Jóvenes embajadoras nutren los lazos de la diáspora con Israel

Jóvenes embajadoras

La mayoría de los israelíes entrar en las Fuerzas de Defensa de Israel después de la secundaria, pero dos recientes graduadas están llegando a los condados de Middlesex y Monmouth para hablar de Israel a las comunidades judías.

Maya Shany y Dana Zachar, ambas de 18 años, aplazarán su servicio militar obligatorio hasta que regresen a Israel el 2019 y, en cambio, pasen el año sabático educando a la comunidad local sobre las realidades de la vida en Israel y la conexión del estado con el pueblo judío a través de programas de vacaciones, con el compromisos de habla de Israel. Todo esto forma parte de los Shinshinim (Embajadores adolescentes, un programa de la Agencia Judía para Israel (JAFI), un programa que lleva a jóvenes emisarios israelíes a América del Norte.

“Este será un gran año que será realmente especial porque no muchos de los jóvenes de 18 años pasan un año donde pueden salir y ver la diferencia en las culturas y conocer a personas en las que pueden influir”, dijo Shany, quien está asignado al condado de Middlesex y vive con una familia en East Brunswick. Zachar cubre el condado de Monmouth y vive en Rumson.

Su estadía está siendo cubierta por una apropiación de la Federación Judía en el corazón de Nueva Jersey y $ 6,000 cada una de cuatro sinagogas conservadoras, la Congregación B’nai Tikvah en North Brunswick, la Congregación B’nai Israel en Rumson, Neve Shalom en Metuchen y Marlboro Centro judío. Llegaron a fines de agosto y su año de servicio incluirá trabajar en los campamentos de los días judíos el próximo verano.

“Están aquí para todas las partes de la comunidad, todas las edades, todas las denominaciones”, dijo Dan Rozett, director de compromiso de la comunidad e Israel de la federación, en una entrevista telefónica. “Cada una de las cuatro sinagogas las recibirá de seis a ocho horas semanales”.

Mientras se negaba a revelar el monto de su apropiación, Rozett escribió en un correo electrónico a NJJN que la federación ha tomado “una decisión estratégica para dirigir fondos significativos para el compromiso de Israel y la programación de jóvenes y sinagogas, de los cuales Maya y Dana son una parte importante”.

Aunque los adolescentes estarán disponibles para llevar a cabo la programación en cualquier sinagoga, escuela o sede en el área de captación del Corazón de Nueva Jersey, según Rozett, las cuatro sinagogas copatrocinadoras tendrán prioridad.

“Pensamos que era una oportunidad increíble para asociarse con la federación y llevar el concepto de Israel a los jóvenes en la sinagoga”, dijo el presidente de B’nai Tikvah, Adrienne Ross, y agregó que Shany conduciría una extensa programación con estudiantes de escuelas hebreas y grupos juveniles.

Esta no es la primera vez en Norteamérica para ninguno de los representantes de Shinshinim. Zachar es de Beersheva, alineado con Montreal a través de Partnership2Gether, un programa JAFI que conecta a las comunidades judías e israelíes a través de asociaciones de ciudad a ciudad. Trabajó con adolescentes en Camp B’nai Brith fuera de Montreal, una experiencia que la convenció de hacer un año de servicio con Shinshinim.

“Algo me decía que quería hacer este año aquí”, dijo Zachar en una entrevista realizada en las oficinas de la federación en South River.

Parte de su motivación es corregir los conceptos erróneos sobre Israel en las comunidades de la diáspora. “Vi en Canadá que había muchas diferencias entre los jóvenes en el extranjero y quería representar a Israel”, dijo. “He hablado con muchas personas aquí que tienen mucha información errónea. He estado en seis eventos diferentes y en cuatro de ellos me dijeron cómo todos tienen armas en sus hogares en Israel. No puedes simplemente comprar un arma en Israel”.

Shany es de Reut, un pueblo que forma parte de Modiin. Cuando tenía 10 años, vivió durante un año en la sección de Riverdale en el Bronx, debido al empleo de su padre, una vez que llamó “una de las mejores experiencias de mi vida”.

Dana Zachar ayuda a los estudiantes de East Brunswick High School a ordenar productos no perecederos para una colecta de alimentos.

“Creo que esa fue una gran razón por la que quería venir aquí este año”, dijo

Shany, que quiere aprender más sobre la comunidad judío estadounidense. Su experiencia con niños incluye trabajar durante tres años como consejera en uno de los campamentos de los Scouts de Israel, Tzofim.

Hasta el momento, los shinshinim han ejecutado programas de Sucot en las cuatro sinagogas conservadoras y han hablado en una clase de sociología en la escuela secundaria East Brunswick. Descubrieron que muchos estudiantes sentían curiosidad por Israel, pero sabían poco al respecto, particularmente con respecto a sus fronteras; un estudiante adivinó que estaba al lado de Francia, otro dijo que de Irán.

Las diferencias entre las escuelas secundarias estadounidenses e israelíes sorprendieron a las embajadoras israelíes.

“En Israel llamamos a los maestros por sus nombres”, dijo Shany, y Zachar estaba “conmocionada” por el tamaño de la cafetería y todos los recuerdos de los deportes escolares que se muestran, “como se ve en las películas y la televisión”.  

Otros contrastes que han sobresalido en los Estados Unidos incluyen la cortesía de los empleados de las tiendas de comestibles, y ver a la gente conducir a los servicios en Yom Kippur. No son particularmente observadores, dijeron. De hecho, muchos de los judíos estadounidenses que se han encontrado son mucho más observadores que ellos, pero ninguno consideraría conducir en el Día de la Expiación.

Las cuatro sinagogas que patrocinan a los adolescentes dijeron que veían a Shinshinim como una manera de hacer que Israel se pudiera relacionar con los feligreses, especialmente con los jóvenes.

“La verdad es que muchos de nuestros jóvenes están inseguros acerca de decir lo que piensan acerca de Israel“, dijo Ross de B’nai Tikvah. “[Shany] vino para las vacaciones y hablaron sobre temas de derechos humanos y que no todos los israelíes apoyan a su primer ministro, al igual que no todos los estadounidenses apoyan a nuestro presidente. Ella acerca los temas y la cultura israelíes a la congregación y nos brinda una perspectiva que nunca hubiéramos tenido, si no nos hubiéramos asociado con la federación”.

El rabino Ron Koas, director de educación en el Centro Judío de Marlboro, dijo que la sinagoga quería “aumentar el nivel de conocimiento sobre Israel entre nuestros feligreses, especialmente nuestros niños en edad escolar”.

Koas, oriundo de Israel, dijo que Zachar ya había causado una gran impresión en los Días Santos del Alto al observar las diferencias en la forma en que las comunidades estadounidense e israelí celebran a Rosh HaShaná y Yom Kipur.

Emilie Kovit-Meyer, directora ejecutiva de B’nai Israel, dijo que su sinagoga consideraba la presencia de Zachar como “una forma inmediata y directa de traer a Israel a nuestra congregación”.

Zachar trabajará intensamente con estudiantes de escuelas religiosas, incluida una clase de cine judío para estudiantes de secundaria, dijo Kovit-Meyer, y agregó: “Ella ya nos habló sobre Rosh HaShaná y a todos les encantó escucharla y aprender más sobre Israel”.

La directora de la sinagoga de Neve Shalom, Marge Wise, dijo que Shany dividiría sus deberes entre la escuela hebrea, que incluye una escuela secundaria hebrea, y tres grupos de jóvenes y programas para adultos.

“En esta sinagoga estamos comprometidos a tener un programa fuerte de Israel”, dijo Wise. “Ella es una contraparte israelí para nuestros jóvenes que traerán la cultura y nos educarán sobre la vida en Israel”.

Fuente: NJJN

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "Jóvenes embajadoras nutren los lazos de la diáspora con Israel"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*