La Historia de la Comunidad Judía en Bolivia: Superando Desafíos y Cambios

La historia de la comunidad judía en Bolivia: Un relato de resiliencia y adaptación en tierras suramericanas.

En los anales de la historia boliviana, se encuentra una narrativa menos conocida pero igualmente fascinante: la historia de la comunidad judía en Bolivia. Este relato se remonta a tiempos coloniales y se entrelaza con épocas de persecución, inmigración y adaptación. A lo largo de los años, esta comunidad ha enfrentado desafíos significativos y experimentado cambios demográficos notables, marcando un impacto profundo en la diversidad cultural del país.

Los Primeros Pasos en Tierras Bolivianas

La presencia judía en Bolivia tiene sus raíces en la época colonial, cuando el territorio boliviano formaba parte del virreinato del Perú. En esos días, llegaron «criptojudíos» procedentes de España. Algunos de ellos se aventuraron en las peligrosas minas de plata de Potosí, mientras que otros fueron pioneros en la fundación de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra en 1557.

Curiosamente, los únicos registros que subsisten de esta era colonial provienen de los documentos de la Inquisición, que se estableció en Perú en 1570. Estos registros pintan un sombrío panorama de la comunidad criptojudía, que estaba bajo la constante amenaza de persecución.

Sin embargo, no fue hasta principios del siglo XX que se produjo un establecimiento judío más sustancial en Bolivia. En 1905, un grupo de judíos provenientes de Rusia llegó al país, seguido por otros grupos de Argentina y familias sefarditas de Turquía y el Cercano Oriente. A pesar de estas llegadas, la comunidad judía siguió siendo pequeña hasta la década de 1930.

La Inmigración Judía en la Década de 1930

La década de 1930 marcó un punto de inflexión en la historia judía de Bolivia. Miles de refugiados, en su mayoría judíos, huyeron de la creciente persecución en Europa Central, dominada por los nazis. En busca de un refugio seguro en América Latina, muchos eligieron Bolivia, ya que países como Argentina, México, Brasil y Chile comenzaron a imponer restricciones severas a la inmigración.

Bolivia se convirtió en el principal destino de estos refugiados hacia finales de la década, aunque en 1939 se modificó la política de inmigración del país y se suspendieron indefinidamente los visados para los judíos. Sin embargo, la inmigración judía continuó de todas formas.

El Auge y Declive Demográfico

Después de la Segunda Guerra Mundial, llegó a La Paz un grupo de judíos polacos que habían huido de la Europa ocupada por los nazis y que habían abandonado Shanghái debido a la instauración del régimen comunista. La mayoría de ellos se unió a la comunidad judía preexistente en Bolivia.

A fines de la década de 1930, la estabilidad de las comunidades judías organizadas en Bolivia comenzó a consolidarse. El Círculo Israelita, formado en 1935 por judíos de Europa Oriental, fue la primera organización comunitaria. A esta le siguió la Comunidad Judía Alemana. Bajo el ala del Comité Judío Central de Bolivia se establecieron diversos servicios comunales, como la Jevrá Kedushá, el Cementerio Israelita, el Bikur Jolim y un hogar para ancianos. La comunidad en La Paz también inauguró el Colegio Israelita, una institución educativa completa que abarcaba desde jardín de infantes hasta niveles primarios y secundarios.

A medida que avanzaba la década de 1950, la tendencia demográfica cambió drásticamente. Muchos judíos que habían llegado durante la guerra, junto con sus hijos, comenzaron a abandonar el país en busca de lugares «más europeizados» en Latinoamérica, como Argentina y Brasil, o migraron a los Estados Unidos, Israel o regresaron a sus países de origen. Este éxodo estuvo motivado por diversos factores, incluida la inestabilidad política en Bolivia.

A pesar de estos desafíos demográficos, Bolivia mantuvo una actitud amistosa hacia Israel en las Naciones Unidas, incluso apoyando la resolución de la partición de Palestina en 1947. Hubo una cooperación mutua en programas de asistencia entre Bolivia e Israel a lo largo de los años.

La Evolución Contemporánea de la Comunidad Judía en Bolivia

A principios de la década de 1990, la población judía en Bolivia había disminuido aún más, con alrededor de 700 miembros. Esta cifra continuó reduciéndose a medida que las generaciones más jóvenes optaron por emigrar.

Hoy en día, la mayoría de los judíos en Bolivia residen en la capital, La Paz, aunque existen comunidades más pequeñas en Santa Cruz y Cochabamba. El Círculo Israelita, que fusiona al Círculo Israelita de La Paz y la Comunidad Israelita de Bolivia, es la organización comunitaria central. Además, hay sinagogas y un rabino en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Desde el punto de vista económico, los miembros de la comunidad judía han encontrado su lugar en la industria, el comercio y la importación/exportación.

Sin embargo, la comunidad judía en Bolivia ha enfrentado nuevos desafíos en las últimas décadas. La disminución demográfica continuó después de la elección del presidente Evo Morales, de tendencia socialista, en 2005. Sus vínculos con líderes como Hugo Chávez y Mahmoud Ahmadinejad, que comparten su visión antinorteamericana, contribuyeron a la inseguridad de la comunidad.

Los líderes comunitarios temen que, en las próximas dos décadas, la población judía en Bolivia pueda desaparecer por completo.

La historia de la comunidad judía en Bolivia es un testimonio de resiliencia y adaptación en un país con una diversidad cultural rica y cambiante. A pesar de los desafíos a lo largo de los años, los judíos en Bolivia han contribuido significativamente a la tapestry cultural del país y continúan enfrentando un futuro incierto con determinación y esperanza.

Te Puede Interesar
27 COMENTARIOS
  1. en el Salvador hay miles de judios secretos son judios catolicos no quieren asectar que son judios ali llegaron los espanoles eran cristianos nuevos osea catolicos romanos ali hay mucho fanatismo asia el clero romano maritano idolatras catolisismo espanol mentirosa relijion trinitarios creyendo en tres/ eso no esta en la viblia dios es uno olle Israel el senor uno es no hay hotro dios fuera de mi/ no ta haras imajen ni te inclinaras aellas por yo soy tu dios fuerte y seloso. amigo dios es espirito no es carne ni hueso. refiriendose. adios que es espiritu. dios le dijo a moises y seras como un dios para este pueblo/ no aguala adios/ se refiere.a conocer la verdad de dios y tener la autoridad de dios.es como una halluda mutual asia el pueblo de Israel bueno en ese tienpo todo hera material dios queria algo major para su pueblo elque abia escojido una vida heterna

  2. jesus fue un verdadero hijo de david mi gran fader/jesus fue circunsidado. sus padres lo llevaron al temple jesus fue un verdadero judio amaba aisrael y losige amando asta los ultimos tiempos el vive es espirito perfecto dios esta en el por eso hay dos el padre y el hijo en tersera de juan del Nuevo testament dice el que dice que tiene alpadre y no tiene al hijo es mentiroso la ley llego asta juan el vautista aora estamos en la gracia del senor jesucristo aora hay micericordia por jesucristo ylos apostolez efesios 2. 20

  3. en Bolivia habemos miles de judíos sefarditas por descendencia, solo q la mayoría no lo saben y piensan q son descendientes de españoles convertidos al cristianismo pero las raíces son las mismas. somos judíos cristianos sefarditas.

  4. Hola Ruben es cierto que en Bolivia hay muchas personas con descendencia Sefardí pero hay que empezar a trabajar en organizar talleres, foros, seminarios y eventos al respecto, para informar a la gente y así podremos levantar nuestras comunidades.

    • Así es yo creo urgente luchar contra él antisemitismo en internet hay organizaciones muy radicales en boliviano que niegan él holocausto. Es muy triste.

  5. Mis antepasados vienen del Alto de Perú como en 1800. Ingresan a mi país como 1818, no se si hay más. Los que he podido investigar vienen de Potosí, Sucre, suchisaka, cuchabanba… disculpen si no pongo bien los nombres. Mi comentario, es para saber que fue lo que paso en Bolivia en esa época que obligo a venir a estos bolivianos a este país. Agradezco alguna información. Grcias

  6. No es judio el que cree en jesus el judaismo es uno solo es una religion monoteista el que quiera saber de judaismo que busque un circulo israelita en su ciudad no se metan en falsos lugares que son de mesianicos que no son judios saludos

  7. Soy criolla, mi familia vino de España representando a la Corona,sus descendientes héroes en la guerra de independencia,católicos romanos,y una familia de intelectuales y con mucho respeto a otras culturas.
    Tendría unos 6 añitos,manteniamos casas en La Paz, Oruro y Sucre.
    Estando en Oruro mi adorado papi le pidió a mi mami que visitará a una extranjera que estaba en casa de la Iglesia,fuimos ,me acuerdo sólo que nos sirvieron te en vasos,mi niñera me dijo que tomará, les llevamos conservas,la Sra no hablaba castellano pero Francés y su hijita mayor que yo se llamaba Solange,se fueron y nunca las volví a ver.
    Ya adulta mi papi me dijo eran sobrevivientes de campos de concentración y el y mi mami querían que se sintieran bienvenidos.
    En my familia sólo nos relacionabamos socialmente con familia.
    Pero si a compartir y ayudar a todos.
    Siempre me acuerdo de ellas que mi Dios las haya protegido.
    Tengo 76 años.En la Universidad en USA conocí y luego me case con un americano judío, pero nuestros hijos son católicos practicantes, siempre respete su religión como el la mía, aprendí a preparar sus platos favoritos y el llegó a querer a mi Bolivia,mi cultura y mi familia,falleció después de 45 años de casados.
    La base de convivencia es respeto.
    No vinieron judíos durante la colonia.
    Todos los que embarcaban a las colonias Españolas tienen su registro en España, nombre,religion,trabajo,etc.
    Bolivia fue el único país que abrió sus puertas a los judios Europeos.

  8. Así es yo creo urgente luchar contra él antisemitismo en internet hay organizaciones muy radicales en boliviano que niegan él holocausto. Es muy triste.

  9. Es una pena que la comunidad judía en Bolivia esté decreciendo a un ritmo acelerado. Sería muy interesante ver documentales o videos sobre el estado actual de la comunidad judeo-boliviana, cuál es su grado de participación en la sociedad, el mantenimiento de sus costumbres e identidad, etc.

    Saludos desde Argentina.

  10. Existimos muchas personas que por dentro amamos a Israel y aunque no pertenecemos a las comunidades judías, tenemos algunas costumbres heredadas e historias contadas desde la infancia que nos hicieron ser próximos a Israel, en Bolivia durante la colonia es más que seguro que llegaron judíos escondiéndose de la inquisición y seguramente se mezclaron con personas originarias de Bolivia, creando mestizos que en el interior de nuestras almas sentimos un raro cariño hacia Israel, muchos se refugiaron en congregaciones evangélicas que tienen apego a nombres, canciones y costumbres hebreas, es como si internamente ese deseo de volver a Israel existiera sin saber de dónde o porque lo tenemos. Algún día iré a Israel y le daré paz a este interior que constantemente me pide que haga eso.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último