martes, mayo 26, 2020
Inicio Judíos En Moldavia, los adolescentes judíos van a las escuelas para disipar los...

En Moldavia, los adolescentes judíos van a las escuelas para disipar los estereotipos antisemitas







Quince estudiantes cristianos de séptimo grado en la City Theatre School de esta ciudad capital se sientan en un círculo escuchando atentamente mientras dos adolescentes judíos que visitan su clase hablan sobre las tradiciones judías.

«¿Cómo crees que es un judío?», Pregunta Arina Andriuschenko, de pie en la pizarra con un trozo de tiza en la mano.

A medida que los estudiantes ofrecen respuestas, Arina dibuja su descripción: una figura de palo de un judío ortodoxo con una nariz enorme y candados tocando el violín.

La otra visitante judía, Nikita Bivol, pasa una kipá azul y blanca para que los niños se la prueben. También tiene una menorá para ayudar a explicar la fiesta de Hanukkah y algo de matzá, que pasa para probar.

Después de terminar su presentación, Nikita y Arina invitan a los estudiantes a hacer preguntas.

«¿Por qué Hitler odiaba tanto a los judíos?», Pregunta Linda Papoulidu, una niña de 13 años con un suéter rosa. Su compañera de clase, Xenia Godoroja, pregunta por qué los judíos aman el dinero.

«Bueno, los judíos no tenían su propio país, por lo que tuvieron que mudarse de un país a otro, y no se les permitió obtener trabajos regulares, por lo que entraron en el negocio», responde Nikita. «De todos modos, eso es solo un viejo estereotipo».

Nikita y Arina son voluntarios para un programa llamado Likrat Moldova , que reúne a adolescentes moldavos judíos y cristianos en un esfuerzo por disipar los mitos negativos y a veces insidiosos sobre los judíos que han permeado la sociedad moldava durante siglos.

En esta ciudad asociada con la infame Masacre de Kishinev de 1903, en la que 49 judíos fueron brutalmente asesinados en el día de Pascua en medio de gritos de «¡Maten a los judíos!». (Chisinau también es conocido por su nombre ruso, Kishinev).

Nikita, una estudiante alta de décimo grado, y Arina, estudiante de periodismo de primer año en una universidad local, se encuentran entre el cuerpo de «Likratinos», jóvenes judíos voluntarios que durante los últimos dos años han estado yendo de escuela en escuela hablar con los jóvenes moldavos sobre los judíos.

Hasta la fecha, el programa ha capacitado a 86 estudiantes de las dos escuelas secundarias judías en Chisinau y ha mantenido encuentros de clase para más de 800 estudiantes no judíos en ocho escuelas públicas de toda la ciudad.

«Es una gran idea», dijo la maestra Maya Soboleva, que no es judía, mientras observaba el espectáculo de su clase desde una silla en la fila de atrás. “Aquí en Moldavia, hay muchos estereotipos sobre los judíos y el judaísmo.

“Los niños necesitan saber la verdad, no de películas o libros, sino de la vida real. Es bueno que otros niños estén haciendo esto en una atmósfera de diversión y aprendizaje en lugar de que los adultos les den una charla».

Moldavia, una ex república soviética con 3 millones de habitantes enclavados entre Ucrania y Rumania, es el hogar de aproximadamente 11,000 a 15,000 judíos. Aproximadamente la mitad vive en Chisinau, donde hay cuatro sinagogas, dos escuelas judías y un centro cultural judío.

En su apogeo, la comunidad judía de Besarabia, como se conoce a esta parte de Europa del Este, contaba entre 250,000 y 400,000. Decenas de miles se fueron después de sangrientos pogromos en 1903 y 1905, pero no fue hasta el ataque nazi que los judíos se fueron en masa. Dos tercios de los judíos de Besarabia huyeron cuando los soviéticos se retiraron en 1941 antes de la invasión nazi. La mayoría de los que quedaron, más de 100,000, fueron asesinados por los nazis o colaboradores locales.

En Moldavia, los adolescentes judíos van a las escuelas para disipar los estereotipos antisemitas
En el cementerio judío de Chisinau se ven desmoronados lápidas hebreas. (Larry Luxner)

La comunidad judía se recuperó un poco después de la guerra, alcanzando un máximo de 98,000 en 1970, según el censo soviético de ese año. El colapso de la Unión Soviética en 1991 y el subsiguiente caos económico desencadenaron el éxodo de la mayoría de los que quedaron.

Según la Agencia Judía, unos 1.430 moldavos emigraron a Israel en los últimos ocho años. El inmigrante moldavo más famoso de Israel es el líder de Israel Beiteinu, Avigdor Liberman, quien nació en Chisinau en 1958 y emigró a Israel con su familia en 1978.

“No podemos decir que no hay antisemitismo. Simplemente toma diferentes formas ahora”, dijo Shimshon Daniel Izakson, rabino de la comunidad judía moldava. “El pogromo de 1903 comenzó con los medios de comunicación: un artículo en un periódico local que afirmaba que un niño cristiano de 14 años fue asesinado por judíos para usar su sangre para hacer matzá. Ahora son las redes sociales e Internet, comentarios negativos en sitios web antisemitas y adolescentes que hacen videoclips mientras destrozan las lápidas judías».

En el cementerio judío más grande de la ciudad, miles de lápidas, muchas de ellas rotas o derribadas, se extienden a través de un campo. Algunos han sido destrozados, pero la mayoría parece haber sido víctima de un simple abandono. No muy lejos, un concesionario local de Mercedes-Benz invade los terrenos sagrados del principal monumento del Holocausto de Chisinau.

Un club de striptease se encuentra frente a la cáscara abandonada de la antigua sinagoga y yeshiva Tzirilson de la ciudad, construida en un estilo barroco ecléctico y que lleva el nombre del famoso rabino jefe de Besarabia, Yehuda Leib Tzirilson. En 2010, la comunidad judía pagó $ 650,000 para comprar el sitio y comenzar los trabajos de restauración. Los planes requieren la construcción de una sinagoga, yeshiva, mikvah y restaurante kosher, pero las disputas de propiedad han retrasado cualquier construcción.

En agosto pasado, la comunidad celebró la reapertura de una sinagoga en un edificio confiscado por las autoridades soviéticas hace 80 años. Llamada la Sinagoga de Madera o la Sinagoga Lemnaria, se encuentra en el sótano del centro comunitario judío de Chisinau. El proyecto fue financiado por Alexander Bilinkis, presidente de la Organización de Comunidades Judías en Moldavia, junto con los empresarios Alex Weinstein y Emmanuil Grinshpun.

«Necesitamos reconstruir la vida religiosa en Moldavia, y necesitamos una buena educación para nuestros hijos», dijo Bilinkis.

Mientras Bilinkis elogió al parlamento de Moldavia por aprobar un proyecto de ley histórico que condena el antisemitismo en 2017 y asigna fondos estatales a un museo judío planeado en la ciudad capital, lamentó el fracaso del gobierno en restituir propiedades judías.

«Antes de la Segunda Guerra Mundial, la comunidad judía poseía muchas propiedades», dijo. «Después del colapso de la Unión Soviética, la Iglesia ortodoxa recuperó todas sus propiedades del gobierno, pero no los judíos».

Por ahora, el mayor problema de Moldavia es la economía. Es uno de los países más pobres de Europa. También ha luchado con separatistas en la república separatista de Transnistria, hogar de unas 450,000 personas. Se dice que solo unos pocos judíos viven allí.

En Moldavia, los adolescentes judíos van a las escuelas para disipar los estereotipos antisemitas
Arina Andriuschenk dibuja una caricatura de un judío ortodoxo en el pizarrón de un aula de estudiantes no judíos en Chisinau como parte de un proyecto judío dirigido por adolescentes para combatir el antisemitismo. (Larry Luxner)

El verano pasado, una ola de antisemitismo se extendió por las redes sociales moldavas después de que un empresario judío moldavo nacido en Israel, Ilan Shor, que había sido condenado a más de siete años de prisión por su papel en el fraude bancario más grande del país, huyó el país. Shor había estado fuera de prisión en espera de una apelación de su condena de 2017 por un plan de malversación de fondos de $ 1 mil millones.

Conocido localmente por su condena por corrupción y su generosidad filantrópica, Shor se postuló exitosamente para alcalde de la ciudad de Orehi en 2015 y para el parlamento nacional en febrero de 2019. Los detractores rechazaron sus campañas políticas como ofertas para evitar el tiempo en prisión. Después de que desapareció del país el verano pasado, muchos pensaron que había huido a Israel, que no tiene un acuerdo de extradición con Moldavia.

«Los que tienen actitudes negativas y son antisemitas encontrarán la manera de culparnos», dijo Julia Sheinman, directora de la Comunidad Judía de Moldavia. “Pero no es la mayoría. La mayoría de las personas son tolerantes».

El programa dirigido por estudiantes para contrarrestar el antisemitismo entre los jóvenes, Likrat Moldova, está patrocinado por la Asociación LivingStones, un grupo sin fines de lucro fundado en 2016 y con sede en Zúrich. LivingStones está dirigida por Yvette Merzbacher, una filántropa judía nacida en Perú que remonta sus raíces a Besarabia. El modelo Likrat había comenzado en Suiza en 2002 y luego se expandió a Austria y Alemania.

Merzbacher tuvo que hacer algunas adaptaciones significativas para que la idea funcione en Moldavia. Por un lado, primero tenía que enseñar a los judíos moldavos sobre su propia herencia judía.

«Los jóvenes judíos moldavos saben muy poco sobre el judaísmo, sus raíces, su historia o cualquier cosa sobre el Holocausto», dijo Merzbacher en una entrevista. “A través de seminarios, talleres, viajes de un día y recorridos por la herencia judía, les enseñamos cómo construir su identidad judía. Los formamos como futuros líderes judíos para contribuir a su comunidad y enseñarles a hablar en público y habilidades sociales para que puedan romper malentendidos y viejos resentimientos a través del diálogo».

El programa también capacita a voluntarios para defender a Israel, con consejos sobre cómo responder cuando alguien habla negativamente sobre el país o intenta deslegitimarlo. Entre sus entrenadores se encuentran oradores invitados de la embajada israelí local, el director del Centro Cultural Israelí en Chisinau y representantes de la Agencia Judía.

«Depende de nosotros educar a la generación joven para conocer sus raíces, inspirarlos a disfrutar de la cultura judía y darles la fuerza para estar orgullosos de su identidad y defender a los judíos e Israel», dijo Merzbacher.

El 26 de enero, la Asociación LivingStones inauguró un monumento del Holocausto en la ciudad moldava de Bratuseni. El monumento conmemora el asesinato en julio de 1941 de 326 judíos locales por parte de nazis, tropas rumanas y colaboradores locales, y se encuentra a lo largo de la ruta donde miles de judíos marcharon desde el ghetto en Edinets hasta los campamentos en Transnistria. La mayoría murió de hambre, tifus y agotamiento en el camino.

A medida que Likrat Moldova amplía sus actividades en Chisinau, los Likratinos se reúnen ahora dos veces al mes para sesiones de capacitación. Se planean unos 40 encuentros en el aula para 2020.

«Antes de decidir participar en este proyecto, conocí a muchas personas que no tenían idea de qué son los judíos, y esas personas tenían muchos estereotipos», dijo la voluntaria Nikita Bivol. «Me uní a este proyecto para romper esos estereotipos».

Emma Sorich, de 16 años, dijo que se inscribió como voluntaria porque quiere aprender más sobre su propio origen judío.

«Tengo parientes que viven en Israel y quiero estudiar más sobre la cultura y las tradiciones del pueblo judío», dijo. «En el futuro, quiero poder explicar esto a mis hijos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas

En medio de la pandemia, los grupos judíos se vuelven creativos para las festividades de Shavuot

Cuando el esposo de la ejecutiva de Facebook, Sheryl Sandberg, Dave Goldberg, murió repentinamente durante unas vacaciones de 2015 en México, Sandberg encontró consuelo en...

Los Presidentes de Colombia y Argentina llaman para felicitar a Netanyahu

El primer ministro Benjamin Netanyahu habló con el presidente colombiano Iván Duque y el presidente argentino Alberto Fernández, quienes lo llamaron para...

El presidente de Irán ordena la implementación de una ley que prohíbe todo uso de tecnología israelí

El presidente iraní, Hassan Rouhani, emitió el martes una orden ejecutiva que requiere la implementación de una ley aprobada la semana pasada que prohíbe cualquier...

Científicos israelíes desarrollan desinfectante que destruye el corona y se mantiene activo

Los ingenieros químicos del Instituto de Tecnología Technion-Israel dicen que han desarrollado desinfectantes inteligentes que destruyen el mecanismo de infección por coronavirus y permanecen activos...

Israel proporcionará protección para la inversión tecnológica institucional

Israel aprobó el martes planes para proporcionar una red de seguridad para los inversores institucionales que participan en rondas de financiación en etapa tardía por...