Hamás planeaba asesinar a Netanyahu

Se conocieron detalles de un plan frustrado del grupo terrorista palestino para asesinar al primer ministro israelí, tras salir a la luz un interrogatorio a los sospechosos involucrados que lleva más de dos meses.

Los detalles de un plan frustrado del grupo terrorista palestino de asesinar al primer ministro israelí, se dieron a conocer después de que se conozca un interrogatorio a los sospechosos involucrados que lleva más de dos meses.

Según el informe publicado en un sitio web, la trama secreta se hizo pública con la acusación del Fiscal General contra dos de los terroristas involucrados, incluido el jefe de la célula, de 25 años de edad, residente de Kfar Yassif en Cisjordania, que había alquilado un departamento en el barrio de Abu Dis en Jerusalem Oriental.

Ahmed Azzam, uno de los apuntados, había comprado materiales químicos y alquiló el departamento en el este de Jerusalem, donde instaló un laboratorio de explosivos, todo esto con la financiación del Hamas. Además, reclutó a terroristas que se iban a encargar de transportar las bombas cruzando la Línea Verde, es decir, hacia dentro del territorio israelí.

El otro apuntado, Hazam Sanduka, reconoció que Netanyahu sería el principal objetivo del ataque que intentarían perpetrar.

A los 22 años de edad, fue reclutado en noviembre pasado por Azzam, que estaba buscando un residente de Cisjordania para ayudar en la preparación de los ataques terroristas.

Se pudo conocer en detalle parte del interrogatorio que le hizo el Shin Bet a Sanduka, luego de haber sido capturado:

Interrogador: ¿Usted planeó dónde llevar a cabo ataques terroristas?

Sanduka: Después de discutir con Azzam la posibilidad de realizar secuestros, ataques suicidas o atentados, empecé a pensar en el lugar más adecuado para llevarlos a cabo. Puesto que yo trabajaba para una empresa de seguridad en Jerusalem, pensé que los lugares más adecuados eran el centro comercial Malha, el campo deportivo Jerusalem Arena y la Gran Sinagoga, porque muchas personas frecuentan esos lugares, entre ellos el primer ministro Benjamin Netanyahu.

Interrogador: ¿Cuál fue su trabajo en la empresa de seguridad?

Sanduka: Mi trabajo era llevar a cabo controles de seguridad en estos lugares. Después de comprar los productos químicos en Abu Gosh, fui hasta Yafo para comprobar si me estaban siguiendo y chequear si había un buen lugar allí para realizar un ataque, lo que me dio la idea que era el lugar perfecto porque en la playa y en los restaurantes siempre se llenaba de gente.

Interrogador: Hábleme de su trabajo en la empresa de seguridad.

Sanduka: Trabajé allí durante unos meses como guardia. Me dije a mí mismo que el escenario del Jerusalem Arena era el adecuado para hacer estallar una bomba, más todavía cuando Netanyahu estaba allí con sus personas. Pero en ese momento no lo hice, porque no sabría cómo hacerlo ni sabía cómo crear explosivos y bombas.

Interrogador: ¿Ha tenido la idea de convertirse en un mártir?

Sanduka: Yo no tenía ese pensamiento, pero sé que morir como mártir es la muerte más sagrada.

El Shin Bet originalmente creía que este grupo era una célula del ISIS que operaba en Israel. Pero con el tiempo, se llevó a centrarse en Azzam, que había estado en una prisión israelí dos años antes. Fue durante su paso por la cárcel que Azzam confesó que había decidido ponerse en contacto con Hamas en Gaza y se había comprometido a llevar a cabo ataques en Israel con el fin de recibir ayuda financiera.

Pero los presos de Hamas le dijeron que dejara de hablar acerca de las operaciones militares, por temor a que ellos no pudieran ser liberados en negociaciones de futuros intercambios de prisioneros.

Sin embargo, en agosto Azzam logró hacer una conexión con un integrante de Hamas en Gaza gracias a la aplicación de celular “Telegram” quien le comunicó que sería su mentor en su formación como terrorista.

Azzam le confesó a sus interrogadores todas las instrucciones que recibió y admitió que estaban buscando personas para unirse a la célula que Hamas estaba estableciendo, a tan sólo unos kilómetros de la residencia de Netanyahu en Jerusalén para poder llevar a cabo el ataque que termine con la vida del Primer Ministro.

Fuente: Algemeiner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *