La vida de un sobreviviente del Holocausto brasileño se conmemora en una canción

sobreviviente del Holocausto brasileñoLazar Wall, a la izquierda, escribió una canción para el sobreviviente del Holocausto Freddy Glatt. (Marcus Gilban)

Freddy tenía 5 años cuando vio un adoquín destrozando la tienda de su padre en Berlín. Más tarde, mientras su familia observaba, los nazis golpearon a su padre. Para 1933, Adolf Hitler ya había hecho la vida insoportable para los Glatts, obligándolos a irse a Bélgica.

“Era demasiado joven para recordar con detalles, pero sí recuerdo que mi padre dijo ‘¡Corre dentro!’ y así corrimos. Me sentí aterrorizada”, dijo sobre el ataque a la tienda.

Ochenta y cinco años después, Freddy Siegfried Glatt ahora se desempeña como presidente de la Asociación Brasileña de Sobrevivientes del Holocausto en Río de Janeiro. La historia de su vida se acaba de convertir en una canción que fue compuesta y cantada por el nieto nacido en Brasil de su último primo Max, quien a la edad de 71 años emigró de Río a Israel.

“Contar historias familiares sobre el nazismo es extremadamente importante para asegurar que el Holocausto nunca se repita, con nadie”, dijo Lazar Wall, el seudónimo en yiddish de Luis Waldmann, quien decidió poner música a la historia de Glatt el día de abril cuando su anciano El primo publicó sus memorias, “Se robaron mi infancia”.

Wall, un músico de 39 años que graba como One Man Mambo, pasó la mayoría de las fiestas judías y las reuniones familiares con Glatt, a quien llama “tío”. Tituló la canción “101 Jerusalem” después de la dirección de una de Bruselas. De los últimos escondites de los glatts.

“Esta es mi primera canción de temática judía, que le mostré a Glatt cuando estaba lista como una sorpresa”, dijo Wall a JTA. “Para mí, representa la resistencia y la unidad del pueblo judío, a pesar del antisemitismo que persiste hasta hoy”.

Con el traslado a Bélgica, Glatt se inscribió en una escuela pública y se unió al movimiento juvenil sionista Maccabi Hatzair. El niño de habla alemana aprendió flamenco, hebreo, idish y francés. El antisemitismo también existía allí, y los niños solían jurar, escupir y golpear.

Cuando el primer ataque aéreo afectó a Amberes en 1940, Bélgica ya no se sentía protegida de la guerra. El avance de la Alemania nazi exigió una nueva escapada y su “opa”, su abuelo en alemán, Salomon reservó cuatro lugares en la parte trasera de un camión de volteo que se dirigía a la frontera francesa. Los dos hermanos adolescentes de Glatt, Bubbi y Heinz, debían viajar en bicicleta y encontrarse con ellos.

Freddy Glatt, a la derecha, con su hermano Heinz en Bruselas en 1941. (Cortesía de Freddy Glatt / via JTA)

“Los miles de refugiados en el camino parecían como los hebreos que huían de Egipto”, recordó Glatt.

Poco después de cruzar a Francia, la familia abordó un tren que luego fue atacado por dos aviones de combate alemanes Stuka. La metralla golpeó la pierna de Glatt, que tardó meses en sanar. La familia se estableció cerca de Toulouse en Vichy, Francia, pero los dos hermanos nunca aparecieron. Para entonces, sus padres se habían divorciado por el hábito de los juegos de azar de su padre, y su padre se había mudado a Brasil.

“Me dijeron que había serpientes caminando por la calle en Brasil”, dijo Glatt con una carcajada.

Los refugiados entrantes y un conocido recién llegado compartieron informes de que sus hermanos habían conducido un automóvil abandonado de regreso a Bélgica, se habían mudado a la casa de su familia y habían vuelto a abrir la tienda de su abuelo. Extático por las noticias, Salomon anhelaba partir. El plan era recuperar los ahorros de su vida aún escondidos en Amberes y sacar a la familia de la Europa nazi.

Atravesaron la Francia ocupada por los nazis inicialmente en una limusina Minerva de fabricación belga con la ayuda de un traficante de personas, luego a pie y en tren. La familia se reunió en Amberes. Salomon, cuyos ahorros estaban intactos, comenzó a dirigir su negocio nuevamente. Pero pronto se les haría usar la Estrella de David amarilla en sus ropas.

Un año después, se ordenó a los judíos de Amberes que se mudaran a Heusden, un pueblo cerca de la frontera con Alemania y Holanda. Sin embargo, su deportación a los campos de exterminio se retrasó, ya que Alemania estaba demasiado ocupada transportando a sus muertes a millones de judíos de Europa del Este.

A los 13 años, Glatt no podía tener su bar mitzvah.

“No había rabino, ni alto, ni tefilín ni Torá en Heusden”, dijo Wall. “Tenía su bar mitzvah a la edad de 85 años en la sinagoga de Copacabana aquí en Río”.

A los Glatts se les permitió regresar a Amberes, a excepción de los niños mayores: Bubbi y Heinz fueron enviados a trabajar en una mina de carbón. En 1942, ambos fueron convocados para trabajar en el Muro del Atlántico, una fortificación destinada a contener un avance aliado esperado. Una vez en el tren, fueron llevados a Auschwitz.

Mientras tanto, la Gestapo, ayudada por espías locales como la Juventud Flamenca de Hitler, cazó activamente a los judíos que permanecieron en Bélgica. Los abuelos de Glatt, Salomon y Chawa, fueron encontrados y deportados a Auschwitz. Décadas más tarde, Glatt supo que Salomon, Chawa, Bubbi y Heinz fueron asesinados en Auschwitz en 1942.

“En un nuevo esfuerzo por esconderse de los nazis, Freddy y su madre se mudaron de nuevo, ahora a un pequeño departamento en 101 Jerusalem St. en el distrito de Schaerbeek en Bruselas”, dijo Wall. “El baño era pequeño, lo que significa que Freddy tuvo que usar una ducha pública, ocultando cuidadosamente su circuncisión”.

A la edad de 14 años, Glatt comenzó a trabajar como asistente de un propietario de un puesto de periódicos. Por la noche, trabajaba en una fábrica clandestina de baterías, y entre turnos dibujaba tarjetas temáticas de Mickey Mouse a la venta en una papelería. También robaría vías del tren y las vendería como chatarra.

El dinero que le proporcionaron a él y a su madre las pocas visitas al cine. Las películas fueron precedidas por noticiarios que mostraban bombas de la Luftwaffe que caían sobre Londres y la Operación Barbarroja aplastando a la Unión Soviética. Glatt a menudo se coló en el estadio Palais des Sports para ver la lucha, el boxeo y otros eventos deportivos.

A medida que avanzaba la guerra, la persecución y la escasez empeoraron, y la madre de Glatt, Rozalia, pidió al rabino jefe de Bélgica que encontrara a su hijo como un lugar seguro. Con el apoyo de la resistencia belga y judía, y de Elisabeth, la reina madre de Baviera, cuyos esfuerzos en nombre de cientos de niños judíos le valieron la designación de Justos entre las naciones, Glatt se dirigió a una escuela para niños católicos.

Desde el patio de recreo, pudo ver a cientos de bombarderos B-17 estadounidenses que se dirigían a Alemania. La vista de los nazis mutilados, rechazados por los soldados estadounidenses y británicos recién llegados de Normandía, fue otro buen presagio.

Freddy Glatt, mostrado en abril de 2018, ha vivido en Río de Janeiro desde el final de la Segunda Guerra Mundial. (Cortesía de Glatt)

Cuando los Aliados finalmente liberaron a Bélgica en septiembre de 1944, Glatt se reunió con su madre y ambos comenzaron a buscar frenéticamente a los familiares desaparecidos, aún sin darse cuenta de su destino. En 1947, madre e hijo se mudaron a Brasil. El padre de Glatt ya no era adicto a los juegos de cartas, y la pareja se volvió a casar en Río de Janeiro.

Glatt ha vivido en Río desde entonces. Se casó con su esposa, Betty, en 1954, y tienen tres hijos, seis nietos y dos bisnietos.

La canción de Wall, cantada en inglés, cuenta la historia en imágenes telegráficas a través de un latido insistente y triste, que termina con un sabor de la libertad de Glatt y un recordatorio del sombrío destino de sus hermanos.

“La canción de Wall sobre Glatt traduce la importancia de este tipo de arte como vehículo para transmitir periodos históricos autoritarios y principalmente muestra lo que la intolerancia, el racismo y el prejuicio son capaces de generar”, dijo la historiadora Silvia Rosa Nossek Lerner a JTA.

Lerner, nacida en Río de los sobrevivientes del Holocausto que huyeron de Alemania a fines de la década de 1930, es autora de un libro en portugués titulado “La música como memoria de un drama: El Holocausto”, para la cual tradujo canciones idish compuestas y cantadas en los guetos y Campos de concentración. Ella dijo que la canción de Wall está en la tradición de tales canciones.

“Compusieron ocupar su tiempo para sublimar los sentimientos, que no podían entender y ni siquiera podían responder”, dijo Lerner. “Estas canciones nos ayudan a comprender un poco del sufrimiento que los judíos pasaron en estos años de dominación alemana, mostrando hambre, anhelo, esperanza de mejores días, preocupación por el futuro de sus hijos y demuestra que incluso en tiempos difíciles, uno puede Producir arte.

“La música tiene el poder de unir sentimientos, revisar emociones, recordar historias, convivencia, recuerdos y pérdidas, y traducir expectativas y esperanzas”, dijo Lerner.

Wall espera que su canción esté a la altura de sus elogios.

“Si los jóvenes entienden lo que fue el Holocausto a través de esta canción, nuestra meta se habrá logrado”, dijo.

Fuente: Times Of Israel traducido para Shalom Israel

Te puede interesar

Se el primero en comentar en "La vida de un sobreviviente del Holocausto brasileño se conmemora en una canción"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*