España está cerca de garantizar la ciudadanía a parientes de judíos expulsados en 1492

España está cerca de garantizar la ciudadanía a parientes de judíos expulsados en 1492
El gobierno español está a punto de aprobar una ley que garantizaría la ciudadanía a los descendientes de los judíos expulsados de España en 1492.
Ayer a la tarde el parlamento español aprobó la ley y entrará en la segunda votación del senado, la cámara alta, según un reporte de The Financial Times, según The Jerusalem Post. Si esta es aprobada, la ley entrará en efecto en mayo y el proceso de aplicación comenzará a fines del 2015.

Aproximadamente 300.000 judíos vivían en España antes de que los monarcas católicos, Isabella y Ferdinand, ordenaran que los judíos y musulmanes se conviertan a la fe católica o dejen el país, con el objetivo de establecer una monarquía romana católica pura.
El gobierno de España estimó oficialmente que aproximadamente 90.000 personas aplicarán para la ciudadanía, la cual también les garantizaría un pasaporte que les permite libre acceso para vivir, trabajar y viajar en toda la Unión Europea. Los funcionarios dijeron que no esperan que la mayor parte de los postulantes se muden a España, sino que se mantengan en sus propios países y usen el pasaporte español de manera secundaria.
La ley española usualmente no permite que haya ciudadanía doble excepto para personas de Andorra o Portugal, o ex colonias como las Filipinas, Guinea Ecuatorial o países latinoamericanos.
La ley, la cual fue develada inicialmente en febrero del 2014, permitiría que aproximadamente 3.5 millones de judíos sefardíes cuyos ancestros se establecieron en países como Israel, Francia, Estados Unidos, Turquía, México, Argentina y Chile apliquen para la ciudadanía española. El término sefardí se refiere a la palabra hebrea para España.
Gabriela Elorriaga, importante funcionaria del Partido Popular gobernante de España, dijo que la ley era “una manera de cerrar el círculo de reconciliación entre España y la comunidad judía”. “La idea es muy clara: Queremos llegar a aquellos que fueron expulsados y que han mantenido alguna forma de conexión con el país durante todos estos años”, dijo.
Según el borrador de la ley, el proceso de aplicación tendrá dos pasos. Primero deberán proveer pruebas de su judaísmo español a través de un certificado de la federación de comunidades judías en España o el jefe de la comunidad judía en la que residen. Si no se puede encontrar, las autoridades podrían aceptar a postulantes con el conocimiento del Ladino (lengua judía tradicional). Luego deberán  mostrar que todavía tienen una conexión especial con España, sea a través del lenguaje o de conocimientos básicos sobre el país.

Fuente: AJN

Lo último