Los 500 años del gueto que crearon los venecianos para acoger a los judíos españoles

Los 500 años del gueto que crearon los venecianos para acoger a los judíos españoles
La Sinagoga Española fundada por descendientes de
 judíos españoles, en la década de 1550 
El 29 de marzo de 1516, el Senado de la Serenissima República de Venecia aprobó un decreto estableciendo que «los judíos debían vivir todos reunidos en una misma zona» lejos del cuerpo de la ciudad. Los venecianos tomaron esta decisión a consecuencia de la llegada masiva de refugiados judíos que habían sido deportados de la península ibérica.

Se eligió para confinarlos y segregarlos un terreno en el distrito de Cannaregio, rodeado de canales y con únicamente dos accesos. Los judíos solo podían abandonar ese recinto durante las horas diurnas y únicamente llevando un gorro de color amarillo que les distinguiera como hebreos. Desde la medianoche hasta el alba estaban obligados a permanecer encerrados en ese perímetro, cuyas dos únicas puertas de acceso eran custodiadas por guardias cristianos a los que la propia comunidad hebrea estaba obligada a pagar.
El de Venecia fue el primer gueto de la historia de la humanidad y se mantuvo durante casi tres siglos, hasta que en 1797 las tropas de Napoleón dieron fuego a sus portones y pusieron fin al confinamiento de los hebreos que vivían allí encerrados. El ascenso del nazismo en Alemania recuperó para la historia este tipo de espacios segregadores.
500 años después la Ciudad de los Canales recuerda con conciertos, representaciones teatrales y exposiciones el nacimiento del primer gueto del mundo. «Lo podemos considerar el primer gueto oficial del mundo», relató a Efe por teléfono desde la ciudad de los canales el estudioso Riccardo Calimani (1946), autor del libro «Storie del ghetto di Venezia».
Los judíos en la Venecia del siglo XXI
En la actualidad, solo una decena de judíos sigue viviendo en el gueto, aunque la zona «continúa atrayendo a turistas con su sinagoga del siglo XVI y sus tiendas de productos judíos, galerías de arte, restaurantes y panaderías kosher», explicó el estudioso.
Durante la Segunda Guerra Mundial también sufrieron por su condición de judíos y 246 miembros de esta comunidad fueron deportados a campos de concentración nazis.
No sufrieron la brutal persecución a la que eran sometidos en otras partes de Europa, pero los judíos en Venecia estaban «discriminados y solo se les permitía trabajar como prestamistas, doctores, mercaderes y vendedores de paños», afirmó el estudioso.
Fuente: ABC HISTORIA

Lo último