Del Holocausto a las FDI: abuelo y nieto comparten una historia de supervivencia y continuidad

Chaim Luviner escapó de las atrocidades nazis cuando era niño y finalmente llegó a Israel, donde sirvió en el Cuerpo Blindado de las FDI. Décadas más tarde, su nieto, el teniente Ran Shaked, es un comandante de equipo en la unidad de reconocimiento de élite de la 401ª Brigada Blindada.

Mientras Israel se preparaba para conmemorar el Día del Recuerdo del Holocausto, un abuelo que sobrevivió a las atrocidades nazis en Polonia y su nieto compartieron una poderosa historia de supervivencia y continuidad.

Chaim Luviner, nacido en 1933 en Polonia, apenas pudo escapar de las garras de los nazis cuando era un niño, y después de varios años en un viaje que abarcó innumerables desafíos, llegó a Israel, donde sirvió en el Séptimo Blindado de las Fuerzas de Defensa de Israel. Cuerpo.

Hoy, su nieto de 22 años, el teniente Ran Shaked, es miembro de la unidad de reconocimiento de élite de la 401ª Brigada Blindada, donde se desempeña como comandante de equipo.

Nacido en 1933, Luviner era un niño cuando estalló la Segunda Guerra Mundial. Estaba en la ciudad polaca de Przasnysz cuando estalló la guerra con la invasión de Polonia por parte de la Alemania nazi el 1 de septiembre de 1939.

“Me paré en una silla y vi a los alemanes entrar por la ventana. Mi padre dijo, ‘los alemanes están entrando. Están bajo el control de alguien que odia a los judíos. Hasta el día de hoy, no sé por qué [Adolf Hitler] odiaba a los judíos”, dijo Luviner.

Para entonces, los discursos de Hitler se habían transmitido por toda Europa. «Hablando yiddish, podía entender la mayor parte de lo que decían los alemanes», dijo Luviner.

En un día, las fuerzas nazis habían reunido a los judíos de la ciudad en un gran campo, diciéndoles que “solo nos incluirían en una lista y nos devolverían a casa. Nos reunimos allí, pero no nos devolvieron”, dijo Luviner. En cambio, fueron obligados a subir a vehículos y enviados a un área cerca del suburbio de Majdan Tatarski en Lublin, el sitio de lo que más tarde se convertiría en el campo de concentración de Majdanek.

Del Holocausto a las FDI: abuelo y nieto comparten una historia de supervivencia y continuidad
Chaim Luviner. Crédito: Cortesía.

A los judíos se les proporcionó un mal sustituto de una tienda de campaña y se les dijo que se quedaran en el lugar hasta nuevo aviso con apenas comida para sobrevivir.

“Vi la mañana que llevaban a la gente, aparentemente al trabajo, pero no regresaban por la noche”, recuerda Luviner.

“Una vez, nos sacaron de allí y nos dijeron que nos detuviéramos cerca de largas zanjas. Fue allí donde dispararon a la gente y luego la cubrieron con tierra”, dijo. Fue entonces cuando Luviner supo de niño por qué la gente no regresaba.

“Esto duró alrededor de dos años. No podía contar los días”, dijo.

En un momento, Luviner vio que una cerca eléctrica que rodeaba el área tenía agujeros, cortados por otros que habían huido. “De alguna manera entré entre los cables y escapé. No sabía a dónde ir. Fui con mi hermano y caminamos”, recordó.

Los dos pudieron llegar a la frontera soviética y cruzarla. “Llegamos a una aldea rusa y nos aceptaron amablemente. Sabían que los judíos estaban en problemas en Polonia y Europa. Nos dieron comida y nos permitieron dormir”, dijo Luviner. Después de unos días, las autoridades soviéticas los recogieron y los enviaron a Uzbekistán.

“No sabía el idioma y no había mucha comida allí. Tuvimos que robar comida del mercado para comer”, dijo. «Esto continuó durante años, hasta 1945, cuando terminó la guerra».

‘No conocíamos muchos detalles hasta hace poco’

Con la guerra terminada, las autoridades soviéticas colocaron a los niños en un orfanato en Rusia antes de enviarlos a Polonia. Allí, fueron contactados por una organización judía llamada Bricha, que ayudó a los sobrevivientes judíos del Holocausto a escapar de la Europa de la posguerra.

Del Holocausto a las FDI: abuelo y nieto comparten una historia de supervivencia y continuidad
Luviner se unió a las nacientes FDI, sirviendo primero en la Brigada Nahal, que combinó el trabajo del kibbutz con el servicio militar, luego en la brigada de infantería Golani y, finalmente, se unió al Cuerpo Blindado. Crédito: Cortesía.

“Fuimos a Italia y abordamos un barco llamado Caserta. Así es como viajé a Israel”, dijo Luviner. “Teníamos miedo de hundirnos en el camino. Enfrentamos muchos problemas».

Después de llegar al puerto de Haifa, Luviner fue enviado al área cercana de Nesher. Fue durante este tiempo que él y su hermano se reunieron con otro hermano de su familia.

Después de dos años más o menos, Luviner se unió a las nacientes FDI, sirviendo primero en la Brigada Nahal, que combinó el trabajo del kibutz con el servicio militar, luego en la brigada de infantería Golani y finalmente, en el Cuerpo Blindado.

“¿Por qué me llevaron al Cuerpo Blindado? Porque se llevaron a personas con licencia de conducir”, afirmó. Luviner también pasó años como reservista en tanques, entrenando sobre cómo realizar emboscadas, la mayor parte del tiempo como conductor de tanques.

Del Holocausto a las FDI: abuelo y nieto comparten una historia de supervivencia y continuidad
El teniente Ran Shaked, de 22 años, es miembro de la unidad de reconocimiento de élite de la 401ª Brigada del Cuerpo Blindado. Crédito: Cortesía.

“Nos enseñaron que cuando veas un tanque enemigo, retrocede para que no vean de dónde viene el proyectil”, recordó.

Participó en la «Operación Kadesh» en 1956 contra las fuerzas egipcias en el Sinaí. “Durante esos momentos, nos dijeron, los tanques funcionan en horas de motor, no en kilómetros”, dijo.

Sorprendentemente, parte de su entrenamiento implicó viajar a Alemania en los años siguientes, donde las tripulaciones blindadas israelíes se entrenaron en los campos de la OTAN establecidos en los campos del ejército de la antigua Alemania nazi.

“Serví en las reservas hasta los 45 años. Pasamos de tres semanas a un mes al año en las reservas para asegurarnos de que no nos olvidábamos [de cómo participar en el combate]”, agregó.

Hoy, su nieto de 22 años, el teniente Ran Shaked, es un miembro orgulloso de la unidad de reconocimiento de élite de la 401 Brigada del Cuerpo Blindado.

Cuando se le pidió que describiera sus sentimientos sobre su historia familiar, Shaked dijo: “Durante mi tiempo en la Base de Entrenamiento Militar [en el sur de Israel] el año pasado, pensé en esto durante el último Día de Conmemoración del Holocausto. Por lo general, estamos constantemente ocupados con misiones, actividades y capacitación, y no tenemos mucho tiempo para pensar. Pero el año pasado lo hice, y es muy especial”.

Shaked dijo que su abuelo solo comenzó a compartir sus recuerdos del Holocausto en los últimos años, nada que «no supiéramos muchos de estos detalles hasta hace poco».

FuenteJNS
Del Holocausto a las FDI: abuelo y nieto comparten una historia de supervivencia y continuidad
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

Ultimas publicaciones