La juventud de Abayudaya en su primer viaje a Israel recibe el nuevo rollo de la Torá en el Muro de los Lamentos

Cantando y bailando a través de las puertas de la Ciudad Vieja de Jerusalén al son de tambores, un grupo de 36 jóvenes judíos ugandeses dieron la bienvenida a un nuevo rollo de la Torá al pabellón igualitario Ezrat Israel del Muro de los Lamentos el lunes, en su última experiencia sin precedentes desde su llegada a Israel semana.

La gran mayoría del grupo, que proviene de la comunidad de Abayudaya en Mbale, en el este de Uganda, nunca había puesto un pie en Tierra Santa antes de aterrizar en Ben-Gurion el 21 de agosto. Su visita es el primer viaje de Taglit Birthright desde Uganda.

El viaje fue coordinado con la ayuda de MAROM, que representa Mercaz Ruchani u’Masorti, o el Centro para el Judaísmo Espiritual y Masorti, una organización de movimientos conservadores abierta a jóvenes de entre 18 y 35 años. Los participantes en el viaje tienen entre 18 y 26 años.

En lugar de publicitar el viaje, un hito para la comunidad de Abayudaya, un conjunto único de desafíos causó que los líderes de los viajes mantuvieran un alto grado de secreto durante los preparativos del viaje durante el último año, hasta la partida del grupo de Uganda.

Los Abayudaya se han adherido al judaísmo durante un siglo. Ellos observan el sábado – el día judío de descanso – y practican la circuncisión ritual. Su culto combina la liturgia tradicional hebrea con melodías africanas, y profesan tener una conexión profunda con Israel y sus compañeros judíos.

La mayoría se sometió a la conversión oficial de los rabinos conservadores entre 2002 y 2008.

Pero el Ministerio del Interior de Israel se niega a aceptar a Abayudaya como judío a los efectos de la inmigración, y ha rechazado docenas de solicitudes de visas por miembros de la comunidad que buscan estudiar en Israel.

Los líderes de viaje y portavoces de Taglit Birthright rechazaron múltiples solicitudes de comentarios de The Times of Israel antes del viaje, debido al temor de que cualquier publicidad pudiera hacer que se negara la entrada a todo el partido en Ben-Gurion.

Al final, el Ministerio del Interior no interfirió, y un video de los jóvenes miembros del Abayudaya bailando en la terminal de llegadas en el aeropuerto Ben-Gurion la semana pasada había obtenido 88,000 visitas al momento de escribir.

Un vocero de Birthright le dijo a The Times of Israel el lunes que todos los participantes han estado «muy conmovidos por cada momento y lugar que visitan durante la gira».

En la página de Facebook de MAROM se documentan las visitas a varios lugares en el norte del país, desde el Kibbutz Beit Alfa hasta el Monte Arbel, donde el grupo disfrutó de una vista del Mar de Galilea y la región circundante, así como la ciudad de Safed.

El grupo bailó una vez más cuando entraron a Jerusalén por primera vez el viernes, y pasaron el Shabat en la Ciudad Santa antes de marcar el final del día con un servicio de Havdalá.

El domingo, los participantes visitaron el museo conmemorativo del Holocausto Yad Vashem. Fue una experiencia reveladora para muchos de los jóvenes Abayudaya, cuya comunidad, en su corta vida, soportó su cuota de adversidad: resistieron la persecución bajo el líder ugandés Idi Amin en la década de 1970, así como una agresiva campaña de conversión por parte de misioneros cristianos.

Mientras tanto, la comunidad Abayudaya de 2.000 hombres continúa luchando por el reconocimiento en lo que ellos identifican como su tierra natal judía.

En junio, el Ministerio del Interior de Israel se negó a reconocer a Yosef Kibita, miembro de la comunidad Abayudaya que se aloja en un kibutz afín conservador en el sur de Israel, como judío a los efectos de la inmigración. El ministerio dijo que su decisión no solo se reflejó en Kibita, sino también en el resto de Abayudaya.

El rabino Andrew Sacks, director de la Asamblea Rabínica del Movimiento Conservador en Israel, que también supervisó las conversiones y circuncisiones de Abayudaya en 2002, dijo a The Times of Israel la semana pasada que la decisión fue el resultado de un sistema parcial.

«Claramente hay un patrón de discriminación aquí», dijo Sacks. «Algunos podrían decir que hay un componente racial, pero eso es difícil de probar. Pero a pesar del dictamen del Tribunal Supremo de que las comunidades locales pueden manejar sus propias conversiones, el Ministerio del Interior está constantemente buscando barreras y tecnicismos que conduzcan al rechazo de conversiones por parte de nuestro movimiento por parte de batei din [tribunales rabínicos], particularmente en países en desarrollo donde su piel no es blanco».

A partir de ahora, Yosef sigue solicitando ser reconocido como judío por el estado, y el Tribunal Supremo ha emitido una orden judicial temporal contra la deportación de Yosef, cuya visa ha expirado desde entonces. El gobierno recibió hasta el 29 de julio para responder a la apelación de Yosef, pero esa fecha llegó y se fue, y finalmente solicitaron una extensión hasta después de las vacaciones, aunque todavía no se ha establecido una fecha específica.

Aunque el Gran Rabinato ultraortodoxo de Israel y el Ministerio del Interior no reconocen las conversiones encabezadas por los conservadores de Abayudaya, la Agencia Judía para Israel, una entidad paraestatal que fue instrumental en la fundación y desarrollo de Israel, y la mayor organización sin fines de lucro judía en el mundo, recientemente ha reconocido incondicionalmente a Abayudaya como judío.

Desde 1948, la Agencia Judía ha ayudado a 3 millones de recién llegados a inmigrar a Israel, proporcionando vivienda y otros recursos clave en centros de absorción en todo el país.

Durante la celebración en honor a la introducción del nuevo rollo de la Torá en el pabellón de Ezrat Israel, los líderes de Masorti bailaron junto con la juventud de Abayudaya. El momento de la llegada de la Torá a Israel, señaló un portavoz de MAROM, fue extraordinario, ya que coincidió con el viaje pionero de Birthright de la comunidad ugandesa.

Después de la procesión, Abayudaya participó en la oración igualitaria de la mañana, así como en la introducción y primera lectura del rollo de la Torá.

Fuente: The Times Of Israel

Lo último