Golda Meir: La primera dama de Israel

Golda Meir fue una verdadera pionera, estuvo presente en la fundación del estado judío y más tarde en su carrera, convirtiéndose en la primera y única mujer de Israel en mantener el cargo de primer ministro.

Coincidiendo con el 70 aniversario de Israel, la biografía investigada profundamente de Elinor Burkett se publicó por primera vez en edición de bolsillo y traza la vida de Golda de la persecución rusa a su increíble influencia en la arena política.

En este extracto, Burkett explora la participación de Golda en los eventos que condujeron a la fundación del estado de Israel, el 14 de mayo de 1948.

“Hicieron una extraña pareja”, el rey hachemita de sesenta años nacido en Arabia Saudita y la mujer judía de cuarenta y nueve años de Pinsk reuniéndose secretamente para negociar el futuro de un país al que ninguno de los dos tenía derecho de nacimiento.

Pero la laberíntica disputa diplomática provocada por la decisión británica de remitir la cuestión de Palestina a las Naciones Unidas había generado docenas de alianzas extrañas y extraños compañeros de cama, ya que degeneraba en una serie de pequeñas disputas públicas y tratos clandestinos sobre el Comité Especial de las Naciones Unidas para Palestina, UNSCOP, encargado de emitir recomendaciones para que la Asamblea General de cincuenta y cinco naciones las considere en el otoño de 1947.

Para cuando Golda se coló por la frontera en Naharayim, Transjordania, para encontrarse con el rey Abdullah, la Asamblea General estaba lista para considerar la propuesta del comité para la partición política, con Jerusalén como una ciudad internacional.

En una conferencia de prensa, a Golda le preguntaron si creía que se derramaría sangre si se adoptaba esa recomendación. «No anticipamos sangre derramada, pero estamos listos si sucede», dijo, sabiendo muy bien que el pequeño yishuv no podía contener un ataque concertado de los ejércitos de todos los países árabes que amenazaban con la invasión.

La única esperanza era que Abdullah no enviaría a su Legión Árabe -15,000 hombres entrenados y dirigidos por oficiales británicos- a través de sus fronteras y que negaría a otros ejércitos árabes el fácil acceso a ellos.

Golda casi no tenía experiencia con los árabes y ninguno negociaba con los monarcas. Pero Sharett, el principal diplomático del sionismo, estaba atrapado en Nueva York liderando el esfuerzo de cabildeo en las Naciones Unidas, y uno de los líderes del yishuv necesitaba reunirse con el rey. Así que a fines de noviembre de 1947, cruzó la frontera y esperó a que el rey llegara, como estaba previsto, al complejo de la Corporación Palestina Eléctrica.

Al rey Abdullah le habían dicho que se reuniría con el segundo diplomático sionista más importante, pero la última persona que esperaba era Golda, o cualquier otra mujer.

Compartió un café árabe con su invitado y la invitó a visitarlo en su palacio de Amán, en algún momento no especificado en el futuro, por supuesto. Luego se lanzó a un soliloquio sobre la partición y sus recientes discusiones con el Consejo de la Liga Árabe, informando que les había dicho que no colaboraría en la destrucción de un estado judío.

«Durante los últimos treinta años, ustedes han crecido y se han fortalecido y sus logros son muchos», le dijo a Golda. «Es imposible ignorarlo, y es un deber comprometerse con usted. Cualquier enfrentamiento entre nosotros será en nuestra propia desventaja. Estoy de acuerdo con una división que no me avergüence ante el mundo árabe».

Esa fue una dulce melodía para los oídos de Golda, aunque Abdullah luego volvió a una sugerencia que había estado haciendo durante décadas, que anexó toda Palestina y permitió a los judíos su propia república dentro de ella.

Limpiando esa noción, Golda trató de llevar la conversación a la resolución de partición a punto de ir a las Naciones Unidas.

«Pero quiero esta área para mí», resopló. «Quiero montar, no ser montado».

Golda fue llevada con el rey, «un hombre pequeño, muy equilibrado, con gran encanto», en sus palabras. Pero era imposible saber hasta dónde confiar en él. No muy lejos, sugirió Ezra Danin, uno de los dos traductores de Golda, advirtiéndole que Abdullah era notoriamente poco confiable y que los beduinos tenían su propio concepto de la verdad.

El Mandato Británico expiraba a la medianoche del 14 de mayo, pero la dirección del yishuv todavía estaba peleándose por si debían retrasar su declaración de independencia.

«Tenemos que llegar hasta el final», insistió Golda, que no tenía voto pero nunca se permitió perder la voz. «No podemos hacer un zigzag. El mundo está esperando nuestro anuncio. No lo hacemos ahora, nunca lo haremos».

Con 60 horas hasta la declaración programada, seis de los diez miembros del gabinete presentes giraron en dirección a Golda.

La declaración de la ceremonia de estadidad se organizó como un evento secreto para que los británicos trataran de evitar la creación de un gobierno judío antes de que su mandato expirara al día siguiente. Solo en la mañana del día catorce, el día programado para la declaración, se entregaron las invitaciones, a mano, instando a los invitados a llegar puntualmente a las 3:30 y vestirse con «atuendo festivo oscuro».

Mientras Golda subía por el Boulevard Rothschild hacia el Museo de Arte de Tel Aviv, cientos de personas ya estaban reunidas afuera, miles más sintonizados con Kol Yisrael para la primera transmisión en vivo de la estación. La sala estaba repleta de hombres y mujeres de la Agencia Judía y de la Organización Sionista Mundial, los líderes de los partidos políticos, las instituciones culturales y religiosas y la prensa internacional.

Golda ocupó su asiento junto con los otros miembros del Consejo Nacional bajo un enorme retrato de Theodor Herzl. A las 4 pm, Ben Gurion, vestido por primera vez con traje y corbata, golpeó el martillo. La Orquesta Filarmónica, escondida en un piso superior ya que no había lugar para ellos debajo, listo para tocar «Hatikvah», el nuevo himno nacional. Pero la multitud los golpeó al golpe, estallando espontáneamente en una canción.

Golda Meir
Golda Meir en la firma de la Declaración de Independencia de Israel, 15 de mayo de 1948.

Ben-Gurion estableció los principios de libertad, justicia, paz e igualdad de derechos sociales y políticos que debían guiar el nuevo estado, y concluyó: «Con la confianza en el Peñón de Israel, nos apoyamos en esta declaración, en esta sesión del Consejo Estatal Provisional, en el suelo de la tierra natal, en la ciudad de Tel Aviv, en esta víspera del Sábado, el 5 de Iyar, 5708, el 14 de mayo de 1948. «

Uno por uno, los firmantes de la declaración caminaron solemnemente hacia el escritorio donde Sharett tendió el pergamino temporal. Ben-Gurion había suplicado a los treinta y siete firmantes que adoptaran nombres hebreos antes de la ceremonia, y muchos habían cumplido. Golda no. Con las manos temblorosas y las lágrimas corriéndole por la cara, Golda firmó a Golda Meyerson.

«Desde mi infancia en Estados Unidos, aprendí sobre la Declaración de Independencia y los genios que la firmaron», dijo. «No podía imaginar que se tratara de personas reales haciendo algo real. Y aquí lo firmo, en realidad, firmando una Declaración de Independencia. No creí que me fuera debida, que yo, Goldie Mabovitch Meyerson, me lo merecía, que había vivido para ver el día. Mis manos temblaron. Lo habíamos hecho Hemos traído al pueblo judío a la existencia».

Lo último