El ultimo sefardí

Eliezer Papo, un joven rabino de Sarajevo, profesor de ladino o judeo-español, emprende un largo viaje por varios países – Grecia, el Caribe, Turquía y España – en busca de los lugares en los que vivieron sus antepasados. El recorrido finaliza en Toledo, ciudad símbolo de la persecución de los sefardíes. Allí narra su lucha por mantener vivas la cultura y la lengua judeo-españolas.

La expulsión de los judío en 1492 es uno de los episodios más borrosos en la historia de España. Muchos historiadores sostienen todavía que la Corona española estaba en ese tiempo terriblemente endeudada con los comerciantes y financieros judíos que manejaban el tejido económico del país. Y que la expulsión fue, ni más ni menos, una forma de deshacerse de las deudas.

Hay otros investigadores que han aportado pruebas de que la comunidad judía hacía ya tiempo que estaba prácticamente en bancarrota. Cinco siglos han pasado desde aquello y sin embargo, la persecución, el odio y la diáspora ha marcado la historia de este pueblo en el siglo XX.

Como recuerda Eliezer Papo –protagonista del documental El Último Sefardí-: los siglos han pasado pero la gravitación y el odio por los judíos sigue latente en el mundo. Como si ser judío fuera una anomalía. Como si ser judío fuera una desviación. Decía una canción que cantaban Ana Belén y Víctor Manuel que desahuciado está el que tiene que marcharse a vivir una cultura diferente. Y eso fue lo que les pasó a los judío españoles que fueron obligados a abandonar España, comenzando una diáspora que los repartió por gran parte del mundo.

El libro El último sefardí es obra de Miguel Ángel Nieto y surgió a raíz del documental que dirigió en 2003 y que protagonizó el joven Eliezer Papo -escritor e investigador de la Universidad de Ben Gurión de Beer Sheva – quien decidió abandonar Sarajevo antes de que comenzara la guerra civil y se instaló en Israel.

Papo, aunque se niegue a serlo, es considerado por todos “la gran esperanza del idioma ladino”: el judeo-español que todavía milagrosamente hablan muchos judíos de distintas nacionalidades. Los judíos que salieron de España llevaron consigo lo único que les dejaron llevarse: su cultura. Allá donde fueron regalaron su legado incalculable de lengua, cultura y conocimientos de industria. También, cuenta la leyenda que algunos lograron salir con las llaves de sus casas, convencidos de que algún día regresarían.

Hoy en día, cuando todavía sigue abierta la crisis entre palestinos y judíos, este libro viene a ser una esperanza a un futuro de tolerancia, de paz y de convivencia entre las tres culturas que vivían en armonía en la España (en la Separad) de antes del 1492: cristianos, judíos y musulmanes. Y aunque para Eliezer Papo a Sefard sólo se puede llegar con la máquina del tiempo, este libro nos regala la oportunidad de soñar con un mundo de tolerancia y respeto, donde el color, la raza y la religión no sean la coartada perfecta para hacer una guerra. Quién sabe si algún día regresaremos a Sefarad, como Ulises a Ítaca.

últimos