Comienza el trámite para que los sefardies vuelvan a ser españoles

Comienza el trámite para que los sefardies vuelvan a ser españoles
Histórica reivindicación tras su expulsión en los siglos XIV y XV
El Congreso de los Diputados en España ha dado luz verde con carácter inicial a la ley de concesión de la nacionalidad a los sefardíes originarios de España. El texto relativo a los sefardíes, que modifica el artículo 23 del Código Civil, tiene aún por delante una larga tramitación parlamentaria y con esta ley quieren reconocer a una comunidad que ha demostrado un «extraordinario ejemplo fidelidad a la lengua, costumbres y memoria de un país» además de una «intensidad afectiva» y a su particular modo de saber.
«conciliar identidades distintas sin renunciar a ninguna de ellas», explicaba el Ministro de Justicia Español.
Los requisitos que tendrán que cumplir será el superar una prueba de conocimiento de lengua, cultura y costumbres que será gestionada por el Instituto Cervantes y la recopilación de la documentación será encargada a notarios que valorarán certificados como el del presidente de la comunidad judía de la zona de residencia del interesado, su partida de nacimiento, de matrimonio, o el apellido «de linaje sefardí», como elemento adicional.
Sefardíes o judíos españoles
La diáspora sefardi empieza ya a finales del siglo XIV, cuando la oleada de asaltos a juderías y matanzas de 1391 impulsaron al exilio a un cierto número de judíos, que se refugiaron mayoritariamente en las comunidades judías que ya existían en el Norte de África.
Posteriormente y con la expulsión de los judíos de Castilla y Aragón por los Reyes Católicos se produjo la diáspora de un contingente de cerca de cien mil judíos, que fueron a asentarse en algunos lugares de Europa (Italia, el sur de Francia o Portugal), en el reino de Marruecos, o en las tierras del Mediterráneo Oriental que pertenecían al entonces pujante y extenso imperio otomano.
Algunas de estas comunidades han conservado la lengua española y tradicionalmente conservan la cultura y la idiosincracia de su origen. Por ello y por la “intensidad afectiva” que siente hacia España el Congreso de los Diputados ha iniciado el trámite para reconocer su nacionalidad española.

Fuente: aleteia

Ultimas entradas