En California, una celebración de boda inspirada en la naturaleza une la naturaleza con el judaísmo

Adi Aboody y Ophir Haberer, que se conocieron a través de Wilderness Torah, un grupo de judíos centrados en la tierra, celebran sus nupcias con una ketuba de piel de animal y un altar de "primeros frutos".

La lluvia duró toda la noche y obligó a trasladar la fiesta a un granero cercano. Pero la novia vio el inesperado aguacero como una bendición.

«En el judaísmo basado en la tierra, se hace mucho hincapié en rezar por la lluvia», dijo Adi Aboody, que se casó con Ophir Haberer a principios de este verano en la Green Valley Farm and Mill de Sebastopol, en el norte de California. «Si se elimina la locura logística, parece mágico».

Aboody, de 32 años, y Haberer, de 31, son profundos defensores del judaísmo basado en la tierra, un movimiento de base que busca centrar la práctica religiosa judía en la tierra. Se conocieron en 2015 a través de Wilderness Torah, una organización del Área de la Bahía de San Francisco que organiza festivales, campamentos y programas educativos para esta creciente comunidad de judíos centrados en la tierra.

Son al menos la novena pareja que se conoce a través de Wilderness Torah, fundada en 2007.

«Nuestros programas de inmersión cuentan con la tecnología, los rituales y las celebraciones más singulares para la construcción de comunidades y pueblos», afirma Simcha Schwartz, director de desarrollo de Wilderness Torah, que conoció a su esposa en el festival Pascua en el Desierto de la organización. «Esa receta alimenta la conexión y la vulnerabilidad auténticas, y por tanto el amor».

Aboody y Haberer impregnaron la boda del 4 de junio de valores tanto judíos como terrenales.

Junto a la jupá había dos altares, uno con fotos de sus antepasados y otro cargado de frutas y flores locales, jalá y tallos de trigo en honor a la fiesta de la cosecha, Shavuot, que empezaba ese mismo día. Mientras el novio se dirigía al encuentro de la novia antes de la ceremonia, varios hombres hicieron sonar los shofares, un ritual frecuente de la Torá del desierto.

En homenaje a la infancia de Haberer en el kibutz Tzora de Israel, los novios llevaban coronas de flores y vestían de blanco. Durante la ceremonia, dirigida por una estudiante de rabinato y coach de mindfulness llamada Rebecca Schisler, la pareja se envolvió en un tallit mientras un amigo cantaba la bendición sacerdotal y los invitados levantaban las manos para bendecirlos. La noche anterior, se había cocinado al fuego un cordero de una granja cercana.

Para muchos invitados era su primera experiencia con el judaísmo basado en la tierra, y la atención a los detalles desde la ketubah, o contrato matrimonial, hecha con piel de animal especialmente conseguida (ilustrada por una amiga artista y escrita por otra, ambas mujeres), hasta conocer la granja en la que se había criado el cordero- destacó.

«No éramos sólo nosotros los que observábamos su amor», dijo Maytal Orevi, una amiga de la familia de la novia. «A pesar de que chocaban mundos diferentes, nos hicieron partícipes a todos y nos invitaron a bajar el ritmo. Todos pudimos formar parte de su mundo».

En 2016, tras su primer encuentro, Aboody y Haberer empezaron a trabajar ambos en Wilderness Torah, y rápidamente se hicieron muy amigos. Además de su amor por la tierra, los dos compartían herencias mixtas mizrahi y asquenazí: La madre de Haberer es marroquí-israelí, mientras que su padre es sudafricano, y su familia se trasladó del kibutz Tzora a San Luis cuando él tenía 5 años. El padre de Aboody es iraquí-israelí, y su madre, Cindy Paley, es una cantante folclórica yiddish; creció en la zona de Los Ángeles.

La noche anterior a su boda, Ophir Haberer y Adi Aboody, ambos de ascendencia sefardí, celebraron una fiesta con temática marroquí.
La noche anterior a su boda, Ophir Haberer y Adi Aboody, ambos de ascendencia sefardí, celebraron una fiesta con temática marroquí, el 3 de junio de 2022. (Luna Munn Photography)

Siguieron estando unidos incluso cuando se dedicaron a otros trabajos. Aboody trabaja ahora como doula, herbolario y educador al aire libre, y Haberer es consultor de permacultura, además de dirigir grupos para hombres interesados en desempacar la masculinidad, como una iniciativa para Shalom Bayit, una organización de prevención de la violencia doméstica, llamada «MenschUp».

En 2021, ambos se encontraron en un festival de Wilderness Torah para Rosh Hashaná, compartiendo esperanzas para el nuevo año en el mismo círculo de oración.

«Tenía muy claro que quería amor, asociación y familia», dijo Aboody.

Haberer, sentado en el mismo círculo y observando a varias familias jóvenes deambulando por el recinto, se dio cuenta de que él también lo quería.

«Ya existía esa tensión palpable», dijo Aboody, «al darnos cuenta de que si queríamos las mismas cosas al mismo tiempo».

Como la boda de Adi Aboody y Ophir Haberer se celebró en Shavuot, hubo un altar con temática de Shavuot, con tallos de trigo y frutas y verduras y flores cultivadas en las cercanías.
Como la boda de Adi Aboody y Ophir Haberer se celebró en Shavuot, hubo un altar con temática de Shavuot, con tallos de trigo y frutas y verduras y flores cultivadas en las cercanías. (Luna Munn Photography)

Tres meses después, Aboody estaba embarazada. Amor, pareja y ahora familia: lo que cada uno había estado rezando.

Decidieron casarse en Shavuot, la fiesta judía de la cosecha que celebra las «primicias» de la estación, una ocasión especialmente apropiada para planificar su primer hijo.

Este año, Shavuot comenzó inmediatamente después de Shabat. Firmaron el contrato de boda el viernes por la tarde, para evitar firmarlo en el día festivo, y celebraron un servicio de oración de Kabbalat Shabat el viernes por la noche.

Después del servicio hubo una fiesta de henna con cantos y bailes, en la que algunos invitados llevaban caftanes marroquíes y los novios se aplicaron gruesas pinceladas de henna en las palmas de las manos, para protegerlas del mal de ojo. Se sirvió un banquete marroquí, cocinado en gran parte por la madre y las tías de Haberer.

Susan North Gilboa, una amiga de la familia de la novia dijo que, como judía más tradicional, le preocupaba asistir a una boda en Shavuot, cuando, al igual que en otras fiestas, incluido el Shabat, las bodas están prohibidas según la ley judía. Pero los temas de Shavuot se entretejieron «con tanta espiritualidad, y una atención real a la tradición a la vez que se introducía lo nuevo, que hizo que se sintiera tan bien».

Aunque su relación romántica avanzó rápidamente, la pareja considera que se basa en sus seis años de amistad. Haberer lo comparó con la shmita, el edicto bíblico de dejar descansar la tierra, o en barbecho, cada siete años. Este año resulta ser un año de shmita, lo que la pareja consideró especialmente adecuado.

«Llevamos seis años conociéndonos como amigos y apoyándonos mutuamente en nuestras diferentes relaciones», dice Haberer. «En el primer día del séptimo año, el año de la shmita, nos vemos descansando en una pareja romántica. Nos encanta haber empezado el año de la shmita así».

FuenteTOI

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente