Los judíos de Venezuela describen el caos, un futuro incierto

Juan Guaidó ha prestado juramento como presidente temporal de Venezuela, dos semanas después de que Nicolás Maduro, el presidente electo en una votación disputada el año pasado, tomó el juramento de su cargo, y Venezuela es un caos.

Venezuela es el hogar de unos 5,000 judíos. Alrededor de 20,000 judíos venezolanos abandonaron el país en la última década debido a las condiciones económicas y, en particular, a la forma en que la comunidad judía ha sido tratada desde 2009.

La “Operación Plomo Fundido” (en el invierno de 2008-09) fue un punto de inflexión para los judíos del país. Se enfrentaron a la discriminación de activistas antiisraelíes y las sinagogas fueron objeto de vandalismo.

El prejuicio llegó a su punto máximo cuando el entonces presidente Hugo Chávez, conocido por su postura pro palestina, exigió que el embajador israelí se retirara por el «Holocausto que Israel estaba cometiendo en Gaza», como dijo Chávez. Desde entonces, Israel no ha tenido presencia diplomática en Venezuela.

«Hay una situación realmente confusa aquí, dos presidentes, y la situación de la comunidad judía, como la de los otros residentes, no es buena», dijo Elias Farache, presidente de la Confederación de Asociaciones de Israelitas de Venezuela (CAIV). La organización paraguas de la comunidad judía venezolana le dice a Israel Hayom.

Los miembros de la comunidad están esperando su momento para ver qué pasará y esperan que pase la crisis actual.

«Hay una crisis económica muy mala aquí. Esperamos que todas las partes resuelvan sus problemas pacíficamente», dice Farache.

“Nosotros, como comunidad, no apoyamos oficialmente a nadie. Esperamos y rezamos para que haya paz en el país y no haya violencia. A partir de ahora, hay unos pocos miles de judíos en el país, y para los judíos, la situación es tolerable. El gobierno trata de respetarnos y nos da la libertad de vivir como judíos. Hay sinagogas, escuelas y todos los servicios judíos están bien. Nos molesta que no haya relaciones diplomáticas con Israel”, dice.

Los hijos de Juan Carlos López se han ido de Venezuela a Israel en los últimos años, pero aún vive en su casa en Caracas.

«La situación general en las calles de Venezuela es de confusión y caos total», dice López.

“En este momento hay dos presidentes en el país, dos tribunales supremos, dos parlamentos. Con el apoyo de un tribunal supremo falso e ilegal, Maduro gobierna el país, como Chávez antes que él. Hay un silencio muy tenso en las calles. La gente está tratando de mantener sus rutinas, pero está claro que el desorden político está afectando a todos».

P: ¿Cómo mantienes tu rutina?

“Las personas todavía se comportan con cautela porque este régimen usa la fuerza, tanto el ejército, que todavía lo apoya, como los violentos grupos de comandos civiles que reciben pagos por sus acciones. Hasta ahora, por lo que sabemos, 16 personas han sido asesinadas a tiros por los partidarios del presidente Maduro.

“Estoy involucrado en la comunidad judía, y está claro que este no es un momento fácil para nosotros. La comunidad aquí tiene influencia en los negocios, en la medicina y está muy involucrada, y como tal sufre de antisemitismo, especialmente en los últimos gobiernos, que han sido antisionistas. Muchos judíos han abandonado el país debido al colapso económico de los últimos años. Las personas reciben un pago, y si no usan el dinero de inmediato, pierden al menos el 10 por ciento de su valor en un día», dice López.

«Las protestas van a las partes más pobres de la ciudad, aunque esa es el área que se identifica con Maduro», observa.

Dice que los residentes de esos vecindarios se están enfrentando con el ejército y las otras fuerzas de seguridad, «que por ahora están del lado de Maduro».

López dice que Maduro le ha dado a los diplomáticos estadounidenses 72 horas para salir del país y que los próximos días serán cruciales. Estados Unidos se ha negado a reconocer la expulsión de su personal diplomático porque no reconoce a Maduro como el líder de Venezuela. Estados Unidos ha reconocido oficialmente al líder opositor Juan Guaidó como jefe de estado.

La gente de Venezuela está confundida y temerosa

«La mayoría de la gente ahora está claramente detrás de Guaidó, no de Maduro», dice el periodista venezolano Gabriel Chocron, director ejecutivo de Aurora, un sitio web de noticias en español con sede en Israel.

Chocron dice que en las últimas elecciones presidenciales, celebradas hace un año y medio, Maduro “ganó por un amplio margen porque la oposición no se opuso. Sabían que todo era corrupto, pero alrededor del 70 por ciento de las personas no votaron. Eso dice mucho sobre la situación. Hace dos semanas prestó juramento y 13 de las 14 naciones latinoamericanas no reconocieron el nuevo gobierno de Maduro porque dijeron que la elección fue ilegítima».

«En lo que respecta a la comunidad judía», dice Chocron, «el principal rabino sefardí, Itzjak Cohen, se reunió con Maduro hace un mes y medio porque la comunidad judía quiere seguir viviendo en el país como una comunidad cuya seguridad está garantizado, y puede seguir importando productos kosher y mantener su estilo de vida judío. La comunidad se mantiene bastante fuera de la política. La mayoría de los miembros de la comunidad tienen opiniones muy claras, la mayoría de ellos se oponen a Maduro, pero no quieren arriesgarse y quedar atrapados en la situación. Venezuela tiene muy buenas relaciones con la Autoridad Palestina».

Fuente: JNS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *