Una pequeña comunidad judía de Nuevo México está tratando de recomprar su histórico edificio de sinagoga

El bar mitzvá de Neal Behrendt fue la primera ceremonia judía de mayoría de edad celebrada dentro del Templo Montefiore en Las Vegas, Nuevo México, en más de 75 años.

Eso se debe en parte a que la comunidad judía local es pequeña: la madre de Neal, Nancy Terr, recuerda que cuando su familia se mudó allí en 1958, los lugareños bromearon diciendo que duplicaron la población judía de Las Vegas.

Pero también es porque el edificio del Templo Montefiore ha sido una iglesia desde la década de 1950.

Ahora, Terr y otros en Las Vegas, Nuevo México, una ciudad de unos 13,000 habitantes a una hora en automóvil de Santa Fe, quieren recomprar el Templo Montefiore, la primera sinagoga en el Territorio de Nuevo México. Han lanzado una campaña de crowdfunding para hacer precisamente eso, estableciendo el objetivo de recaudar $200,000 para fines de septiembre.

Ya han recaudado casi la mitad de la meta, trayendo cientos de donaciones de todo Estados Unidos y más allá después de que su petición se difundiera en las redes sociales esta semana.

La Comunidad Judía de Las Vegas, una organización oficial sin fines de lucro desde 2010 pero un grupo informal durante mucho más tiempo, ha estado interesada en comprar el edificio durante más de 20 años, dijo Terr. Pero no estuvo disponible para la venta hasta el mes pasado, ya que la arquidiócesis local aumenta sus ventas de propiedades para compensar a los sobrevivientes de abuso sexual por parte de miembros del clero.

Cuando la iglesia anunció que vendería la propiedad, se arremolinaron rumores de que una universidad local quería comprar el terreno y, bueno, convertirlo en un estacionamiento.

«Eso nos puso nerviosos al pensar que eso iba a suceder», dijo Terr, quien dice que ha comenzado, pero aún no ha completado, el proceso de solicitud para que Temple Montefiore figure en el Registro Nacional de Lugares Históricos.

Dedicado la semana anterior a Rosh Hashaná en 1886, el edificio de la sinagoga se estableció cuando la creación del ferrocarril llevó a los comerciantes judíos, en su mayoría de ascendencia alemana, al oeste.

Aunque los judíos nunca fueron una población descomunal en Las Vegas, eran bien considerados en la comunidad. La mitad de las personas que donaron a los fondos para la construcción de la sinagoga en la década de 1880 no eran judías, según «A History of the Jews in New Mexico» del historiador Henry Tobias, y la inauguración de la sinagoga fue acompañada por una actuación de un coro presbiteriano. El alcalde de la ciudad, Louie Trujillo, dijo al periódico Las Vegas Optic en marzo: «Esta ciudad no estaría viva si no fuera por los comerciantes judíos que se establecieron aquí en la década de 1800».

En 1922, a medida que la comunidad judía continuaba creciendo, el edificio se trasladó a otro lugar a pocas cuadras de distancia. Pero para 1950, la población había disminuido tanto que la comunidad no podía sostener una congregación, y los servicios en el Templo Montefiore fueron cancelados. La Iglesia Bíblica de Las Vegas compró el edificio por $8,000 en 1957, pero debido a la necesidad de reparaciones extensas, la iglesia vendió el edificio a la Arquidiócesis de Santa Fe en 1964, y ahora está en uso como un centro comunitario católico del campus en la Universidad de New Mexico Highlands.

La comunidad judía local se benefició en la década de 1990 de un fenómeno repentino de personas que descubrieron su ascendencia criptojudía, familias judías que se convirtieron al catolicismo durante la Inquisición española, pero que mantenían en secreto las costumbres judías, y abrazaron su herencia judía.

Pero durante 65 años, los judíos locales han tenido que viajar a Santa Fe, donde hay múltiples sinagogas, para los servicios regulares. También han alquilado el edificio del Templo Montefiore para eventos especiales, según Terr, pero tuvieron que cubrir cruces y otros símbolos cristianos para hacerlo.

La comunidad de hoy es pequeña, pero aún ofrece programación para los lugareños judíos, que incluye lecciones de baile israelíes, eventos sociales, celebraciones de Hanukkah y limpiezas en el histórico Cementerio de Montefiore, uno de los primeros cementerios judíos establecidos al oeste del río Mississippi. También organiza eventos para estudiantes internacionales en el United World College of the American West, un internado que forma parte de una red financiada inicialmente por el empresario judío Armand Hammer.

Diana Presser, la ex secretaria del grupo que se mudó a Las Vegas en la década de 1990 después de visitar y enamorarse de la pequeña ciudad, ha estado involucrada en la comunidad judía desde entonces.

«Para mí, la comunidad judía es una verdadera bendición», dijo Presser, quien estima que hay 20 judíos viviendo en Las Vegas. Una docena de ellos, dijo, han organizado servicios a lo largo de los años, a veces con un rabino visitante y otras por su cuenta, en casas de miembros de la comunidad o en espacios alquilados.

Ahora se han embarcado en un esfuerzo mucho más ambicioso: recaudar los fondos necesarios para recuperar la propiedad de la histórica sinagoga de Las Vegas. El grupo también ha obtenido un préstamo puente, así como fondos continuos de la Federación Judía de Nuevo México. (La federación se ha enfrentado recientemente a una agitación después de que muchos de los miembros de su junta y su CEO renunciaron en medio de acusaciones de acoso y mala gestión contra el CEO. Terr es un miembro actual de la junta, según el sitio web de la federación).

Esta semana, la Comunidad Judía de Las Vegas lanzó un GoFundMe que, hasta el jueves, había recaudado casi $100,000. El apoyo ha llegado en línea y localmente de cristianos que quieren ver prosperar a la comunidad, dijo Terr, y señaló que se beneficiarían de tener acceso a clases locales de hebreo. El grupo confía cada vez más en que puede comprar el edificio, pero el costo de mantener el edificio de 136 años sigue siendo una preocupación.

El grupo tiene algunos modelos en los que inspirarse. El mes pasado, la comunidad judía de Helena, Montana, cerró un acuerdo con la Iglesia Católica después de un esfuerzo de meses para recomprar la primera sinagoga del estado, también apoyada en parte a través de crowdfunding. En una ceremonia de firma el 26 de agosto, el edificio fue devuelto a la comunidad judía de Montana. Terr espera que su comunidad en Las Vegas tenga un resultado similar y la cooperación de la iglesia.

«Siempre ha sido un sueño recuperarlo», dijo Terr sobre el edificio del Templo Montefiore. «¿No sería genial tener eso?”

FuenteJTA

TE PUEDE INTERESAR

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo más reciente