Comunidad judía de Bolivia: «Se está dando una cadena de antisemitismo en toda Latinoamérica y el mundo»

Comunidad judía de Bolivia: "Se está dando una cadena de antisemitismo en toda Latinoamérica y el mundo"
Así lo aseguró el titular del Círculo Israelita de La Paz, Ricardo Udler, quien en diálogo con la Agencia Judía de Noticias, además denunció que «el rector de la Universidad de Bolivia (Universidad de San Andrés), que era el anterior defensor del pueblo, Waldo Albarracín, llamó a todos los estudiantes universitarios de La Paz a una marcha el viernes pasado en un acto puro y totalmente discriminatorio».

El presidente Evo Morales y el ex mandatario cubano Fidel Castro firmaron hace poco un documento «En Defensa de Palestina, en el que exigen a Israel el cese de sus ataques contra el pueblo palestino en la Franja de Gaza». «La relación que tiene Bolivia con todos los países la respeto. Todos tienen el derecho a manifestarse y hablar, pero yo debo ser muy claro en mi posición de que los países tienen todo el derecho de otorgar o no una visa a los ciudadanos o de reunirse y sacar manifiestos. Si son manifiestos que aporten a una sociedad civil serán bienvenidos y los que agraven a la convivencia no tendrán éxito», definió en diálogo con la Agencia Judía de Noticias, el presidente del Círculo Israelita de La Paz, en Bolivia, Ricardo Udler.
Respecto a cómo se vivió en Bolivia durante la operación militar israelí, el dirigente definió: «En todo este tiempo de la Operación Margen Protector hubo una serie de manifestaciones pro palestinas en todo el territorio boliviano. Manifestaciones en el orden pacífico, pero más que todo en el orden político para tratar de usarse dentro del ámbito social en Bolivia».
Para Udler, «todo esto responde a la cadena de antisemitismo que se está dando en toda Latinoamérica y en todo el mundo». «Estas manifestaciones se han hecho presentes en la Plaza de Israel (La Paz, Bolivia), la cual ha sido dañada dentro de su ámbito físico con pintadas de esvásticas, con destrozos en el ornamento. Fue la comunidad palestina la que salió a marchar allá», denunció.
«Después, el rector de la Universidad de Bolivia (Universidad de San Andrés), que era el anterior defensor del pueblo, Waldo Albarracín, llamó a todos los estudiantes universitarios de La Paz a una marcha el viernes pasado en un acto puro y totalmente discriminatorio», relató.
«Cuando se le preguntó por las visas que va a pedir ahora a los ciudadanos israelíes, no tuvo mejor cosa que decir que el turista israelí es un turista tacaño, palabras totalmente desafortunadas de un ex defensor del pueblo. Pero bueno, lastimosamente vemos que el espíritu antisemita en algún momento sale y aflora en las personas», contó.
El dirigente comunitario expresó que hubo «marchas en Cochabamba, en Santa Cruz, en La Paz y en diversas oportunidades, algunas con un poco de gente y otras con un poco más, pero no con una cantidad que uno diga ‘es enorme’».
Sobre la marcha en la embajada de Estados Unidos donde se quemó la bandera israelí, contó que estuvo convocada por «el ejecutivo nacional a las bases sociales, a las comunidades palestinas, y a las universidades».
«Como Bolivia no tiene relaciones diplomáticas con Israel, el ejecutivo desafortunadamente, como ya lo saben, indicó que Israel es un país terrorista, y digo desafortunadamente porque nosotros veremos todos los canales necesarios para parar toda esta situación y tratar de solucionar e impedir que un problema bilateral sea global en Sudamérica, cuando esta situación se tiene que resolver entre Palestina e Israel», dijo.
Consultado sobre la exigencia de Bolivia de requerir visa a los ciudadanos israelíes, el presidente del Círculo Israelita de La Paz, indicó: «Al declarar a Israel como Estado terrorista y al solicitar la visa a ciudadanos israelíes, en el grado 3, es decir que van a tener que solicitar en consulados bolivianos cercanos a sus países de origen una visa que va a tener que ser analizada, después de unas semanas van a tener la respuesta de si se le otorga o no».
En este marco agregó: «Es lamentable porque teníamos un flujo turístico de ocho mil mochileros israelíes por año que venían a visitar Bolivia y no sólo judíos, sino también israelíes católicos, israelíes musulmanes, y toda esa ciudadanía tendrá que ahora solicitar una visa».
«Toda esta situación de las visas va a perjudicar el mercado turístico que tiene Bolivia, pero debo recalcar que ahora también han presentado en el Consejo Municipal una petición para cambiar la Plaza de Israel, la cual fue fundada en 1968 por nuestros padres y abuelos y ahora una petición pide cambiar el nombre, entonces trataremos por medio de los canales necesarios, que esta plaza que no tiene nada que ver con el conflicto, sino que tiene que ver con la historia de la inmigración en Bolivia, no se le modifique el nombre», aseguró.

Lo último