7 razones para observar el Shabat

El día de descanso judío es un regalo; utilícelo sabiamente.

Shabat, el sábado judío, es único entre las religiones del mundo. El último día de cada semana, desde la puesta del sol hasta la puesta del sol, los judíos de todas partes hacen una pausa en sus rutinas ordinarias y marcan el comienzo de un día de santidad. Tradicionalmente, los judíos que observan el Shabat se abstienen de 39 categorías de trabajo (que incluyen encender un fuego, escribir y gastar dinero) y pasan tiempo con su comunidad orando, comiendo abundantes comidas y cantando. Otras formas de observar el Shabat pueden incluir la meditación, retirarse a la naturaleza y ponerse al día con el sueño.

Tomarse el tiempo para observar el Shabat puede ser difícil en nuestro mundo adicto al trabajo las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Pero también puede ser increíblemente significativo. Aquí hay siete razones por las que los judíos eligen este refugio semanal.

  1. Para conectarse con otros

Aunque el Shabat brinda oportunidades increíbles para el descanso y la renovación individual, es una experiencia en gran medida comunitaria. Muchas oraciones de Shabat, así como la lectura de la Torá de Shabat, no se pueden decir de forma aislada, sino que se recitan en un minyan, un quórum de diez. Las comidas tradicionales de Shabat se disfrutan alrededor de una mesa con amigos y familiares. Esta experiencia comunitaria de Shabat es maravillosa para el individuo, creando un amortiguador contra el aislamiento y la soledad. Pero también fortalece a la comunidad en general, reuniendo a los miembros de manera confiable y regular.

2. Para experimentar la renovación personal

Se ha convertido en una observación común que la tecnología nos mantiene conectados y «de guardia» a todas horas de todos los días. Shabat es un antídoto natural para este enamoramiento de la conexión electrónica, una oportunidad para ignorar esos dispositivos y reducir la velocidad para conectarse con uno mismo. Las personas que observan Shabat con frecuencia informan que les ayuda a convertirse en mejores personas, que les deja espacio para un pensamiento más creativo y que es una oportunidad para sentirse renovados antes de sumergirse en otra semana laboral. Además, con sus comidas decadentes y cantos alegres, Shabat se convierte en una oportunidad para saborear una vida mejor. Este sabor, simbolizado por las especias dulces que se huelen en Havdalá (la ceremonia que termina el Shabat), se traslada al resto de la semana, enriqueciendo la vida durante toda la semana. Y como Como anticipo del mundo venidero, Shabat puede inspirar al individuo a trabajar para hacer del mundo un lugar mejor.

3. Para conectarse con el mundo natural

La historia del origen de Shabat se encuentra en Génesis 1-2 en la que Dios crea el mundo en seis días y luego examina los resultados: “Dios vio todo lo que Dios había hecho y lo encontró muy bueno”, antes de descansar el séptimo. No tiene sentido para todos los comentaristas posteriores que una deidad todopoderosa necesite descansar en absoluto, incluso después de una tarea tan enorme como crear el mundo, y la decisión de Dios de dar un paso atrás y maravillarse con la maravilla de todo esto es se cree que es un ejemplo divino para los seres humanos. Nosotros también descansamos una vez por semana y aprovechamos la oportunidad para maravillarnos con las maravillas del mundo. Como dijo el rabino Arthur Waskow, Shabat es «un tiempo para vivir en armonía en lugar de lograr el dominio» sobre la naturaleza. Después de todo, si Dios quedó impresionado por la creación, ¿cuánto más deberíamos asombrarnos por ella?

4. Para dejar de sentirse esclavo de su trabajo

Si el trabajo no tiene fin, se convierte en una forma de esclavitud. Esto es particularmente cierto en una era en la que la tecnología hace posible que muchos de nosotros hagamos nuestro trabajo en cualquier momento y en cualquier lugar. Shabat crea una oportunidad para encender ese interruptor, apagar todo el trabajo y recordarnos a nosotros mismos que no somos esclavos de nuestro sustento.

5. Dejar de buscar el propósito de la vida

Para algunos, Shabat crea una oportunidad para conectarse con uno mismo y descubrir el propósito de su vida. Pero también puede hacer todo lo contrario: ofrecernos una excusa para dejar de buscar locamente un propósito. Como señaló el rabino Gunther Plaut, hace mucho tiempo el propósito de la vida era simple y claro: la supervivencia. En la era premoderna, el simple hecho de lograr una vivienda, comida y ropa adecuadas era un logro del que estar orgulloso. En el mundo occidental moderno, cuando estas cosas son menos difíciles de lograr (aunque somos conscientes de que todavía son difíciles para muchos), se ha vuelto menos claro cuál debería ser el principal desafío y propósito de la vida, y con demasiada frecuencia improvisamos algunas cosas vagas. nociones de «éxito», «felicidad» y «realización». Shabat brinda la oportunidad de dar un paso atrás de tratar frenéticamente de lograr estas metas amorfas, para simplemente ser.

6. Porque es desafiante

Desenchufarse, comer comidas maravillosas, conectarse con la familia y la comunidad: estas cosas requieren disciplina y preparación. Además, calmar la mente, elegir perderse el bullicio del mundo exterior y hacer una pausa. También se necesita un esfuerzo para aprender oraciones y orar con kavanah (intención). Shabat no es simplemente un día festivo que nos sucede, es uno que hacemos que suceda y, a veces, hacerlo es bastante difícil. Una razón para hacer del Shabat una parte de la semana no es porque sea fácil (aunque tomar una siesta en Shabat puede ser delicioso), sino porque es difícil.

7. Porque esta ordenado

Para muchos judíos, la razón número uno para observar el Shabat es simplemente que Dios nos ordena que lo hagamos. La Torá prohíbe trabajar el séptimo día y menciona algunas variedades (recoger palos, encender un fuego, etc.) mientras que la literatura rabínica amplía y delinea estas prohibiciones de manera bastante elaborada. Observar el Shabat se trata de cumplir los dictados de Dios y cumplir con las normas de observancia que han unido a los judíos a lo largo de los milenios.

FuenteMJL

Últimas noticias