Los historiadores musulmanes confirman constantemente los lazos judíos con Jerusalén

Seguramente para erizar algunas plumas, “Islam, judíos y el Monte del Templo” expone cómo la narrativa musulmana sobre la conexión judía con el Monte del Templo ha sido distorsionada.

El libro «El Islam, los judíos y el Monte del Templo: La Roca de Nuestra / Su Existencia» está destinado a causar revuelo en el mundo musulmán. Publicado el año pasado, presenta una lista completa de las primeras fuentes islámicas que reconocen el histórico reclamo judío de Jerusalén, contrariamente a los eruditos religiosos musulmanes modernos que, en el contexto del conflicto árabe-israelí, niegan cualquier vínculo judío con el Monte del Templo y promueven el argumento de que ningún templo judío estuvo allí jamás.

Cincuenta y cuatro años después de la unificación de Jerusalén y el establecimiento del control israelí sobre la Ciudad Vieja, el profesor Yitzhak Reiter y el coguionista Dvir Dimant son un espejo de esta narrativa musulmana predominante.

Según el libro, los líderes islámicos niegan obras históricas musulmanas canónicas que se remontan al siglo VII d.C., unas décadas después de la muerte del profeta Mahoma, y ​​que afirman que la razón misma por la que el Islam llegó a considerar la Piedra fundamental situada en el centro de la Cúpula de la Roca como sagrada se debe al conocimiento de que el Templo Judío estaba allí.

Todo está ahí. Las fuentes musulmanas describen una y otra vez la historia de la misma manera que lo hacen las fuentes judías: la construcción del Primer Templo en la Piedra Fundamental por el Rey Salomón; su destrucción por el rey de Babilonia Nabucodonosor; el exilio babilónico; El permiso del emperador persa Ciro el Grande para que los judíos regresaran a Jerusalén y construyeran el Segundo Templo; y su destrucción por el emperador romano Tito.

Los historiadores musulmanes confirman constantemente los lazos judíos con Jerusalén
La Cúpula de la Roca en la Ciudad Vieja de Jerusalén. La cúpula es un santuario islámico que alberga la Piedra fundamental, el lugar más sagrado del judaísmo, y es un hito importante ubicado en el Monte del Templo en Jerusalén. Se completó en 691 EC, lo que lo convierte en el edificio islámico existente más antiguo del mundo. 11 de agosto de 2009. Foto de Nati Shohat / Flash90.

Además, los historiadores más respetados del Islam no solo confirman la línea de tiempo histórica judía, sino que también enfatizan que la razón por la que Jerusalén y el Monte del Templo llegaron a ser considerados sagrados en el Islam es que los sitios se consideraban sagrados en el judaísmo.

En su libro, Reiter, experto en estudios islámicos, del Medio Oriente e Israel, y Dimant, graduado del Centro Académico Shalem en Jerusalén y asistente de investigación en el Instituto Truman para la Investigación de la Paz, presentan fuentes judías e islámicas lado a lado y revelan un innegable parecido entre los dos.

“Islam, judíos y el Monte del Templo” muestra que hasta la Declaración Balfour de 1917, las fuentes musulmanas no solo no negaron la conexión judía con Jerusalén, sino que la señalaron y confirmaron sistemáticamente. Sin embargo, en 1967, cuando Israel tomó el control de la Ciudad Vieja durante la Guerra de los Seis Días, la narrativa dio un giro drástico y negar cualquier vínculo judío con el Monte del Templo se convirtió en la norma.

Los historiadores musulmanes confirman constantemente los lazos judíos con Jerusalén
Tanques Centurion armados con cañones de 105 mm en el Negev, 20 de mayo de 1967. Crédito: Oficina de Prensa del Gobierno de Israel.

A partir de entonces, los musulmanes le dieron la espalda a una vasta y rica literatura islámica que confirma la conexión judía con el Monte del Templo.

En el siglo X d.C., Muhammad ibn Jarir al-Tabari, quizás uno de los historiadores más conocidos y respetados en el mundo religioso musulmán, describió cómo Dios impidió que el rey David construyera el Templo porque tenía sangre en sus manos, y cómo, por lo tanto, la tarea fue asignada a su hijo, Salomón. Su relato es casi idéntico al que se encuentra en el Libro de las Crónicas.

En el siglo XI, Abu Bakr Muhammad ibn Ahmad al-Wasiti, quien se desempeñó como predicador de la mezquita de Al-Aqsa, describió cómo el rey Salomón tuvo dificultades para abrir las puertas del templo y solo logró hacerlo después de mencionar en oración el nombre de su padre. La historia aparece casi palabra por palabra en el Talmud de Babilonia.

En el siglo XIV, el historiador árabe Ibn Jaldún en su obra canónica «Muqaddimah» también señaló cómo el rey Salomón construyó el Templo en el cuarto año de su reinado. Su descripción de la inauguración del Templo es idéntica a la de Reyes I, Capítulo 6.

En el siglo XV, el historiador Mujir al-Din de Jerusalén también mencionó cómo el Rey Salomón construyó el Templo, y también lo hicieron muchos después de él. Casi siempre, la descripción en fuentes musulmanas es similar a la que se encuentra en las escrituras judías.

Los historiadores musulmanes confirman constantemente los lazos judíos con Jerusalén
La destrucción del Templo de Jerusalén, óleo sobre lienzo, de Francesco Hayez. Tanto la primera como la segunda iteración del «Beit HaMikdash» fueron arrasadas en Tishá Be Av, con cientos de años de diferencia. Crédito: Francesco Hayez.

Lo más importante, dijeron Reiter y Dimant a Israel Hayom, “es que el complejo de Al-Aqsa, o como lo llaman los judíos, el Monte del Templo, sea reconocido por el Islam [moderno] como el sitio de dos templos judíos, y lo más importante, Templo de Salomón. El Islam ha adoptado la tradición judía y cristiana en este asunto, y en la época medieval no trató de negar el hecho de que la Cúpula de la Roca simboliza la continuación del Templo de Salomón. Se podría llegar a decir que el Islam estaba orgulloso de esto».

“Algunos eruditos incluso notaron que ciertas costumbres y ceremonias que tenían lugar fuera de la Cúpula de la Roca e incluso en el interior, durante la dinastía Omeya, eran similares a las que solían tener lugar en el Templo Judío”, dijeron.

Los historiadores musulmanes confirman constantemente los lazos judíos con Jerusalén
Una vista interior de la Cúpula de la Roca, 25 de enero de 2018. Crédito: Wikimedia Commons.

Dimant agregó que una de las mejores fuentes para mirar cuando uno quiere aprender sobre la narrativa musulmana tradicional con respecto a la conexión judía con el Monte del Templo es el libro más sagrado del Islam, el Corán.

“Las fuentes que citamos en el libro tienen un significado especial, ya que no tratan de la historia. Muestra cuán profundamente arraigado estaba el tema de los dos templos y los israelitas entre los comentaristas del Corán».

Reiter, quien participó en decenas de reuniones diplomáticas entre israelíes y árabes, dijo que a menudo se reunía con palestinos y musulmanes de Jordania, Egipto y otros países árabes que estaban convencidos de que los judíos inventaron la historia del Primer y Segundo Templos después del establecimiento del estado moderno, por razones políticas y nacionales.

“Además, me quedó claro que los altos líderes públicos y académicos árabes no están familiarizados con sus fuentes históricas, que han descrito durante siglos el Templo judío en Jerusalén y la historia de los israelitas en Jerusalén y la Tierra de Israel”, dijo.

P: ¿Cómo reaccionan estos intelectuales cuando comparte esta historia con ellos por primera vez?

Reiter: Muchos admiten que no sabían [esto], pero también hay intelectuales, académicos, que tienen estos libros en sus estanterías. Me dicen en conversaciones privadas que lo que [el ex presidente de la Organización para la Liberación de Palestina, Yasser] Arafat dijo en su tiempo, que nunca hubo un templo en Jerusalén, es una tontería. Al mismo tiempo, explican que en el actual estado de conflicto no pueden estar de acuerdo públicamente con la narrativa académica aceptada, que también es la narrativa judía. «Tenemos que mantener la boca cerrada», dicen.

P: ¿Cómo maneja el Islam la obvia contradicción entre su argumento actual y sus fuentes históricas más respetadas?

Reiter: “Hay negación. Indiferencia. Vergüenza. Les mostré el manuscrito a los estudiantes árabes que enseño. Lo que me desconcertó es que no hubo respuestas. Nadie se pronunció a favor ni en contra. Nadie dijo que fuera verdadero o falso. Solo silencio total. También envié una copia a un amigo de la familia real jordana, que quiere mantenerse actualizado sobre el conflicto del Monte del Templo. Él también permanece en silencio por ahora».

A lo largo de los años, en lo que respecta a las negociaciones sobre Jerusalén, el gobierno israelí no utilizó las fuentes que Reiter y Dimant citan en su libro.

«El objetivo era mantener un debate diplomático y político, sin introducir el aspecto religioso», explicó Reiter, quien se desempeñó como asesor adjunto en Asuntos Árabes de tres primeros ministros israelíes: Menachem Begin, Yitzhak Shamir y Shimon Peres.

“Una vez Begin me preguntó el versículo exacto del Corán que dice que la Tierra de Israel le fue prometida a Moisés”, recordó Reiter. «Pero luego nos enteramos de que uno de los comentaristas del Corán explicó que aunque la nación judía está conectada a Tierra Santa, no la merecen por el pecado del Becerro de Oro».

Los historiadores musulmanes confirman constantemente los lazos judíos con Jerusalén
El ex primer ministro israelí Menachem Begin. Crédito: www.likud.org.il.

PREGUNTA: Ahora que ha recopilado estas fuentes y ha puesto a disposición la información, ¿cree que los diplomáticos israelíes la utilizarán?

Dimant: “Nuestro objetivo es hacer que el discurso se base más en las fuentes. Es muy sensible. No queremos ofender a nadie. El libro es explosivo y los funcionarios no se apresurarán a usarlo. No queremos que el libro se convierta en una fuente de conflicto, sino que transforme el discurso y lo enriquezca con un aspecto que ahora le falta por completo”.

P: La conexión entre el islam y el judaísmo, ¿hasta dónde se remonta?

Reiter: “Dio la casualidad de que la semana pasada leí una biografía de Mahoma que fue escrita varias décadas después de su muerte. El profeta, dice el libro, se reunió con los líderes de la tribu de la ciudad de Medina, que estudiaban con judíos y a menudo se reunían con judíos. Les preguntó acerca de los judíos y sus creencias, y le dijeron, entre otras cosas, que los judíos creen en un solo Dios.

“La conexión entre el Islam y el Judaísmo existió desde el comienzo del Islam. El Islam siempre se ha visto a sí mismo como una continuación del judaísmo. El Corán está lleno de historias de profetas [judíos]. La sura de Yusuf en el Corán es casi idéntica a la historia de José y sus hermanos en el libro del Génesis. Y este es sólo un ejemplo».

Reiter y Dimant explicaron que el Islam moderno está mucho menos orgulloso de sus orígenes judíos y, a menudo, hace todo lo posible por ocultarlos. Además, el Islam moderno ha prohibido las excavaciones arqueológicas en el Monte del Templo y utiliza la ausencia de descubrimientos arqueológicos significativos en la montaña — resultado de la prohibición — para reforzar su negación de cualquier conexión judía con Jerusalén o la existencia del Templo.

Reiter y Dimant enumeran varios tipos de «negadores» en su libro: aquellos que afirman que el Templo Judío no estaba en la Tierra de Israel en absoluto, sino en la Península Arábiga; los que están convencidos de que Abraham, el rey David y el rey Salomón no eran judíos, sino figuras islámicas; y aquellos que piensan que el Islam tradicional es un conjunto de tradiciones prejuiciadas, inventadas, cambiadas por judíos que se convirtieron al Islam e influyeron en la religión con su propio contenido.

Algunos líderes contemporáneos, explicaron Reiter y Dimant, reconocen que una vez hubo un templo judío en la montaña, pero afirman que era una estructura pequeña y de corta duración y, por lo tanto, los judíos no tienen derechos sobre el sitio hoy. Según ellos, los judíos de hoy no tienen conexión con esos israelitas.

Para muchos musulmanes, “el judaísmo es la columna vertebral del sionismo y ven la religión como una amenaza para el Islam y la mezquita de Al-Aqsa, y eligen abordar esta amenaza reescribiendo la historia musulmana por un lado y la historia judía por el otro».

Las primeras fuentes islámicas, concluyeron Reiter y Dimant, “aceptan total o casi totalmente la tradición judía y abarcan cientos de años, casi desde los primeros días del Islam hasta el siglo XX. Afirmamos que aquellos que niegan la conexión judía con el Monte del Templo debido a fines políticos socavan inadvertidamente la legitimidad islámica de Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, y la credibilidad de las fuentes esenciales escritas en árabe, que son los clásicos del Islam y su cultura e identidad».

FuenteJNS

Lo último