Los judíos en los países árabes sufrieron una discriminación insoportable. ¿Por qué nuestras historias permanecen sin contar?

El jueves es el Día Mundial del Refugiado. Y de acuerdo con la página de las Naciones Unidas dedicada a esta conmemoración, cada minuto 20 personas dejan todo atrás para escapar de la guerra, la persecución o el terror.

Yo soy Miriam Shepher, una de esas personas.

En 1948, cuando tenía 6 meses de edad, mi madre arriesgó todo para escapar de Túnez con mis hermanos y conmigo en busca de una vida mejor. Mi padre se quedó atrás hasta que nos pudo encontrar años más tarde en nuestro destino final. Nos metimos en un barco llamado Negba y soportamos un difícil viaje a Francia. Esperamos por un año hasta que llegó nuestro turno, por fin, para entrar en la tierra que mi madre siempre había considerado nuestro hogar: Eretz Israel.

Soy solo uno de los 850,000 refugiados judíos de los países árabes e Irán que abandonaron, huyeron o fueron expulsados ​​de los países donde habían vivido, en muchos casos, desde el período babilónico. En los años posteriores a la independencia del Estado de Israel, los judíos en los países árabes sufrieron una discriminación insoportable y actos de violencia que llevaron a su expulsión forzosa. Los judíos fueron expulsados ​​de Marruecos, Argelia, Túnez, Egipto, Libia, Irak, Yemen, Turquía, Líbano, Siria y luego Irán. Dejaron atrás sus bienes y pertenencias, llevando solo las necesidades mientras escapaban a la seguridad. Se destruyeron comunidades judías enteras, y siglos de costumbres religiosas, tradiciones, cultura y música desaparecieron de Oriente Medio y África del Norte.

Como mi familia, casi la mitad de estos refugiados se establecieron en Israel.

Nuestras historias permanecen en gran medida sin contar. Muchos todavía no saben de nuestro trauma colectivo.

Llevé mis raíces conmigo, incluso cuando crecí en Israel. Mi vida cambió a la edad de 11 años cuando me dieron la oportunidad de vivir en un kibutz. Mi padre ya había fallecido en Israel, y mi madre estaba luchando para proveer para nosotros.

Fue en este kibutz donde realmente comenzó mi vida como israelí y donde descubrí un verdadero sentido de familia. Aprendí sobre la tierra y el pueblo de Israel, y llegué a comprender que tuve la bendición de vivir en una época en la que el sueño centenario del pueblo judío era una realidad. Me enamoré de mi país.

El camino de mi familia nos ha llevado a América, donde mi esposo y yo hemos criado a nuestros hijos, pero nunca he olvidado de dónde vengo.

Sin embargo, parece que para los organismos internacionales y las organizaciones de derechos humanos, somos invisibles. ¿No merecemos la simpatía global como cualquier otro refugiado?

A partir de 2014, el Estado de Israel trató de corregir esta injusticia al promulgar un día conmemorativo para conmemorar la tragedia de estos judíos que se vieron obligados a abandonar sus hogares. Ahora, cada año, el 30 de noviembre, se honran mi historia y las historias de cientos y miles de otros judíos de Mizrahi.

Pero si nuestro objetivo es reconocer cada historia de refugiados en el Día Mundial del Refugiado, esta historia también debe contarse hoy.

En Túnez, la comunidad judía fue reprimida. Hoy tengo muchos privilegios que mi familia en Túnez no tenía. Tengo la bendición de participar en el trabajo a través del Consejo israelí-estadounidense que fortalece la identidad judía, une a los estadounidenses israelíes y judíos estadounidenses y asegura la continuidad del pueblo judío.

No hay mejor manera de rendir homenaje a mi pasado que asegurando que esta historia esté presente para nuestras generaciones futuras. Así es como respondo a quienes buscaban borrar mi historia.

Fuente: JTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *