Cómo la tecnología médica israelí de vanguardia está aumentando las tasas de supervivencia de los heridos de guerra

En un mundo cada vez más marcado por la violencia, la tecnología médica israelí se ha convertido en un baluarte crucial para aumentar las tasas de supervivencia de los heridos de guerra. En medio de conflictos como el ataque terrorista perpetrado por Hamas durante el festival de música Supernova cerca del Kibbutz Re’im el 7 de octubre, la innovación médica ha demostrado ser un factor determinante.

Una víctima destacada de este ataque, una mujer de 23 años, recibió múltiples disparos que la dejaron gravemente herida. La situación crítica requería respuestas rápidas y precisas, y es aquí donde la tecnología médica israelí entró en juego.

La llegada al Centro Médico Sheba en Ramat Gan marcó el comienzo de una intervención médica que podría haber cambiado el rumbo de la vida de la víctima. La inteligencia artificial (IA) desempeñó un papel crucial en este proceso. La plataforma de inteligencia artificial Aidoc alertó automáticamente a los médicos sobre la presencia de una hemorragia cerebral en la paciente, permitiendo una respuesta inmediata.

El Dr. Gal Yaniv, jefe de cirugía endovascular de Sheba y cofundador de Aidoc, destacó la importancia del tiempo en estas situaciones: «El tiempo es vida. Aidoc envía notificaciones automáticas a los médicos, dondequiera que se encuentren, para abordar el problema. En eventos con muchas víctimas, como el 7 de octubre y situaciones de guerra, Aidoc es especialmente útil para clasificar y priorizar la atención de los pacientes».

La tasa de mortalidad entre los soldados heridos en el conflicto actual ha disminuido significativamente, alcanzando un 6,7 por ciento, cifra notablemente inferior a la registrada en conflictos anteriores. Además de evacuaciones más rápidas desde el campo de batalla y equipos de protección mejorados, la implementación de tecnologías médicas avanzadas ha desempeñado un papel crucial en esta mejora.

En el Centro Médico Hadassah de Jerusalén, el uso pionero de robots quirúrgicos ha revolucionado la forma en que se abordan las lesiones causadas por balas y metralla. El Dr. Josh Schroeder y su equipo utilizaron el sistema de guía robótica Mazor, de la empresa israelí Medtronic, para realizar cirugías mínimamente invasivas y extraer balas alojadas en el cuerpo de los soldados.

La cirugía robótica de columna, aplicada de manera novedosa para extraer una bala del sacro de un soldado, demostró ser más eficiente y menos invasiva que los métodos convencionales. «Podemos hacer esto porque el robot nos brinda la trayectoria perfecta para solucionar el problema», explicó Schroeder.

En resumen, la combinación de inteligencia artificial y cirugía robótica ha llevado la atención médica en Israel a nuevas alturas, aumentando significativamente las tasas de supervivencia de los heridos de guerra. Estos avances tecnológicos no solo salvan vidas, sino que también allanan el camino hacia un futuro donde la innovación médica sigue siendo una fuerza vital en la preservación de la vida en medio de conflictos y crisis.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último