miércoles, febrero 8, 2023

Nora Tausz Ronai: Sobreviviente del Holocausto y campeona brasileña de natación sigue compitiendo a los 98 años

El mes pasado, en los Juegos Panamericanos de Medellín, Colombia, espectadores, periodistas y los organizadores del evento se alinearon con anticipación al borde de una piscina para ver un combinado de 400 metros. Estaban allí para ver a Nora Tausz Ronai, quien terminaría la carrera, que incluye brazo, espalda, mariposa y estilo libre, a pesar de que tiene 98 años.

Después de salir de la piscina, Nora Tausz Ronai recibió un minuto completo de aplausos. Cuando el personal médico le ofreció una silla de ruedas, ella la rechazó, informó El Colombiano.

“Cuando estoy en la piscina, siento que estoy descansando, obviamente no físicamente, sino moralmente. La piscina me salva de muchas situaciones opresivas”, dijo Tausz Ronai a JTA. “Algunas situaciones son enloquecedoras. Si nadas, no lloras. Es como si me lavaran el cerebro desde adentro”.

Además de sus logros en la piscina, todos ganados desde que comenzó a nadar de manera competitiva a los 69 años, que incluyen romper varios récords nacionales y regionales para sus grupos de edad en Juegos Brasileños, Sudamericanos y Panamericanos, la historia de perseverancia del Holocausto de Nora Tausz Ronai ha agregado a su leyenda local e inspiró a legiones de atletas brasileños, jóvenes y mayores.

Nora Tausz Ronai posa para una foto en Río de Janeiro, 2020.
Nora Tausz Ronai posa para una foto en Río de Janeiro, 2020. (Cortesía de Julia Ronai)

“Ella sufrió tantas pérdidas solo porque era judía, superó las dificultades y siguió adelante. Como en la natación, el desafío es la consistencia y la determinación”, dijo a JTA Cinthia Griner, una atleta judía de 61 años que recientemente ganó el título de “Reina del Mar” por nadar en toda la playa de Copacabana en Río. “Es muy emotivo ver cómo es celebrada y admirada por los otros nadadores, quienes se alinean para tomarse una foto con ella”.

Nacida como Nora Tausz en 1924, en lo que entonces era la ciudad italiana de Fiume, y lo que hoy es Rjeka, Croacia, su abuelo era un judío tradicional y practicante. Pero su padre, que se casó con una mujer judía, terminó bautizándose y convirtiéndose al catolicismo como parte de una disputa familiar que involucró a algunos pequeños anfibios. Eso fue antes de que naciera Tausz Ronai, dejándola «técnicamente católica».

“La aversión de mi padre por la religión comenzó durante su niñez. Cuando se estaba preparando para su bar mitzvah, el rabino se quejó de que no estudiaba lo suficiente. Mi abuela estaba furiosa y arrojó por la ventana las salamandras que recogió cuidadosamente y los gatos se las comieron”, explicó Nora Tausz Ronai.

Después del nacimiento de Nora, Edoardo Tausz se convirtió en presidente de una agencia de seguros húngara. Pero en 1935, el gobierno húngaro emitió una ley por la cual los no ciudadanos ya no podían trabajar en puestos de alto rango. La compañía le ofreció la oportunidad de obtener la ciudadanía húngara, pero él rechazó la medida por considerarla oportunista, renunció a su trabajo y se unió a una compañía de seguros italiana.

En 1938, la promulgación de leyes raciales en Italia despojó a los judíos de su ciudadanía. Tausz perdió su trabajo de la noche a la mañana sin compensación, su cuenta de ahorros para la pensión fue incautada y sus hijos Nora y Giorgio fueron expulsados ​​​​de la escuela.

«No había nada que hacer. El gobierno dijo que éramos de ‘raza judía’. No estábamos conectados con la comunidad judía oficial. Cuando murió mi abuelo, nadie podía pagar su entierro judío. Incluso mi prima, que era muy católica y asistía a la escuela benedictina, fue expulsada de la noche a la mañana por el cura. Terminó en Auschwitz”, dijo Nora Tausz Ronai en una entrevista con el Centro Primo Levi en 2020.

Tausz Ronai posa con su hermano Giorgio en Fiume, Italia, 1939. (Cortesía de la familia Ronai)
Tausz Ronai posa con su hermano Giorgio en Fiume, Italia, 1939. (Cortesía de la familia Ronai)

Al carecer de nacionalidad y recursos, Edoardo Tausz preparó a su familia para irse, llegando a varios países, incluidos Australia, Argentina y Estados Unidos. Incluso encontró una guía telefónica de Nueva York y llamó a varias familias de Tausz para pedir ayuda, pero nunca recibió una respuesta.

Después de que Italia entrara en guerra, en el verano de 1940, el alcalde ordenó la redada de todos los hombres judíos en Fiume.

“Llegaron antes del amanecer, quizás a las 4 am, unos seis hombres uniformados con bayonetas y revólveres en las manos. Se llevaron a mi padre y fueron por mi hermano. Mi madre rogó por Giorgio porque era ‘solo un niño’, aunque en realidad tenía 18 años. [Los soldados] se dieron por vencidos y lo dejaron [a Giorgio] atrás”, recordó Tausz Ronai.

Finalmente, Giorgio fue atrapado en una estación de tren mientras intentaba escapar. Aunque era “técnicamente católico”, en sus documentos figuraba la palabra “judío”, por lo que fue llevado al campo de detención de Torretta, donde también estuvo encarcelado su padre.

“Al menos sabíamos dónde estaban. Todo lo que podíamos hacer era llevarles algo de comida. Supongo que en Alemania habríamos estado peor”, dijo Nora Tausz Ronai.

Los alemanes pronto comenzaron a llevarse mujeres y niños judíos. Tausz Ronai y su madre apelaron a un viejo amigo de la escuela de Edoardo Tausz, un ministro católico llamado Nino Host Venturi. Intervino para liberar a los hombres de Tausz después de haber estado en el campamento durante dos meses. Poco después, todos los judíos detenidos en Torretta fueron llevados a una fábrica de arroz en Trieste y asesinados.

La conversión de Edoardo Tausz al catolicismo no fue suficiente para librarlo a él y a su familia del antisemitismo, pero se convirtió en la razón por la que sobrevivieron.

“El Vaticano había puesto a disposición de los judíos conversos 3.000 visas para Brasil, que fue nuestro caso. Sin embargo, las visas eran muy caras. Mi tía Valeria, que trabajaba para el Vaticano intercambiando dólares en el mercado negro, logró gestionar nuestras visas a través de sus contactos. Eso nos salvó”, dijo Nora Tausz Ronai.

Nora y Paulo Ronai caminan por el centro de Río de Janeiro en 1950.
Nora y Paulo Ronai caminan por el centro de Río de Janeiro en 1950. (Cortesía de la familia Ronai)

En 1941, la familia Tausz llegó a Río de Janeiro, donde la aversión a la religiosidad de Nora Tausz Ronai, de 17 años, se hizo más fuerte. Sin embargo, quizás inconscientemente, sus raíces judías han seguido impregnando aspectos de su vida desde entonces.

En la escuela secundaria, no se unió a nadie excepto a un compañero de clase llamado Elias Lipner, un judío religioso que estaba enamorado de ella.

“Era una isla de cultura, el único con el que podía hablar. Sin embargo, desde el punto de vista religioso, una vida en común no sería posible. No encendería velas de Shabat. Yo no haría kosher mi casa. No circuncidaría a mis hijos”, dijo Nora Tausz Ronai.

Su mejor amiga, Judith Grunfeld, que también era judía, le presentó a Paulo Ronai, el judío húngaro con el que se casaría en 1952 y con el que pasaría 40 años, hasta su muerte a los 85 años en 1992.

Ambos eran ateos y hablaban húngaro entre ellos, el idioma que Tausz Ronai aprendió con fluidez después de vivir durante cuatro años en Budapest durante su infancia.

“Necesitaba intercambiar ideas y eventualmente convencer a mi pareja con argumentos. El argumento de Elias era la tradición. No necesitaba el judaísmo en absoluto. Paulo pensaba como yo”, explicó Nora Tausz Ronai, subrayando que tuvieron una boda civil sin Jupá.

Nora Tausz Ronai, que habla con fluidez italiano, fiumano (un dialecto del veneciano), húngaro, alemán, francés, inglés y portugués, se convertiría en una arquitecta consumada y escribiría tres libros, incluido uno sobre la historia de su vida y otro para niños. Paulo Ronai fue un aclamado traductor, filólogo y crítico. Nacido en Budapest, fue enviado a un campo de trabajo en 1940, donde permaneció durante seis meses, antes de obtener una visa y emigrar a Brasil en 1941. Salvó a su madre, hermanas y cuñados, pero su primera esposa Magda fue asesinado por los nazis a orillas del Danubio.

Nora y Paulo Ronai criaron a sus hijas nacidas en Brasil, Cora y Laura, como ateos y celebraron fiestas nacionales como Navidad y Semana Santa, desde un punto de vista cultural. Pero muchos de los descendientes de Laura y Cora Ronai están siendo educados como judíos. Algunos han estado en Israel en viajes de Birthright y asisten a campamentos de verano judíos.

“Mi mamá es una verdadera madre judía, aunque no se considere a sí misma como tal”, dijo Laura Ronai, cuyos nietos asisten a una escuela judía brasileña.

Cora Ronai, quien es una reconocida columnista en el periódico más grande de Río, O Globo, ha viajado por el mundo a través de su trabajo, pero llegará a Israel por primera vez para el bar mitzvah de su nieto en diciembre.

“Es una mezcla de curiosidad y expectativa. Existe la sensación de que finalmente voy a visitar a mis familiares, mi familia”, dijo a JTA. “Los rituales son el punto de encuentro entre las generaciones pasadas y las futuras. Veo el bar mitzvah de Fabio como un pacto que hará con sus ancestros, un compromiso para honrarlos”.

En marzo, la periodista fue invitada a hablar con sus nietos y colegas en una escuela ORT judía, donde habló sobre su carrera y las raíces judías de su familia, así como sobre los logros en natación de su madre.

“Cada vez que me encuentro en un ambiente predominantemente judío, todo me parece tan familiar, desde la comida hasta la gente y las conversaciones”, agregó Cora Ronai.

Tausz Ronai se encuentra en el centro de una foto familiar en 2016.
Tausz Ronai se encuentra en el centro de una foto familiar en 2016. (Leo Aversa)

Aparte de los rituales, la familia siempre ha apoyado las causas judías.

“Cuando los atletas israelíes fueron asesinados durante los Juegos Olímpicos de Verano de 1972 en Múnich, tomé algunas de mis medallas más importantes y las envié a la embajada de Israel para que llegaran a las familias en duelo”, dijo Nora Tausz Ronai, quien también plantó varios árboles en Israel, a través del Fondo Nacional Judío para conmemorar a sus seres queridos. “Cada vez que puedo, defiendo a Israel”.

Se comprometió con los deportes desde una edad temprana, ya que sus padres eran atletas en Italia (su padre era remero y esgrimista y su madre jugaba al tenis) y se convirtió en fanática del esquí y la esgrima. Cuando llegó a Brasil, Nora Tausz Ronai comenzó a dedicarse al buceo y la natación, lo que hizo en paralelo a su carrera como arquitecta y profesora universitaria.

Nora Tausz Ronai empezó a competir recién en 1993, a los 69 años, tras la muerte de su marido.

Desde entonces, ha ganado 13 medallas de oro y ha batido 12 récords mundiales en el Campeonato Mundial Máster, competición internacional para deportistas mayores de 35 años. En el Campeonato Mundial de Natación Máster de 2014 en Montreal, Nora Ronai nadó los 200 metros mariposa en menos de nueve minutos para establecer un récord mundial, porque se convirtió en la nadadora de mayor edad en completar el evento.

Patricia Filler Amorim, una ex nadadora olímpica de estilo libre brasileña-judía y ganadora de varias medallas en los Juegos Maccabi, llamó a Nora Tausz Ronai «una atleta de referencia».

“Los ganadores no se dan por vencidos, siempre están buscando el próximo sueño, el próximo desafío, lo que los mantiene muy vivos. Para nosotros los judíos en particular, vivir y resistir es esencial”, dijo Filler Amorim.

Nora Tausz Ronai resumió mejor cómo perduraba su judaísmo dentro de ella.

“Mi huella más judía es hacer preguntas, pensar, distinguir entre el bien y el mal a partir de la ética. Tuve suerte, soporté y sobreviví”, dijo.

MIRA TAMBIÉN:

Las pruebas de ADN podrían cumplir la promesa de Dios a Abraham al revelar a millones de judíos

El Nombre de DIOS en nuestro ADN

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Últimas publicaciones

spot_img