miércoles, octubre 28, 2020

La ley para dar la nacionalidad a los sefardíes nos reconcilia con el pasado










Los descendientes de los judíos sefardíes expulsados durante el reinado de los Reyes Católicos podrán solicitar la nacionalidad española cuando se apruebe una ley en ese sentido. En esta entrevista, el senador y presidente de la Comisión de Justicia del Senado, Joaquín Ramírez, explica el proyecto de ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España.
Los descendientes de los judíos sefardíes expulsados durante el reinado de los Reyes Católicos podrán solicitar la nacionalidad española cuando se apruebe una ley en ese sentido. En esta entrevista, el senador y presidente de la Comisión de Justicia del Senado, Joaquín Ramírez, explica el proyecto de ley en materia de concesión de la nacionalidad española a los sefardíes originarios de España.

¿En qué situación se encuentra ahora el proyecto de ley?
El proyecto se ha aprobado en la Comisión de Justicia del Senado; el siguiente paso es llevarlo a pleno
La oposición no comparte que se fije una tasa de 100 euros para que los sefardíes puedan pedir la nacionalidad española. ¿Qué le parece?
Criticar esa tasa me parece que es absurdo. Estamos hablando de la obtención de la nacionalidad española.
¿Tendrá que venir a España la persona que haga la solicitud?
Tendrá que venir una vez, traer toda la documentación y entregarla a un notario, que, después de estudiar todos papeles aportados, emitirá una resolución favorable que, salvo casos extraordinarios, será ratificada por el Ministerio de Justicia. Lo que no será preciso es que, una vez concedida la nacionalidad, acuda a España a jurarla. Podrá hacerlo en la oficina diplomática española más cercana,
¿Qué requisitos hay que cumplir para pedir la nacionalidad?
El solicitante tiene que demostrar que procede de una familia sefardí y que conoce la realidad española. También debe hacer una prueba del idioma español y otra de la Constitución.
¿Se baraja una cifra de cuántas personas podrían formular la petición?
Es muy difícil hacer una estimación. Hay quien habla de tres millones y medio de personas en el mundo o, incluso, cuatro millones. Una parte muy importante de los judíos son de origen sefardí. Sefarad significa España, así que puede que haya muchos.
¿Qué ventajas tendrá para los sefardíes ser reconocidos como españoles a todos los efectos?
Esta ley salva que los safardíes tengan que renunciar a su actual nacionalidad para recibir la española. Podrán tener las dos. La ventaja es mas bien sentimental. Básicamente, se trata de los descendientes de aquellos judíos que fueron expulsados de España por los Reyes Católicos en 1492 a través de dos decretos. Uno para la corona de Castilla y otro para la corona de Aragón. Luego, en 1498, hubo otro decreto de expulsión en el reino de Navarra.
O sea, que se trata de hacer justicia con los sefardíes, aunque sea más de cinco siglos después.
Sin duda, esto cierra el círculo de un episodio de nuestra historia. España, con la expulsión de los judíos, se sumó a una corriente que había en Europa con el objetivo de lograr la unidad religiosa. El edicto de expulsión lo firmó Tomás de Torquemada. Fue una situación sociológica de racismo unida a la incomprensión religiosa de aquellos tiempos.
No todos fueron expulsados; hubo una parte que se quedó tras convertirse al cristianismo.
Sí, así fue. De hecho, las clases más altas de los judíos se convirtieron y se quedaron en España. Los más pobres fueron los que se marcharon.
«Con esta ley damos un paso importante para cerrar un capítulo de nuestra historia»
Supongo que la ley busca resarcir moralmente a los descendientes de las personas que fueron obligadas a dejar España.
Así es. Los judíos españoles han demostrado, a lo largo de estos más de cinco siglos, una lealtad increíble y una capacidad para conservar sus tradiciones; para mantener su idioma y su cocina y sus costumbres. Todavía hoy, cuando se produce un matrimonio sefardí se refleja por escrito que se celebra según el rito de Castilla. No podemos más que sentirnos identificados con esos compatriotas de la diáspora que son los judíos sefardíes.
En este asunto no se contempla ningún tipo de ventaja material. No se han hecho cálculos de que vaya haber masivas llegadas. La única ventaja que nos ofrece la ley es moral.
El deseo de dar la nacionalidad española a los sefardíes no es nuevo, ¿verdad?
La preocupación de las instituciones españolas por este tema es algo clásico. Ya Práxedes Mateo Sagasta ideó que se les diese la nacionalidad a los judíos sefardíes que vivían en Marruecos, pero al final la iniciativa no salió adelante. También lo promovió en 1900 el senador Ángel Pulido y antes lo había hecho Fernando de los Ríos (en 1886), cuando era ministro de Estado. En la dictadura de Primo de Rivera, hubo un decreto para dar la nacionalidad española a descendientes de los sefardíes expulsados. Eso duró hasta 1930. Apenas 3.000 personas ejercieron ese derecho. Durante la segunda guerra mundial, 200.000 sefardíes quedaron bajo el yugo nazi. A través del citado decreto de 1924 se ejerció el protectorado de los judíos por parte de muchos diplomáticos españoles, que salvaron la vida de miles de personas. Mítico fue el caso de Ángel Sanz Briz en Budapest, pero hubo muchos más. Es algo nos tiene que llenar de orgullo.
¿Y cómo se retoma el tema de conceder la nacionalidad a los judíos sefardíes?
Pues surge con la visita del Rey Juan Carlos I a una sinagoga. Eso volvió a abrir esta cuestión con el deseo de cerrar un capítulo de nuestra historia. Con esta ley, sin duda, damos un paso importante para ello.
¿Han mantenido contactos con asociaciones que los representan?
Por supuesto. Tengo cartas del gran rabino de Jerusalén, de la Asociación Sefardí Israelí de Toronto, por ponerle algunos ejemplos. Todos han recibido esta iniciativa con los brazos abiertos. Muchas de las aportaciones que nos han hecho las hemos incluido. El cariño que las comunidades sefardíes han demostrado hacia España no disminuido un ápice en estos más de cinco siglos que han transcurrido. Esta ley es una gran oportunidad y nos reconcilia con nuestro pasado y nos hace afrontar el futuro en unas condiciones morales mucho mejores que nunca.
Una vez que el proyecto de ley se apruebe en el Senado ¿qué pasos se darán hasta que entre en vigor?
Tras su aprobación en el Senado pasará al Congreso, donde se le dará luz verde. La ley entrará en vigor el próximo 1 de octubre, con una vigencia de tres años y con la posibilidad de que el Consejo de Ministros lo amplíe un año más.
Fuente: diariosur.es
La ley para dar la nacionalidad a los sefardíes nos reconcilia con el pasado
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas

La Knesset da la aprobación inicial para declarar a Eilat, el Mar Muerto ‘libres del virus’

La Knesset aprobó el lunes por la noche en su primera lectura un proyecto de ley que permitirá definir la ciudad turística de...

Grecia e Israel buscan una cooperación más estrecha en medio de la tensión del Mediterráneo oriental

El gobierno de Grecia dice que quiere expandir las asociaciones comerciales, energéticas y militares con Israel y otros países de la región para contrarrestar...

Lituania acuña la primera moneda de euro con letras hebreas

El Banco de Lituania acuñó la primera moneda en euros que contiene letras hebreas. La moneda de 10 euros fue...

Israel comienza a producir en masa vacunas contra el coronavirus antes de los ensayos en humanos

Israel ha comenzado a producir en masa una posible vacuna contra el coronavirus antes de sus ensayos en humanos y planea distribuirla tanto a...

El Prof. Yehoshua Blau, un grande de las lenguas semíticas, muere a los 101 años

El profesor Yehoshua Blau, un grande en el campo de las lenguas semíticas, murió en Jerusalén el 20 de octubre de 2020...