El Talmud, en coreano

El Talmud, en coreano
En Corea del Sur viven cerca de 50 millones de personas y todos aprenden Guemará (Talmud) en la escuela. “Intentamos entender por qué muchos judíos son genios y llegamos a la conclusión que es porque estudian el Talmud”, dijo el embajador de Corea del Sur en Israel. Y así es como “Rav Papa” (uno de los Sabios del Talmud) fue más conocido como estudioso en Corea que en Israel.

Seguramente los estudiosos amoraitas, Abbaye y Rava nunca imaginaron que sus discusiones de la ley judía en el Beit Midrash en Babilonia, se enseñarían después de cientos de años en el este de Asia. Las leyes de “cuando un huevo nace en un día de Yom Tov» resultan muy interesantes para los sudcoreanos, quienes han hecho que el estudio del Talmud sea una asignatura de la enseñanza obligatoria.
En casi todas las casas de Corea del Sur tienen un Talmud traducido al coreano. A diferencia de Israel, las madres coreanas enseñan el Talmud a sus hijos. En un país con casi 49 millones de habitantes que creen en el Budismo y el Cristianismo, hay más gente que lee el Talmud – o al menos tiene una copia en casa-, que en el Estado Judío. Mucho más.
“Así que también seremos genios”
“Sentíamos mucha curiosidad por los éxitos académicos de los judíos” explica el embajador de Corea del Sur en Israel, Young Sam Mah, que fue invitado al programa “CULTURA HOY”.
“Los judíos tienen un alto porcentaje de premios Nobel en todos los campos: literatura, ciencias y economía. 173 Exactamente, que es un 29% de todos los premios Nobel entregados. Esto es sorprendente. Intentamos entender ¿cuál es el secreto de los judíos? ¿Cómo –más que otras personas- pueden alcanzar esos logros tan impresionantes? ¿Por qué los judíos son tan inteligentes? La conclusión a la que llegamos es que uno de sus secretos es que estudian el Talmud.”
“Los judíos estudian el Talmud a una corta edad y eso les ayuda, en nuestra opinión, a desarrollar capacidades mentales. Esta idea nos llevó a enseñarlo a nuestros niños también. Creemos que si enseñamos el Talmud a nuestros niños, también se convertirán en genios. Esta es la razón por la cual se introduce el estudio del Talmud en nuestro currículo escolar.”
Young dice que él mismo estudió el Talmud a una edad temprana: “Es considerado un estudio muy importante”, enfatiza. El resultado es que hay más coreanos que tienen un juego de Talmud en sus casas, que los judíos en Israel. “Yo, por ejemplo, tengo dos juegos de Talmud: el que me compró mi esposa, y el segundo fue un regalo de mi madre.”
Fans de los judíos
A los coreanos no les gusta el Talmud sólo porque lo vean como un promotor de genios, sino porque encuentran valores que están cerca de su corazón.
“En la tradición judía, los valores familiares son importantes”, explica el Embajador Sudcoreano. “Lo ves aún ahora, con la práctica de la cena familiar del viernes. En mi país también nos enfocamos en los valores familiares. El respeto por los adultos, el respeto y apreciación por los ancianos se asemeja a la gran estima por los ancianos en mi país.”
Otro asunto significante es el respeto por la educación. En la tradición judía los padres tienen el deber de enseñar a sus hijos, y le prestan mucha atención a ello. Para los padres coreanos, la educación de sus hijos es una prioridad.

Lo último