Informe de población judía en Cisjordania plantea preguntas críticas sobre el paradigma de dos estados

Según un informe de «Estadísticas de la población judía de Cisjordania» compilado por Yaakov «Ketzaleh» Katz, «ex presidente del Partido Unión Nacional de Israel, el número total de residentes judíos en Judea y Samaria (el Cisjordania) está experimentando un crecimiento en todas las regiones y ciudades.

Según sus estadísticas, el número total de residentes judíos en Judea y Samaria es de 435.159 residentes, lo que representa un crecimiento del 3,39 por ciento en 2017 y un crecimiento del 21,4 por ciento en los últimos cinco años.

En 2017, el Bloque Norte de Samaria registró el mayor crecimiento de residentes judíos con un crecimiento del 7,79 por ciento en el último año y un crecimiento del 31,44 por ciento en los últimos cinco años.

El Eastern Etzion Bloc, que registró un crecimiento del 4,88 por ciento en 2017, ha experimentado un crecimiento del 44 por ciento en los últimos cinco años.

Otras regiones, incluyendo Ariel Elkana (Carretera 5) Bloque, Bloque Samaria, Bloque Binyamin, Bloque del Valle del Jordán, Bloque Etzion, Beitar Illit, Bloque Ma’aleh Adumim, Bloque Hevron Hills y el Bloque Kirf Sefer han visto un crecimiento de 2.76 por ciento, 5.04 por ciento, 2.58 por ciento, 3.93 por ciento, 3.05 por ciento, 4.88 por ciento, 5.33 por ciento, 0.81 por ciento y 2.44 por ciento en 2017, respectivamente.

El crecimiento en los últimos cinco años ha sido de 19.18 por ciento, 23.14 por ciento, 19.84 por ciento, 21.20 por ciento, 16.08 por ciento, 44 ​​por ciento, 29.68 por ciento, 7.89 por ciento y 19.4 por ciento, respectivamente.

Con base en las tendencias de los últimos cinco años, se proyecta que la cantidad de residentes judíos en Judea y Samaria crecerá a 491,025 en 2020, 723,633 en 2030 y superará 1 millón en 2039.

El estudio señala que estos números no toman en cuenta los aproximadamente 315,000 residentes judíos de los barrios del este de Jerusalén liberados en la Guerra de los Seis Días de junio de 1967 y que son técnicamente parte de Cisjordania.

El informe es un proyecto de Bet El Institutions, del cual Ketzaleh fundó en 1977 en la región de Samaria de Israel para tomar el espíritu de la Torá y la Tierra de Israel, y proyectarlo a través de sus instituciones como las estadísticas de la población judía de Cisjordania y el Arutz Sheva sitio de noticias, Academia Preparatoria de las Fuerzas de Defensa de Israel en Bet El, Yeshiva.co, el semanario Besheva y BetElTours.com.

En apoyo de estas tendencias, Baruch Gordon, uno de los productores del informe, dijo a JNS: «La nación hebrea, como cualquier otra nación, tiene derecho a la autodeterminación en la totalidad de su país de origen. El pueblo de Israel no es occidental. Somos una nación del Medio Oriente y nativos de la Tierra de Israel».

Continuó diciendo que «no hay una revolución mayor en la historia humana que el regreso de la nación hebrea a su tierra». Los romanos perpetraron crímenes contra nosotros y, como resultado, sufrimos un largo y difícil exilio. Pero ahora hemos vuelto para corregir esta injusticia histórica y reclamar nuestra tierra».

Gordon lamentó que el debate político de izquierda a derecha en Israel se haya centrado en una solución de dos estados, con un estado palestino en Cisjordania junto con uno judío.

De hecho, el grupo de defensa liberal Peace Now -el mayor y más antiguo movimiento israelí que aboga por la paz a través de la presión pública- sostiene que la solución de dos estados es la única alternativa viable al conflicto israelí-palestino, incluso a la luz de la expansión de los asentamientos.

Brian Reeves, director de desarrollo y relaciones externas de Peace Now, le dijo a JNS: «Si bien la expansión de asentamientos es uno de los principales obstáculos para la paz, [nuestro grupo] y otros aceptan que no hemos entrado al punto de no retorno. Si hay voluntad política, la mayor parte de esto puede deshacerse, en términos de evacuación de colonos y canjes de tierras».

En respuesta a las proyecciones de la población de Cisjordania, Reeves dijo que «si los asentamientos aislados crecen tanto que los israelíes no pueden desenmascarar a los civiles, eso se convierte en un problema» en términos de la viabilidad de una solución de dos estados.

Señaló, sin embargo, que las estadísticas de Peace Now difieren ligeramente de las de Ketzaleh; ponen el número de residentes judíos de Cisjordania en más cerca de 400,000, en lugar de 435,159.

«También acordamos que los asentamientos están creciendo», señaló Reeves, «pero usamos la Oficina Central de Estadísticas de Israel, que aparece más tarde pero es más precisa, mientras usan las estadísticas del Ministerio del Interior, que registra a las personas que abandonaron sus hogares pero nunca cambió su estado de residencia».

Cambios en la demografía y el debate en dos estados

Pero mientras estadistas y organizaciones sin fines de lucro políticamente diversas como Peace Now promueven la solución de dos estados como la única solución al conflicto israelí-palestino, el informe sostuvo que después de ver estas estadísticas basadas en el registro de población de Israel, muchos han declarado que ese paradigma está muerto.

Aquellos que han llegado a la misma conclusión incluyen Iyad el-Baghdadi, nacido en Kuwait a un palestino, que escribió en The Washington Post, «Veo la solución de dos estados como un experimento noble que falló». Citó a la administración Trump y expandir los asentamientos israelíes como razones actuales de su fracaso.

Yousef Munayyer, director ejecutivo de la Campaña de los EE. UU. Por los derechos de los palestinos, está de acuerdo en un artículo de la revista Time titulado «Hablemos de una solución de un solo estado».

Una encuesta del PSR del Centro Palestino publicada el 25 de enero reveló una caída en el apoyo a la solución de dos estados por debajo de la mitad tanto para los judíos israelíes como para los palestinos. Del resumen de la encuesta: «Grandes porciones en ambos lados creen que los asentamientos se han expandido tanto que la solución de dos estados ya no es viable».

Gordon agregó que el autor y comentarista israelí AB Yehoshua, quien promovió la solución de dos estados durante décadas, lo expresó mejor cuando dijo que como intelectual, no puede ignorar la realidad sobre el terreno y al tomar en cuenta las cifras del crecimiento judío. , debe abandonar la solución de dos estados y considerarla «poco realista» y buscar otras alternativas».

En lugar de una solución de dos estados, Gordon sugiere que «el retorno masivo de nuestra nación para abrazar nuestras antiguas ciudades hebreas requiere una solución de un solo estado bajo soberanía israelí. La única solución es que Israel reclame su tierra, asuma la responsabilidad de todos sus ciudadanos y permita que judíos y árabes vivan uno al lado del otro en libertad y dignidad».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *