De la historia judía

De la historia judía
En el Siglo XVII el judaísmo se vio conmovido por una verdadera revolución religiosa: la aparición del jasidismo.
Muchos sectores de la Comunidad, especialmente los rabinos lituanos, lo calificaron como una peligrosísima herejía, y decidieron apelar a todos los medios posibles para eliminarla. Y uno de los medios que adoptaron fue absolutamente insólito: denunciar a los líderes jasídicos frente al Zar acusándolos de pactar con los enemigos del imperio ruso. En particular los acusaban de espiar y pactar con los grandes banqueros austríacos, para que negaran préstamos al zarismo.

En que medida las autoridades rusas realmente creyeron tales acusaciones es dudoso, pero dado su proverbial antisemitismo aprovecharon para encarcelar a muchos líderes jasídicos, que la pasaron realmente muy mal, hasta torturas físicas sufrían. Dado que el régimen era muy venal, liberarlos era posible pero costaba mucho dinero. La lucha entre jasidim y mitnagdim tomó así un carácter tremendamente agresivo, ya que existieron (para satisfacción del despótico gobierno de entonces) denuncias en represalia, que fueron cuidadosamente instrumentadas por el régimen.
Finalmente, vistas las consecuencias de tal accionar, privó la cordura. Se acordó que cesarían y para siempre tal tipo de denuncias y acusaciones. Y se decretó como una Halajá (disposición fundamental) de allí para el futuro, que la actitud de los malshinim (denunciadores difamadores) sería considerada como uno de los mas graves pecados contra el pueblo judío.

Ultimas entradas