Los judíos en América

La migración judía a América se realizó en forma casi simultánea a la fundación de las primeras colonias americanas. Muchos judíos sefardíes (descendientes de españoles o de portugueses) se establecieron primero en Brasil. Sin embargo, la persecución a la que les sometió la Inquisición volvió a obligarles a huir.

La primera comunidad de judíos en Norteamérica fue fundada en 1654 por algunos de los que habían abandonado Brasil, en la colonia holandesa de Nueva Amsterdam (actual Nueva York). En el periodo de la lucha por la independencia de Estados Unidos, hacía 1780, llegaba a 2.000 el número de judíos que vivían en las colonias.

Durante gran parte del siglo XIX, la mayoría de los inmigrantes que llegaron a Estados Unidos después de 1815 provenían de Alemania, huyendo del antisemitismo surgido después de la caída de Napoleón y la fallida revolución de 1848. Hacia 1880, la comunidad judía en Estados Unidos alcanzaba los 250.000 individuos, y esta cifra aumentó considerablemente durante los siguientes 40 años, cuando casi tres millones de inmigrantes judíos llegaron a este país procedentes del este de Europa. Esta emigración a gran escala cesó en 1924, cuando entraron en vigor las restricciones impuestas por un sistema de cupos de entrada.

En Argentina los primeros grupos de judíos surgieron hacia 1868. Más tarde (1912-1917), debido a la desintegración del Imperio otomano y a la persecución musulmana, llegaron nuevos contingentes tanto a territorio argentino como mexicano, particularmente a la zona de Puebla y Yucatán. Hacia 1941 se produciría una nueva oleada en todo el continente americano de gentes que huían de la persecución nazi.

Ultimas entradas