Cuando eres judío mexicano, Halloween y el Día de Muertos son complicados

Al crecer con un pie en México y un pie en los Estados Unidos, no soy ajeno a la idea de cruzar dos culturas. En los estudios religiosos, llamamos a esta idea liminalidad. Vampiros, centauros e incluso Jesucristo (tanto divino como humano) son todos seres liminales. Ser liminal es ser mitad y mitad, no exactamente uno, no exactamente el otro.

Aunque nací en México, crecí en el noreste de Estados Unidos con mi madre. El cambio de estaciones del verano al otoño estuvo marcado por un caleidoscopio de hojas cambiantes, el olor a sidra de manzana y paseos en carruajes a través de hileras de maíz. Me encantaba el olor fresco del aire cuando llegaba el otoño: era mi época favorita del año.

En México, cuando llegó el final de octubre y las calaveras de azúcar y las pancartas de papel de seda con arcoíris comenzaron a proliferar, recuerdo que le pregunté a mi padre por qué no ofrecíamos ofrendas a los antepasados ​​ni festejamos en el cementerio como otros miembros de nuestra comunidad de Yucatán. hizo. Mi padre respondió que era porque, aunque éramos mexicanos, primero éramos judíos, y aunque podíamos participar en algunos aspectos culturales del festival (como disfrutar de un delicioso pan de muertos), los judíos veían este festival como idólatra y, por lo tanto, fuera de lugar. límites.

Sin embargo, nada de esto impidió que Halloween fuera siempre mi fiesta favorita. No obtuve el Día de los Muertos, pero nadie fue mejor en Halloween de Estados Unidos que yo. Mis disfraces eran elaborados y específicos. Hice fiestas a partir de los 10 años, con manualidades como pintar calabazas con purpurina y convertir Oreos en arañas espeluznantes. Cuando crecí demasiado para pedir dulces, me puse mi vestido de bat mitzvah largo hasta el suelo y les dije a las niñas en la puerta que era una princesa mientras repartía barras de chocolate (de tamaño completo, por supuesto).

Pero mi mitad mexicana anhelaba ser parte de una tradición que me estaba cerrada. No fue hasta que asistí a la Harvard Divinity School, donde actualmente estoy cursando una Maestría en Estudios Teológicos, que la tensión entre mis identidades en competencia llegó a un punto crítico. Durante una clase, un estudiante nos pidió que nos conectamos con los antepasados ​​antes de nuestra próxima reunión. Como nunca me había involucrado realmente en tal práctica, primero consulté a mi rabino sobre la mejor manera de conectarme con los antepasados. Brindó varios ejemplos útiles de cómo la gente hace esto dentro de la tradición judía, incluida la conmemoración ritual de aquellos que han fallecido en las ceremonias de boda y la forma tradicional de celebrar la fiesta de la cosecha de Sucot.

Me obsesioné con las preguntas de los días siguientes. ¿Cómo podría usar simultáneamente este día, cuando el velo entre los vivos y los muertos está en su punto más delgado, cuando mis antepasados ​​mexicanos podrían estar listos para conectarse conmigo, cuando yo también era judío, y este era un día que históricamente estaba prohibido?

Pero aún más apremiante para mí, no intelectualmente sino espiritualmente, fue la pregunta: ¿Qué sabiduría tienen los antepasados ​​para mí a la que no he podido acceder? ¿Qué secretos tienen en sus manos, esperando susurrarme al oído, si tan solo pudiera conectarme con ellos?

Creo que la belleza de ser un judío moderno cuya identidad principal se deriva de la cultura y la etnia en lugar de las prácticas religiosas es que tengo permiso para ignorar los aspectos de esta celebración que son, en esencia, antijudíos, como la idolatría. Quizás estas vacaciones no estaban disponibles para mi padre, pero ¿por qué no deberían estar disponibles para mí?

Si bien es cierto que el Día de los Muertos se origina en los rituales indígenas precoloniales y continúa en el México católico, la verdadera magia de ser un judío mexicano del siglo XXI   en los EE. UU. Es que podemos elegir y elegir. No estamos atados por el mismo dogma y estigma de nuestros antepasados; de hecho, estoy aprendiendo que al deshacerme de estos grilletes ideológicos, puedo abrazar ambos lados de mi ascendencia con abandono. Encender velas en el Día de los Muertos no es diferente a observar un yahrtzeit, no para mí. En todo caso, una tradición se enriquece al estar ligada a la otra.

Recientemente me encontré con este extracto de los diarios del monje católico estadounidense Thomas Merton en 1958, y me pareció apropiado:

Mi vocación es americana – ver y comprender y tener en mí la vida y las raíces y la fe y el destino y la orientación de todo el hemisferio – como expresión de algo de Dios… poder – posiblemente – alcanzar salir y abrazar todos los extremos y tenerlos en uno mismo sin confusión… sin ser desgarrado. Ningún fragmento puede empezar a ser suficiente, ni el catolicismo colonial español, ni el republicanismo del siglo XIX, ni el radicalismo agrario, ni el indianismo de México, sino todo, todo. Ser uno mismo todo un hemisferio.

Es mi ardiente esperanza que este año mi alter del Día de Los Muertos pueda unir mis fragmentos, sin confusión, sin ser desgarrados, para que yo pueda ser, yo mismo, todo un hemisferio.

FRANCESCA REZNIK

Francesca Reznik es una estudiante de posgrado en Harvard Divinity School, donde está cursando una maestría en estudios teológicos en religión, ética y política. Tiene una licenciatura en estudios religiosos y una maestría en ciencias del comportamiento y de la decisión, ambas de la Universidad de Pennsylvania. Su trabajo diario es en una organización sin fines de lucro de justicia energética que trabaja en el área metropolitana de Boston para ayudar a la comunidad latina. Le gusta cocinar, hornear, correr, caminar y escribir

FuenteJTA
Cuando eres judío mexicano, Halloween y el Día de Muertos son complicados
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

Ultimas publicaciones

PM Gantz enciende velas de Janucá mientras los eventos del Muro Occidental honran a Eli Kay la víctima del terrorismo

El primer ministro Naftali Bennett y el ministro de Defensa Benny Gantz encendieron menorá en el Muro Occidental durante la primera noche...

9 cosas que no sabía sobre Janucá

Janucá es una de las fiestas judías más celebrada en los Estados Unidos. Pero eso no quiere decir que no hay nada...

Los alimentos más antiguos que aún se consumen hoy, después de miles de años

Entonces resulta que ciertos mafiosos en Reggio Calabria, en el sur de Italia, se abastecieron de lirones muertos. Los roedores fallecidos no...

La Casa Blanca de Biden está planeando una fiesta de Janucá de último momento

La Casa Blanca de Biden está planeando una fiesta de Janucá en persona para la próxima semana. La fiesta...

Asteroide del tamaño de un rascacielos que se acerca a la Tierra en Nochebuena

La gente que mira los cielos en busca de Papá Noel esta Nochebuena también puede estar buscando algo más: un asteroide del...