La población haredí de Israel continuará creciendo un 50 por ciento para el 2.059

Si hay algún otro tema polémico en Israel que no trate con la política o los palestinos, es el problema demográfico interno y la preocupación de algunos que el sector haredí crecerá a más de la mitad del total de judíos. Población de Israel en tan solo unas pocas décadas, con todas las ramificaciones que eso conlleva.

Mientras que la Oficina Central de Estadísticas estima que la población haredí crecerá hasta el 50 por ciento de la población total judía para 2059, un nuevo informe del Instituto de Democracia de Israel (IDI) muestra que entre 2005 y 2016, hubo una disminución en el parto de exactamente un hijo por familia haredí, de 7.7 hijos por mujer a 6.7 hijos por mujer.

Según la IDI, «la proporción de haredím como porcentaje de la población total de Israel se predice que será del 14% en 2024; 19% en 2039, y 27% en 2059. Para ese año, se espera que la comunidad haredí constituya el 35% de la población judía en Israel. Según las previsiones, se espera que la tasa de fertilidad de la comunidad haredí, que bajó de 7.5 niños por mujer a 6.9 entre 2003 y 2014, continúe disminuyendo, llegando a 5.5 niños por mujer entre 2025 y 2029».

Esto parece negar la suposición de que este sector está creciendo en la medida en que constituirá un cambio significativo en el saldo actual.

El Dr. Gilad Malach, director del programa «Ultra-ortodoxo en Israel» de la IDI, dijo: «En primer lugar, vemos que el pico fue alrededor de 2002, que fue de alrededor de 7,5 niños por mujer. Y disminuyó a 6.9 entre 2012-14. En segundo lugar, tenemos datos específicos que se refieren a ciudades específicas, y esto está más actualizado hasta 2016. Vemos que esta disminución continúa. En Beitar Illit, disminuye de 7.8 a 7.2; en Modi’in Illit, de 8.3 a 7.6. La media es alrededor de un niño [menos] por familia».

Malach señaló que una contribución específica a la disminución de la tasa de natalidad haredí puede haber sido un cambio general en las asignaciones por hijo en 2003, cuando se redujo el apoyo estatal a las familias numerosas.

Pero él cree que la causa en la tasa de natalidad más baja es más amplia.

«Hay una conexión entre la pobreza en la sociedad haredí y el apoyo del estado, pero más haredim están ingresando al mercado laboral», dijo Malach. «Y es interesante, pero las personas que trabajan y ganan más dinero se vuelven más calculadoras en su comportamiento y decisiones, y aunque tienen más dinero que otras familias bajo la línea de pobreza, [ellos] decidirán si tienen hijos o posponen esa. En algunos casos, [ellos] están dejando su enclave y ven la situación en comparación con otras personas en su lugar de trabajo. A veces, las demandas del trabajo requieren cálculos, y se dan cuenta de que si tienen más hijos no podrán alcanzar ciertos puestos».

También señaló que «en los últimos 10 años, vemos el fenómeno de posponer el matrimonio, incluso con las niñas. Ellos o sus familias deciden que se casarán más tarde, y esto afecta la cantidad de hijos que las parejas tendrán. Las niñas deciden estudiar para obtener un título y, por lo tanto, posponen el matrimonio, lo que afecta el tamaño de la familia».

Algunas de las raíces de la preocupación

Existen varios problemas en Israel sobre por qué las preocupaciones se centran en este grupo demográfico en particular.

Por un lado, la mayoría de la población se define a sí misma como secular, según los estándares israelíes, lo que significa que tienden a celebrar fiestas judías y reconocer el Shabat, aunque las autoridades religiosas tienen ciertos aspectos de la vida cotidiana, incluidos matrimonios, conversiones y la capacidad para que los judíos observantes obtengan el divorcio.

En segundo lugar está la cuestión de que los judíos religiosos puedan optar por abandonar el servicio militar nacional, un padre fundador de la exención y el primer primer ministro de Israel, David Ben-Gurion, puesto en marcha. El debate ha aumentado en intensidad a lo largo de los años y se lo ha llamado una «injusticia» inherente en cuanto a quién es responsable de la seguridad del estado judío.

En tercer lugar, el estado judío ha lidiado durante mucho tiempo con el problema de la superpoblación, ya que durante gran parte de la historia de la nación, sus recursos fueron limitados. Por otro lado, se considera que la tasa de natalidad judía más alta de los judíos haredí contrarresta las tasas de natalidad igualmente altas entre los árabes israelíes.

Y existe, por supuesto, el debate a menudo amargo sobre el apoyo financiero estatal a los religiosos, que permite a comunidades enteras vivir en la pobreza y fuera de una especie de bienestar institucional (junto con lo que muchos perciben como una educación inferior en estudios generales y tecnología) Sin embargo, eso puede estar cambiando lentamente, a medida que más hombres y mujeres haredí entren a la fuerza de trabajo.

‘No sucede tan rápido como la gente piensa’

El profesor Uzi Rebhun, demógrafo de la Universidad Hebrea y miembro del Instituto de Política del Pueblo Judío, le dijo que es demasiado pronto para determinar si hay un declive real en las tasas de natalidad, o que los números y el ligero cambio en el estilo de vida simplemente muestran una postergación por parejas para tener hijos. «Incluso si hay una disminución real en el número promedio de hijos por mujer ultraortodoxa, tienen una estructura de edad baja. Hay muchas parejas jóvenes entre esta población, por lo que producirán muchos niños, incluso si disminuye el número de hijos por familia».

Según Rebhun, se espera que la población general aumente. Si la población adulta representa el 10 por ciento de la población total, los niños constituyen un cuarto completo de la población.

«En una generación a partir de ahora, los ultraortodoxos representarán el 25 por ciento de la población total. Si hay algún efecto, solo lo veremos en la tercera generación, de 30 a 40 años a partir de ahora», explicó Rebhun. «La población general cambiará drásticamente en las próximas décadas. Veremos un aumento en la proporción de haredim para la población general. No es un cambio de juego. Sin embargo, es más interesante ya que refleja los cambios en su sociedad, y eso está un tanto conectado con las mujeres que se unen a la fuerza de trabajo».

Alex Weinreb, investigador principal del Centro Taub de Estudios de Política Social, publicó recientemente un nuevo estudio que refuta la suposición de que la población haredí está creciendo a tal punto. Le dijo que no sucederá, que no cree que los haredim sean más del 50 por ciento de la población israelí porque, de manera individual, más personas abandonan ese mundo que unirse.

«Simplemente estamos diciendo que no está sucediendo tan rápido como mucha gente piensa», dijo. «La gente parece asumir que la ventana se está cerrando muy rápido en esto, y nos quedamos, ‘no, disminuya la velocidad’. Las complejidades de la población de Israel significan que este entendimiento no funciona para nosotros».

Weinreb estuvo de acuerdo en que las mujeres haredí tienen menos hijos en estos días.

Dijo que «a medida que la edad del matrimonio aumenta ligeramente en esa comunidad, en realidad no hay una tasa de reproducción más baja. No se reducirá a tres o cuatro niños. Será más parecido a la década de 1950, que vio alrededor de cinco niños por familia».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *