En Myanmar, una pequeña comunidad judía se aferra al pasado

MyanmarHace más de 20 años, Myanmar anunció que movería su cementerio judío fuera de la capital, Yangon. Todavía está allí.

En Myanmar (Birmania) hubo una fiesta de Janucá el mes pasado en esta antigua capital y suficientes invitados (más de 200) para sorprender a un turista no invitado.

“Ya no son judíos aquí”, proclama el turista, confundido acerca de la celebración en el majestuoso Chatrium Hotel de Yangon.

“Sí, los hay”, responde Ari Solomon, un invitado de Australia.

“No, dijeron que hay 10 familias”, responde el turista.

“Bueno, eso no es nada, son 10 familias”, cuenta Salomón. “Eso es mucho. Regresa a mi ciudad natal, Calcuta, y hay suerte de ser 16 judíos, y mucho menos de 10 familias”.

De hecho, la comunidad judía de Myanmar se ha reducido a unas 20 personas. La mayoría de los judíos habían huido cuando Japón invadió el país en la Segunda Guerra Mundial, ya que el poder del Eje los desconfiaba de su percepción de alineación política con los británicos. La mayoría que se quedó a mediados de la década de 1960, cuando el nuevo régimen nacionalizó las empresas como parte de una agenda socialista que pronto llevaría al país al piso.

Sin embargo, Sammy Samuels, de 38 años, el líder de facto de la comunidad judía restante de esta nación del sudeste asiático, ha mantenido la esperanza de su futuro, si no de un avivamiento. En los últimos años, su padre, Moisés, había mantenido la comunidad, abriendo diariamente la puerta de la única sinagoga de Yangon con la esperanza de dar la bienvenida a los turistas.

La sinagoga Musmeah Yeshua en Yangon se remonta al siglo XIX.

Después de la muerte de su padre en 2015, Samuels se ha hecho cargo y ha adoptado las redes sociales y el turismo para mantener viva a la comunidad. Pero mientras ha llenado el pozo seco de la historia con el agua fresca de la modernidad, la tensa política de Myanmar, en particular el crimen perpetrado por su ejército contra los musulmanes rohingya, está provocando una desaceleración del turismo y poniendo en riesgo esos avances.

“[Todos] piensan que somos una pequeña comunidad [y que] no pasa nada”, dice Samuels en la celebración de Hanukkah del 7 de diciembre. “Pero tenemos este tipo de evento, la gente del gobierno viene, la embajada, los amigos y la familia también”.

La comunidad judía aquí creció rápidamente desde mediados del siglo XIX hasta 1942. En su punto más alto, 3.000 judíos llamaron a Myanmar su hogar cuando todavía se conocía como Birmania. Algunos ascendieron al poder local, como David Sofaer, quien en la  década de 1930 sirvió como alcalde de Yangon, entonces conocido como Rangún. Myanmar en ese momento era todavía un componente del Imperio Británico.

Restaurantes judíos, farmacias y escuelas marcaron las calles de la ciudad. Si bien estos negocios se han disipado, las Estrellas de David aún adornan algunos edificios en Yangon: una escuela a casi 40 minutos del centro; una tienda de cuidado de la piel en el corazón del centro de la ciudad; Una tienda de pintura al otro lado de la calle de la sinagoga.

Sammy Samuels, el líder de facto de la comunidad judía restante de Myanmar, dentro de la sinagoga de Yangon.

En la década de 1920, el famoso autor británico George Orwell, entonces un oficial de policía colonial en Birmania,  reconoció la presencia judía allí, aunque de manera cínica. Condenó las operaciones británicas en el país por ser “un dispositivo para otorgar monopolios comerciales a los ingleses, o más bien a pandillas de judíos y escoceses”.

“Mi bisabuelo llegó a Rangún a mediados del siglo XIX”, le dice Samuels a JTA en una entrevista. Una comunidad judía, las “pandillas” de Orwell, pronto comenzó a florecer, y muchos, como la familia Samuels, vinieron de Bagdad, Irak, en busca de prosperidad económica.

Hoy en día, la Sinagoga Yeshua de Musmeah del  siglo XIX en Yangon se encuentra solitaria en esta tierra de pagodas doradas y permanece completamente sin vigilancia en el principal barrio musulmán de la ciudad.

“La gente [aquí] no entendería lo que es ‘antisemitismo'”, dice Samuels, cuyo nombre en birmano es Aung Soe Lwin. “Gracias a Dios, no hay tal palabra aquí”.

Los propietarios de las tiendas que rodean la sinagoga, en su mayoría hombres vestidos con longyi birmano tradicional y kufi y thawb musulmanes, no están vendiendo Judaica, sino superglue y pintura, entre otros productos de utilidad. Escupiendo el residuo de su nuez de betel masticada, estos comerciantes, adolescentes, de mediana edad y ancianos, tiñen la calle de un rojo carmesí.

“A cinco edificios de distancia, tenemos una mezquita. Y luego, justo frente a nosotros, está el templo budista”, dice Samuels. “Qué combinación”.

Samuels acredita este respeto en todos los grupos étnicos y religiosos de Myanmar como directamente vinculado a Israel. Joe Freeman explica en la revista Tablet que Birmania fue el “primer amigo” de Israel en Asia, ya que ambos países se independizaron de los británicos en 1948. El primer primer ministro de Birmania, U Nu, tenía “debilidad por Israel” y estuvo cerca de David Ben -Gurión, su contraparte israelí. U Nu fue el primer primer ministro de cualquier país en visitar el estado judío.

David Ben-Gurion, a la izquierda, se reúne con el General Ne Win, entonces primer ministro de Birmania, como se le llamó, en 1959.

“La población birmana, si les dices ‘judaísmo’ no lo saben, pero si le dices ‘a Israel’, sienten que Israel es una religión”, dice Samuels. “Ellos respetan plenamente a Israel”.

Pero la diversidad religiosa de Yangon, que ha otorgado seguridad a los judíos durante mucho tiempo, no refleja a Myanmar en general. La mayoría del país permanece fuera del alcance de los turistas debido a los conflictos étnicos que se libran; Los judíos vivieron históricamente en su mayoría en Yangon y Mandalay.

En 2016, el ejército de Myanmar intensificó su larga persecución contra los musulmanes rohingya, a quienes la mayoría de los birmanos consideran como forasteros y algunos como terroristas. La barbarie de la comunidad por parte de los militares incluye  incendiar aldeas, arrojar a los bebés al fuego, decapitar a jóvenes y violar en masa. Unos 1.1 millones de rohingya han huido de Myanmar; Se cree que miles de personas murieron en lo que un investigador de las Naciones Unidas llamó un genocidio en curso.

La gente en Yangon, desde la  mayoría étnica Bamar hasta sus musulmanes, está desconectada de, si no es que es antagónica con los rohingya en el estado de Rakhine. Las redes sociales birmanas están inundadas de publicaciones anti-rohingya.

Samuels, quizás debido a su educación occidental y la comprensión judía de los horrores de los chivos expiatorios, habla más empáticamente sobre los rohingya. Incluso usa la palabra “Rohingya”, aunque el gobierno israelí, en línea con la preferencia del gobierno de Myanmar, se niega a hacer lo mismo.

Israel permitió a sus empresas de armas vender armas al ejército de Myanmar hasta el otoño de 2017. Durante una entrevista, Ronen Gilor, el embajador israelí en Myanmar, se niega a comentar sobre este tema.

“Es un evento desafortunado lo que sucedió en el estado de Rakhine”, dice Samuels con cautela, probablemente debido a la limitada libertad de expresión de Myanmar. “Realmente simpatizamos con ellos”.

El Museo del Holocausto de los Estados Unidos clasificó recientemente los crímenes contra los rohingya como genocidio.

El cementerio judío en Yangon permanece oculto en una colina que algunos perros callejeros han reclamado claramente como su territorio.

Samuels, cortésmente, opta por no comentar sobre el armado por Israel de los militares de Myanmar también. Él sí dice, sin embargo, que la campaña militar ha provocado una disminución en el turismo.

“Mucha gente comienza a boicotear los viajes a Myanmar, pero cuando decimos turismo, no se trata solo de nosotros, de una compañía de excursiones, ni del hotel o la aerolínea. Se trata del guía turístico, el taxista, el botones del hotel”, dice. “No deberían ser castigados por lo que pasó”.

“Cuando vienes aquí como turista, ves cosas diferentes”.

Incluso cuando Myanmar era un estado paria, Moses Samuels  había ayudado a turistas judíos interesados ​​en visitar el país, respondiendo a sus preguntas sobre alojamiento, vuelos y restaurantes. Padre e hijo finalmente lo convirtieron en un negocio: Myanmar Shalom Travel and Tours.

“Gracias a Dios, desde 2011, el país comenzó a cambiar increíblemente” y los negocios comenzaron a “crecer”, dice el joven Samuels.

Este aumento del negocio correspondió a una serie de reformas políticas, económicas y administrativas llevadas a cabo por la junta militar de Myanmar. La junta incluso liberó del arresto domiciliario Aung San Suu Kyi, la defensora de los derechos humanos ganadora del Premio Nobel, quien pasó casi 15 años en algún tipo de encarcelamiento y ahora dirige el gobierno civil del país. (Desde entonces, ha recibido críticas por su falta de voluntad para defender a los Rohingya, aunque no tiene control sobre los militares). Una foto de Sammy Samuels y su familia con Suu Kyi sigue siendo parte de una exhibición de fotos fuera de la sinagoga.

La consejera de estado Aung San Suu Kyi, jefe del gobierno de Myanmar, habla en una cumbre empresarial en Singapur, el 12 de noviembre de 2018. La ex presa política y ganadora del Premio Nobel de la Paz fue criticada por el trato que su gobierno dio a su población musulmana rohingya.

Samuels dice que desde 2011, las redes sociales han desempeñado un papel clave en el fortalecimiento de su comunidad.

“Tenemos un grupo de WhatsApp, ‘Judíos de Yangon'”, dice. Mientras que otros en Myanmar han utilizado WhatsApp para alentar la violencia contra Rohingya (las Naciones Unidas dijeron que jugó un ” papel determinante”), Samuels ha utilizado la plataforma para siempre.

Y más allá de las redes sociales, Samuels elogia a la Embajada de Israel por contribuir a la comunidad judía de Yangon.

“La embajada israelí y nosotros, incluso diría que es una familia”, dice.

Gilor se hizo eco de esos pensamientos en una entrevista.

“Es muy bueno tener una colaboración con Sammy y la comunidad judía”, le dice el embajador a JTA, que llama a la comunidad “un puente” entre Myanmar, Israel y el mundo judío.

Gilor se encuentra entre los invitados VIP de la celebración de Janucá, al igual que Phyo Min Thein, el ministro principal de Yangon. Otros líderes, incluidos los del diálogo interreligioso local y las comunidades budista, musulmana, cristiana, bahá’í e hindú, también están disponibles. Dos grupos turísticos organizados por Myanmar Shalom, uno de los israelíes y uno de judíos con historias familiares en Myanmar, representan la gran mayoría de los judíos de la noche.

Sammy Samuels, segundo desde la derecha, canta en un evento de Janucá con líderes birmanos. El embajador de Israel en Myanmar, Ronen Gilor, es tercero desde la izquierda; entre ellos se encuentra Phyo Min Thein, el ministro principal de la región de Yangon, el 7 de diciembre de 2018.

Solomon, el invitado australiano que parecía estar en sus 60 años, le dice a JTA en una entrevista que su madre nació en Birmania. Durante la invasión japonesa huyó a Calcuta, India. Salomón nació en Calcuta, anteriormente Calcuta, y ni su madre ni nadie de su familia inmediata habían regresado a Birmania.

“Mi padre nos prohibió regresar por la junta militar”, dice Solomon. La madre de Salomón tiene 90 años, por lo que su padre finalmente concede, en parte debido a la gira organizada por Samuels.

“Esta es mi última oportunidad de venir y recuperar videos y fotos mientras ella aún puede apreciarlos”, dice Salomón cuando le preguntaron si tenía dudas sobre visitar Myanmar. “Esta es mi única oportunidad. … Ella cobró vida una vez que llegué a Birmania y volví a llamar. ”  Sus cuidadores” la llevaron al iPad de papá, hablamos y ella estaba muy feliz”.

Samuels una vez buscó oportunidades más allá de las fronteras sofocadas de Myanmar, asistiendo a la Universidad Yeshiva y trabajando para el Congreso Judío Americano en la ciudad de Nueva York. Un visitante judío a Yangon lo había ayudado a entrar en YU y obtener una beca completa. Samuels no habría podido obtener tal educación en Myanmar, ya que las universidades de la nación se cerraron de manera intermitente durante años como parte de un esfuerzo militar por el baluarte de repetidas revoluciones estudiantiles.

“Pude haberme mudado a los Estados Unidos y vivir una vida mejor”, dice Samuels, explicando por qué regresó a casa después de la muerte de su padre en 2015. “Pero nuestra misión principal aquí es muy simple: no queremos que ningún visitante judío que venga a este país sea un extraño”.

Según esa medida, el evento de Janucá fue un golpe de estado para Samuels.

“Las cosas cambian”, dice, recordando los años en que celebró el Festival de las Luces con menos de 20 personas. “Hace unos años, ningún pueblo birmano conocía Hanukkah. Ahora los budistas me desean en Facebook ‘¡feliz Hanukkah Sammy!’ ”.

Y mientras que la sinagoga ocupa el tercer lugar en TripAdvisor entre las “cosas que hacer” de Yangon, Samuels sigue siendo incapaz de asegurar un minyan sin la asistencia de turistas.

Otro signo de decadencia es el cementerio judío de Yangon: a diferencia de su contraparte en Calcuta, no está computarizado ni indexado, se queja Solomon.

Un cartel fuera del cementerio judío en Yangon.

En 1997, el gobierno de Myanmar anunció sus intenciones de mudar el cementerio de Yangon, pero nunca lo hizo. El cementerio permanece escondido en una colina que algunos perros callejeros han reclamado claramente como su territorio; un letrero del exterior dice que solo se puede acceder “con permiso de la Comunidad Judía de Myanmar”. Samuels me da ese permiso al escribir una frase en birmano en una tarjeta de visita, que entrego a la anciana que guarda el cementerio y parece vivir. En sus terrenos.

La modernidad se asoma a través de la carilla histórica del cementerio: un satélite de televisión sobresale de la casa del cuidador sobre las tumbas, y su joven asociada, que sonríe y me mira casualmente mientras deambulo por los terrenos, toca música pop birmana desde su teléfono inteligente mientras fuma un cigarrillo.

En lugar de piedras colocadas por los visitantes, los escombros compuestos en gran parte de lápidas rotas con letras hebreas se encuentran sobre las pocas tumbas intactas. Mientras Samuels crea una comunidad moderna en Myanmar, la memoria física de su predecesor birmano continúa desmoronándose.

Fuente: JTA

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "En Myanmar, una pequeña comunidad judía se aferra al pasado"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*