.

La pequeña comunidad judía de Mallorca es ahora más fuerte para este giro de los acontecimientos.

El año pasado, Pinya, un chef, y Miquel Segura se convirtieron en los primeros dos chuetas elegidos para el consejo ejecutivo de cuatro personas de la Comunidad Judía de Mallorca, y finalmente dieron a los representantes de esa minoría un lugar en la mesa comunal.

Este desarrollo «significa el mundo para nosotros, nos da orgullo, un sentido de pertenencia y, supongo, también de cierre», dijo Iska bat Valls, la esposa de Pinya, que también es chueta.

La pareja se encuentra entre varias docenas de personas de ese grupo que han regresado al judaísmo en los últimos años. La mayoría de las chuetas de hoy no se consideran judíos.

Pinya, cuyos padres se vieron obligados a casarse en secreto porque sus abuelos no chueta se oponían a la unión, y el murciélago Valls se sometió a una conversión ortodoxa al judaísmo hace unos cinco años. Otras chuetas, como el escultor Ferran Aguilo, tuvieron una conversión de Reforma.

En Mallorca, los descendientes de judíos obligados a ocultar su fe ahora dirigen la comunidad 2
Miembros de la comunidad judía de Mallorca asisten a un picnic de Tu b’Shevat, 10 de febrero de 2019. (Cnaan Liphshiz)

Las conversiones y la elección de chuetas al consejo de la comunidad son parte de un  reconocimiento creciente de la trágica historia judía de Mallorca, una masa montañosa de tierra en el Mediterráneo del tamaño de Rhode Island.

El año pasado, las autoridades locales revelaron una placa conmemorativa en la plaza de Palma donde, en 1691, se quemaron vivas públicamente 37 personas por ser judíos en lo que se conoce localmente como «la hoguera de los judíos». Tras la resistencia de algunos residentes y líderes municipales a la placa. La revelación fue el primer reconocimiento de su tipo de los asesinatos que ocurrieron aquí.

En 2015, la ciudad ayudó a construir un pequeño museo judío en lo que solía ser el barrio judío. Ubicadas en una calle adoquinada dentro del laberinto de arenisca que es el centro antiguo de la ciudad, las callejuelas circundantes son tan tranquilas y están tan bien conservadas que es fácil imaginar la vida aquí hace siglos, cuando los criptojudíos corrían prácticamente por todas las curtiembres, zapaterías y carnicerías aquí.

Los judíos se han ido, pero los edificios que una vez albergaban sus tres sinagogas en Palma todavía están en buenas condiciones. Uno de ellos, un pequeño espacio con dos entradas por razones de seguridad, solía ser una panadería. Otra es una iglesia.

En Mallorca, los descendientes de judíos obligados a ocultar su fe ahora dirigen la comunidad 3
Dani Rotstein, señalando, explica a los turistas alemanes sobre una iglesia que solía ser una sinagoga en Palma de Mallorca, el 11 de febrero de 2019. (Cnaan Liphshiz)

El mes pasado, la ciudad por primera vez patrocinó una ceremonia conmemorativa para los judíos que en 1688 intentaron escapar de la isla en un barco pero fueron capturados y torturados.

Hoy en día hay un gran anillo de anclaje metálico fuera del restaurante Bahía Mediterráneo, cerca del puerto deportivo, donde muchos chuetas creen que el barco solía estar de pie. El anillo es suave porque las chuetas lo tocan cada vez que pasan, como hacen muchos católicos en Europa a las estatuas de santos.

«Creo que en los últimos años, finalmente, y de repente llegamos al punto donde Mallorca está lista para recordar», dijo Dolores Forteza Rei, miembro de la asociación Memoria de la Carrer que se dedica a la preservación del patrimonio chueta.

«La Inquisición sigue siendo un secreto sucio y doloroso aquí», dijo Dani Rotstein, un nativo de Nueva Jersey que se estableció aquí en 2011 y ahora  ofrece recorridos  sobre la historia judía de la isla. Pero está vivo en la mente de las personas hoy también porque fue especialmente brutal en Mallorca, sugirió Rotstein.

En otros lugares de España y Portugal, los administradores municipales a menudo expulsaban a sus judíos y les robaban sus propiedades. Fue más rápido, más limpio y más fácil que llevar a cabo juicios y ejecuciones espantosas.

Pero en Mallorca, «irse no era una opción porque es una isla pequeña», dijo Rotstein, quien el año pasado ayudó a lanzar la popular conferencia de aprendizaje judío de Limmud en Mallorca.

Hoy en día, Palma de Mallorca, una ciudad costera de unos 400,000 habitantes, es uno de los lugares más cosmopolitas de España. Descubierta en la década de 1970 por los amantes del sol de climas más fríos, Mallorca ahora recibe más de 10 millones de turistas cada año. El turismo cambió la sociedad mallorquina, que durante siglos había sido rural con fuertes tendencias aislacionistas.

“De repente ya no éramos los extranjeros. Ser chueta se volvió irrelevante, una anécdota”, dijo Forteza Rei.

Algunos extranjeros contribuyen directamente a la preservación de los sitios del patrimonio judío.

En Inca, la segunda ciudad de Mallorca, una antigua sinagoga y mikvá, o baño ritual, fue descubierta y parcialmente conservada por el diseñador británico  Robert López Hinton  y su compañera de vida francesa,  Marie-Noelle Ginard Feron.

La pareja, ninguno de ellos judío, compró un edificio en ruinas en el antiguo barrio judío de Inca hace una década. Fue solo durante las renovaciones que la estructura traicionó sus secretos.

«El centavo cayó cuando notamos que la ventana estrecha, que siempre nos pareció extraña, transporta un rayo de luz al interior dos veces al año: en el equinoccio y el solsticio», recordó López Hinton, y agregó que este diseño es un sello distintivo de las sinagogas e iglesias en España. «Cuando descubrimos el baño ritual», con su elaborado sistema para recolectar agua de lluvia, «sabíamos que esto no era una iglesia».

La pareja abre su hogar a los visitantes por un día cada semana y organiza eventos culturales, incluso sobre la Inquisición y los criptojudíos, también conocidos como bnei anusim.

«Siento que hay, últimamente, un creciente interés en el tema, o al menos una apertura a él», dijo.

Sin embargo, hace 600 años, los isleños estaban entre los primeros en la Península Ibérica en abrazar la persecución de los judíos.

Los miembros de esa minoría fueron asesinados aquí un siglo antes de la implementación oficial de la Inquisición en 1492. Mallorca fue una de las cuatro regiones españolas donde los judíos fueron asesinados en la calle en los pogroms de 1391, y la masacre estuvo acompañada por medidas antijudías que lo harían Culmina en la Inquisición.

Contra tal persecución radical, muchos chuetas estaban decididos a demostrar su desprendimiento del judaísmo. Ellos harían un punto de trabajar en el sábado en violación de la ley judía, hasta el punto de que la frase para hacer las tareas en el dialecto mallorquín hasta hoy es «hacer el sábado».

Y convirtieron sus panes de challa kosher en lo que ahora se conoce como ensaimada, un postre que, extrañamente, está hecho de manteca de cerdo, según el conocedor de la ensaimada Tomeu Arbona. El año pasado, Arbona, que no es judía, comenzó a vender en su panadería Fornet de Sa Soca una variante kosher de esta comida nacional circular en lo que él llamó un «cierre literal de un círculo».

De hecho, el cierre de círculos es para muchos chuetas la principal motivación para volver al judaísmo.

Pinya y su esposa ahora son clientes habituales de la única sinagoga de Mallorca, un pequeño pero acogedor espacio ubicado en el centro de la ciudad junto a una sala de masajes asiáticos y con una estrella de David en su puerta de metal.

Los viernes por la noche, alrededor de 50 lugareños de todos los ámbitos de la vida, incluidos algunos estadounidenses, británicos e israelíes, se reúnen aquí para oraciones al estilo sefardí salpicadas por el canto y el aplauso. La comunidad se encuentra actualmente sin un rabino tras el regreso a Israel hace dos años de Nissan Ben-Avraham, originario de Mallorca de una familia de chuetas que solía trabajar aquí como emisario local del grupo Shavei Israel.

Pinya es el chef kosher local, un papel que refleja cómo profundizó su conocimiento del judaísmo a través del estudio de los orígenes de la cocina judía de Mallorca.

Algunos chuetas, incluido Rafael Aedo Pons, padre de uno y ejecutivo de una empresa local de energía, dicen que no necesitan convertirse para ser parte de la comunidad judía porque sus «raíces son tan judías como cualquier otro judío». Como lo puso durante un evento comunal en febrero.

Esa visión no es exclusiva de chuetas como Aedo Pons.

Nissim Karelitz, un rabino Ashkenazi Haredi ortodoxo de Bnei Brak, Israel, dictaminó en 2011 que las chuetas no necesitan convertirse al judaísmo porque ya son judíos, una rara concesión de uno de los intérpretes más estrictos y respetados del judaísmo.

Fue una buena decisión, según el rabino Joseph Walles, un descendiente del rabino Rafael Valls, el último judío quemado en la hoguera en Mallorca en 1691. Walles, quien dirige el grupo Arachim con sede en Bnei Brak dedicado a aumentar la unidad entre los judíos, visitó Mallorca en febrero para reunirse con miembros de su comunidad judía.

«Atada a la historia de esta isla está la determinación de sus judíos de permanecer judíos ante uno de los intentos más brutales de la historia para erradicar el judaísmo», dijo Walles. Y eso, agregó, «es un testimonio de la resolución de los judíos en todo el mundo de seguir siéndolo».

Fuente: JTA

Un comentario sobre “En Mallorca, los descendientes de judíos obligados a ocultar su fe ahora dirigen la comunidad

  • el 03/04/2019 a las 13:31
    Permalink

    Un abrazo a su comunidad desde Puerto Rico, ha sido impactante para mí leer la historia acerca de la comunidad sueca y su regreso, me alegro que hayan regresado a la casa te Israel, así como yo lo hice desde los 14 años cuando leí un libro de la Guerra de los seis días. Margarito Otero de Puerto Rico pertenezco a la comunidad ReformistaTemple Beit Shalom Puerto Rico.

    Margarito Otero

    Tel. 1 787 527 3997

    https://tbspr.org

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *