La historia secreta de ‘Hava Nagila’

Cada canción lleva muchas historias. Antes de que fuera un himno de boda judío universal, un canto de fútbol europeo y un cliché musical judío por excelencia, la canción hebrea «Hava Nagila» comenzó como una melodía popular jasídica. Las muchas vidas de la canción han generado un documental galardonado, una batalla judicial israelí y una brecha de generaciones entre dos familias judías. Pero sus orígenes reales permanecieron envueltos en misterio. ¿Cómo se convirtió una melodía popular religiosa de Europa del Este en un emblema sónico sionista solo para arrojar sus formas religiosas y políticas y transformarse una vez más en una oda genérica a la felicidad?

La historia comienza con el músico Abraham Zvi Idelsohn. Nacido en 1882 en Feliksburg, en el noroeste del Imperio ruso (actual Letonia), se formó como cantor en Libau antes de mudarse a Alemania en la década de 1890 para estudiar en el Conservatorio Stern de Berlín y la Academia de Música de Leipzig. Idelsohn luego trabajó como cantor en Leipzig, Ratisbona y Johannesburgo, Sudáfrica. En 1907, se estableció en Jerusalén con su familia.

Viviendo al lado de Eliezer Ben-Yehuda, el padre del hebreo moderno, Idelsohn se propuso como su propio objetivo crear una música hebrea moderna para acompañar el renacimiento nacional de la vida judía en su antigua patria. En el espíritu del filósofo sionista Ahad Ha’am, Idelsohn comenzó a recopilar todas las riquezas de las tradiciones musicales judías que encontró en la Palestina otomana y en toda la diáspora. Usando la tecnología de grabación emergente, comenzó a transcribir canciones populares y hacer grabaciones de campo para forjar un sonido musical nuevo y antiguo que sería (en su opinión) auténticamente judío. Eso significaba descubrir lo que él imaginaba que era la capa más antigua de melodía preexílica común a todas las tradiciones judías y liberarla de las acumulaciones extranjeras resultantes del exilio.

El proyecto de Idelsohn fue descaradamente político. Denunció la «asimilación» cultural y espiritual que experimentó entre los judíos alemanes. Él criticó a sus compañeros músicos judíos por acudir a la música clásica europea en lugar de interesarse por su propia herencia. Muchas de sus innovaciones: el primer gran cancionero hebreo para escuelas y sinagogas, el primer libro de texto sobre la historia de la música judía, la primera ópera hebrea y su obra seminal de 10 volúmenes, El tesauro de las melodías orientales hebreas (Hebräische Orientalische Melodiensatz, 1914-1932): tenían la intención de difundir el sionismo, empujando a los judíos a adoptar una identidad cultural nacional arraigada en las fuentes comunes de la renovada vida cultural en Sion. Al igual que otros arquitectos de esta nueva cultura hebrea, Idelsohn buscó la cultura religiosa judía para remodelarla en nuevas tradiciones nacionales seculares.

La historia secreta de 'Hava Nagila'
El bosquejo manuscrito de Idelsohn de ‘Hava Nagila’ arreglado para voz y piano. (Cortesía de la Biblioteca Nacional de Israel).

Fue en este contexto que Idelsohn estrenó una nueva canción, «Hava Nagila», en un concierto de coro mixto en Jerusalén en algún momento de 1918. El lugar exacto de la primera actuación no está claro, pero parece haber sido presentado en una celebración pública marcada uno de los tres eventos: la reciente Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917, la asunción del control del general Allenby sobre Jerusalén y Palestina al final de la Primera Guerra Mundial, o la colocación de la piedra angular de la Universidad Hebrea en junio de 1918. En cualquier caso , el contexto es claramente una celebración de los logros políticos sionistas. Y las primeras líneas del texto hebreo de Idelsohn dejan claro el sentido de una ocasión trascendental. “Hava nagila, hava nagila / Hava nagila ve-nismeha»-«Ven, regocijémonos, regocijémonos, regocijémonos y seamos felices «. Esas líneas se hacen eco del verso bíblico del Salmo 118: 24, «Este es el día que Dios ha hecho. Nos regocijaremos y nos alegraremos”, que se recita durante el Hallel, el conjunto especial de salmos de acción de gracias añadido a la liturgia judía de festivales y otras ocasiones alegres. Para un activista sionista como Idelsohn, no podría haber habido una mejor ocasión para la concepción de tal canción que los inicios tangibles del cumplimiento del sueño de una patria nacional judía.

¿Qué hay de la melodía? Mucho más tarde, en 1932, Idelsohn escribió que transcribió originalmente la melodía de un Sadegurer Hasid en Jerusalén en 1915. La comunidad Sadegurer Hasidic remontó sus raíces a la ciudad de Sadigura en la región de Bukovina de Habsburgo, Austria (actual Ucrania). Su fundador, el rabino Avrohom Yaakov Friedman, fue uno de los seis hijos del rabino Yisrael Friedman, que huyó con su séquito cortesano de la frontera con Rizhin ruso a la seguridad del Imperio austrohúngaro debido a la persecución política y religiosa. Cada uno de los hijos del Rebe de Rizhiner estableció dinastías propias. El Sadegurer Hasidim permaneció centrado en esa ciudad hasta la Primera Guerra Mundial, cuando sus líderes huyeron a Viena y, finalmente, a Tel Aviv en 1938.

La llegada de Sadegurer a fines de la década de 1930 a Palestina fue precedida por un pequeño subgrupo que se estableció en Jerusalén décadas antes como parte de la constante, aunque no masiva, inmigración jasídica a la Palestina otomana. Por lo tanto, es posible que Idelsohn se haya encontrado con esta comunidad en Jerusalén o sus alrededores en 1915, justo antes de ser reclutado por la fuerza en el ejército otomano, donde se desempeñó como líder de la banda militar en Gaza durante parte de la Primera Guerra Mundial. Por otro lado, Idelsohn pasó el invierno de 1913 y principios de 1914 en un viaje de recaudación de fondos a Berlín y Viena. Entonces quizás escuchó la melodía allí.

Una de las razones por las que no sabemos con certeza es por las interrupciones y dislocaciones posteriores en la vida de Idelsohn. Poco después de concebir «Hava Nagila», Idelsohn hizo una salida dramática de Palestina, primero a Europa y finalmente a Cincinnati, donde aceptó un nuevo puesto en la facultad de liturgia judía en el Hebrew Union College. Su camino de activista cultural sionista a instructor académico en el seminario de la Reforma no sionista fue difícil. Idelsohn claramente apreció la oportunidad de influir en el curso del judaísmo estadounidense, y su impronta es evidente en la forma en que los movimientos reformistas y conservadores comenzaron a presentar música en sus esfuerzos educativos y congregacionales. Pero luchó para adaptarse social y económicamente y extrañó a su familia cercana, muchos de los cuales se habían mudado a Johannesburgo. Las sospechas de sus colegas sobre su política tampoco ayudaron en nada. Tampoco lo hizo un escándalo menor que involucró a Idelsohn y un hombre de confianza del medio oeste, que estafó al profesor inmigrante. Luego vino una enfermedad debilitante, que lo llevó a la jubilación anticipada y su propio traslado a Sudáfrica, donde murió en 1938.

Mientras tanto, la canción de Idelsohn se extendió como un reguero de pólvora por todo el mundo judío. Inmediatamente después de su estreno en Jerusalén, más tarde escribió: «Hava» «se extendió rápidamente por todo el país», una de una serie de canciones pioneras recién compuestas que luego se hicieron populares en kibutzim y moshavim. En el camino a Cincinnati produjo la primera grabación comercial de su famosa canción hebrea «palestina» en Berlín, 1922, una producción que contribuyó aún más a la difusión de «Hava Nagila» más allá del yishuv. Al mismo tiempo, sus esfuerzos de publicación aumentaron rápidamente el perfil de la canción. «Hava Nagila» apareció en la segunda edición de su canción en hebreo, también impresa en Berlín en 1922. A partir de entonces, penetró rápidamente en los círculos juveniles sionistas y en los campamentos de verano en Europa y América del Norte a fines de los años veinte y treinta.

La historia secreta de 'Hava Nagila'
La publicación de Idelsohn en 1922 de ‘Hava Nagila’ en ‘Sefer hashirim’ (Berlín). ( Cortesía del Centro de Investigación de Música Judía de la Universidad Hebrea de Jerusalén).

Mientras tanto, persistieron las preguntas sobre los orígenes de «Hava» y el papel de Idelsohn en su autoría. Un caso judicial de Tel Aviv en la década de 1960 reveló una amarga disputa legal sobre regalías de canciones. Durante décadas, los descendientes del cantor Moshe Nathanson, un cantor nacido en Jerusalén que se mudó a la ciudad de Nueva York después de estudiar en su juventud con Idelsohn, han afirmado que fue él quien efectivamente puso las palabras inmortales a la melodía recopilada por su maestro como parte de Una tarea de clase. El documental de 2012, Hava Nagila: The Movie, presentó a miembros vivos de las dos familias encerrados en un combate retórico sobre la autoría de la canción.

Durante muchos años, los estudiosos han concluido que había poca forma de verificar más acerca de la génesis de «Hava Nagila». Hasta hace unas semanas. En agosto pasado, uno de nosotros (Edwin Seroussi) regresó a la Biblioteca Klau en el Hebrew Union College (HUC) en Cincinnati 40 años después de que tuvo el privilegio de pasar dos meses allí catalogando la gran Colección Birnbaum de Música Judía ubicada en Klau Biblioteca. Con la entusiasta colaboración del personal de la biblioteca actual, nos dimos cuenta de que varios registros importantes pertenecientes a Idelsohn permanecieron en su último lugar de trabajo, HUC. Devolver estos materiales a la vista del público fue el objetivo de la visita reciente.

Cuando la familia de Idelsohn lo transportó, casi totalmente paralizado, a Sudáfrica en 1937, la mayoría de sus bienes lo acompañaron. Esa colección contenía su extensa correspondencia, así como muchos de sus escritos, fotografías y partituras. A principios de la década de 1960, sus herederos lo donaron a la Biblioteca Judía Nacional y Universitaria en Jerusalén (hoy la Biblioteca Nacional de Israel). Sin embargo, el propio Idelsohn había donado previamente a la Biblioteca Klau de HUC en Cincinnati algunos de sus importantes volúmenes de manuscritos. Incluso diseñó un catálogo especial de estos artículos. Sin embargo, por razones desconocidas, estos materiales preciosos permanecieron sin procesar durante más de tres cuartos de siglo y solo se recuperaron recientemente para su conservación y catalogación.

Únicos en esta Idelsohniana recuperada son sus cuadernos, seis en número, en los que registró las melodías que recopiló a medida que su trabajo de campo avanzaba en la Palestina Otomana, a partir de 1907, mezcladas con sus propias composiciones. En las siguientes dos décadas, estas melodías recopiladas al azar, reordenadas según las comunidades de origen, constituirían su publicación principal, el Tesauro de las melodías hebreas orientales. También dejó borradores completos y manuscritos de sus dos libros importantes, Música judía en su desarrollo histórico (1929) y Liturgia judía en su desarrollo (1932), así como muchos otros documentos y correspondencia adicional.

Uno de los cuadernos, «I4a» en el catálogo original, contiene lo que aparentemente es la notación más antigua y original de la melodía que eventualmente se convertiría en la canción «Hava Nagila». Este cuaderno, a diferencia de los otros, no está fechado pero incluye uno canción de 1906. Sin embargo, parece que Idelsohn le agregó materiales en los años siguientes.

La historia secreta de 'Hava Nagila'
La primera notación de la melodía que eventualmente se convertiría en la canción ‘Hava Nagila’ (Cortesía de la Biblioteca Klau, Cincinnati, Hebrew Union College-Jewish Institute of Religion, (CN) Idelsohn 4a)

Escrito de derecha a izquierda, como Idelsohn escribió gran parte de su música desde 1908 hasta que dejó Palestina en 1921, este niggun jasídico es casi idéntico a la versión normativa de «Hava Nagila» que circula hasta el presente. Como se señaló, Idelsohn afirmó en el volumen 9 del Tesauro (1932) que recopiló la melodía en 1915 de Hasidim de la corte Sadigura que vivía en Palestina. Sin embargo, a la luz de este nuevo descubrimiento, es muy posible que haya recopilado la canción en algún momento anterior, probablemente unos años antes de la Primera Guerra Mundial. Tales inexactitudes no son infrecuentes en sus publicaciones posteriores.

Vale la pena notar un detalle importante en esta notación temprana de la melodía. Por otro lado, Idelsohn escribió en hebreo » Hasidit Krilovitz me-Sadigura «, es decir, «Hasidic [melodía] [por?] Krilovitz de Sadigura». Este sutil detalle puede implicar que la anotación «Sadigura-Krilovitz» que aparece en la parte superior de la versión de la niggun en el volumen 9 de la Idelsohn Sinónimos hace nonecesariamente se refieren a dos ciudades, que albergaron tribunales jasídicos, Sadhora / Sadigura (en Bukovina, Ucrania) y Krilovits (en Podolia, Ucrania), de donde se origina la melodía. Esta anotación también se puede leer para denotar a una persona (un Hasid, por supuesto) llamada Krilovitz (un apellido existente) que provenía de Sadigura o estaba conectada con la comunidad Sadigura en Palestina. Esto es, por supuesto, una hipótesis, y sin embargo, la preposición «de» en la anotación abre la posibilidad de localizar a un individuo específico que transmitió a Idelsohn la melodía judía más omnipresente a escala global.

La crítica más profunda del sionismo, según Gershom Scholem, fue una línea pronunciada por el filósofo judío alemán Hermann Cohen: «Esos tipos solo quieren ser felices». Quizás eso es precisamente lo que Idelsohn tenía en mente cuando reformuló una melodía jasídica como un himno sionista Pero la música suena según sus propias reglas. En última instancia, «Hava Nagila» trascendió sus raíces místicas en Europa del Este y su moderna reconcepción hebrea en la Palestina otomana / británica para convertirse en un símbolo universal de la felicidad judía. Lo que Idelsohn pensaría del destino de su canción hoy, o del sionismo, son preguntas sin respuesta. Pero el misterio de sus orígenes está ahora un poco más cerca de ser resuelto.

Fuente: Tablet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *