Cristobal Colon, el judío sefardí que descubrió América

Todos conocen la historia de Colón. Fue un explorador italiano de Génova, que zarpó en 1492 para enriquecer a los monarcas españoles con oro y especias de Oriente.

Pero durante demasiado tiempo, los estudiosos ignoraron una gran pasión de Colón: la búsqueda para liberar a Jerusalén de los musulmanes.

Durante la vida de Colón, los judíos se convirtieron en el objetivo de una persecución religiosa fanática. El 31 de marzo de 1492, el rey Fernando y la reina Isabel proclamaron que todos los judíos serían expulsados ​​de España. La orden estaba dirigida específicamente a los 800.000 judíos que nunca se habían convertido, y les dio cuatro meses para hacer las maletas e irse.

Los judíos que se vieron obligados a renunciar al judaísmo y abrazar el catolicismo fueron conocidos como «conversos». También hubo quienes fingieron la conversión, practicando el catolicismo exteriormente, mientras practicaban en secreto el judaísmo.

Decenas de miles de ellos fueron torturados por la Inquisición española. Fueron presionados para que dieran los nombres de sus amigos y familiares, quienes desfilaron ante una multitud atada a estacas y quemados vivos. Sus tierras y posesiones personales fueron luego divididas por la iglesia y la corona.

Recientemente, una serie de académicos españoles, como José Erugo, Celso García de la Riega, Otero Sánchez y Nicolás Díaz Pérez, llegaron a la conclusión de que Colón era un judío, cuya supervivencia dependía de la supresión de toda evidencia de su origen por parte de la limpieza étnica brutal.

Colón, conocido en España como Cristóbal Colón y no hablaba italiano, firmó su testamento el 19 de mayo de 1506 e hizo cinco curiosas disposiciones reveladoras.

Dos de sus deseos, diezmar una décima parte de sus ingresos a los pobres y proporcionar una dote anónima a las niñas pobres, son parte de las costumbres judías. También decretó dar dinero a un judío que vivía a la entrada del barrio de Lisboa.

En estos documentos, Colón utilizó una firma triangular de puntos y letras que se asemejaba a las inscripciones encontradas en las lápidas de los cementerios judíos en España. Ordenó a sus herederos que usaran la firma a perpetuidad.

Según el historiador británico Cecil Roth, el anagrama era un sustituto críptico del Kadish, la oración recitada en la sinagoga por los dolientes después de la muerte de un pariente cercano. Al final, Colón dejó dinero para apoyar la cruzada que esperaba conduciría a sus sucesores a liberar Tierra Santa.

En el libro de Simon Wiesenthal, argumenta que el viaje de Colón fue motivado por el deseo de encontrar un refugio seguro para los judíos a la luz de su expulsión de España. De manera similar, Carol Delaney, antropóloga cultural de la Universidad de Stanford, concluye que Colón era un hombre profundamente religioso cuyo objetivo era navegar a Asia para obtener el oro con el fin de financiar una cruzada para recuperar Jerusalén y reconstruir el templo sagrado de los judíos.

En los días de Colón, los judíos creían ampliamente que Jerusalén debía ser liberada y el Templo reconstruido para la llegada del Mesías.

Los estudiosos señalan la fecha en que Colón zarpó como una prueba más de sus verdaderos motivos. Originalmente iba a zarpar el 2 de agosto de 1492, un día que coincidía con la festividad judía de Tisha Be Av, que marcaba la destrucción del Primer y Segundo Templo Sagrado en Jerusalén. Colón pospuso la fecha original para evitar embarcarse en el festival, que se habría considerado un día de mala suerte para que los judíos zarparan.

El viaje de Colón no fue, como se cree comúnmente, financiado por los bolsillos de la reina Isabel, sino por dos conversos: Luis de Santángel y Gabriel Sánchez le dieron un préstamo sin intereses de 17.000 ducados de sus propios bolsillos para ayudar a pagar el viaje. al igual que Don Isaac Abarbanel, rabino y estadista judío.

De hecho, las dos primeras cartas que envió Colón de su viaje no fueron a los Reyes Católicos, sino a Santángel y Sánchez, agradeciéndoles su apoyo.

Ultimas entradas