Mientras Hamas sube la apuesta en Gaza, Israel pierde la paciencia y devuelve el golpe

En su esfuerzo desesperado por salir del aislamiento y evitar que colapse la economía de Gazan, Hamas lleva a Gaza al borde mismo de la guerra con Israel.

Todas las acciones recientes de Hamas están diseñadas para usar el chantaje, el terrorismo y la amenaza de guerra para forzar un cambio, así como para que los fondos principales fluyan a la Franja de Gaza.

Estos esfuerzos comenzaron hace varios meses con marchas masivas los viernes e intentos de infiltración fronteriza. Eso terminó con un alto número de bajas el 14 de mayo, pero no logró crear un cambio sustancial, y la angustia estratégica de Hamas continuó. Luego pasó a los ataques masivos incendiarios contra las regiones agrícolas del sur de Israel. Las granjas y los campos cerca de la frontera con Gaza han experimentado docenas de incendios por día, lo que ha costado decenas de millones de dólares en daños y la quema de franjas de tierra.

En los últimos días, Hamas comenzó a aumentar aún más la presión, intensificando los enfrentamientos a lo largo de la frontera. El viernes, Hamas envió a miles de palestinos a la frontera, donde los manifestantes arrojaron granadas, bombas incendiarias y piedras contra los soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel.

Una explosión de granada hirió a un oficial de las FDI; los que estaban detrás del ataque fueron atacados por disparos de las FDI. La condición del oficial israelí es estable, pero el incidente marca un nuevo nivel de violencia.

Israel ha estado observando esta escalada por un tiempo y no estaba terriblemente sorprendido por eso.

Se ha producido un debate interno sobre el alcance de las medidas que puede tomar Jerusalén para aliviar las restricciones en Gaza, pero sin hacerlo a través de regalos materiales o de propaganda a Hamas.

A medida que se produce este debate, Hamas, bajo presión, sigue aumentando las apuestas.

En respuesta, las FDI lanzaron tres oleadas de ataques aéreos contra objetivos de Hamas el viernes y el sábado. Estos ataques aéreos podrían ser una de las advertencias finales que recibe Hamas de parte de Israel, pidiéndole que disminuya la escala.

La situación se ha vuelto más explosiva debido a la nueva insistencia de Hamas y la Jihad Islámica palestina para responder a todos los ataques israelíes con ataques de proyectiles contra comunidades israelíes.

Como resultado, las comunidades del sur de Israel, que ya lidian con semanas de incendio premeditado, ahora han sido nuevamente inundadas con morteros y cohetes, y el sábado se lanzaron más de 100 en el sur de Israel.

Sin embargo, ambas partes no llegaron a la guerra. Hamás se está apegando al fuego de corto alcance, y los ataques aéreos de Israel han destruido túneles, puestos de mando y otros objetivos militares, pero no se dirigieron a miembros de alto rango de Hamas.

La situación no puede durar mucho más de esta manera. Hamas está empleando una estrategia de arriesgada política altamente peligrosa pero calculada, dirigida a lograr que los principales actores de la región, Israel, Egipto y la Autoridad Palestina, así como la comunidad internacional, reconozcan su dominio sobre Gaza, pongan fin al aislamiento de Hamas e inyecten mayores inversión en el territorio.

Sin embargo, Hamas no ha querido hacer nada para terminar con el aislamiento de Gaza. Se niega a desacelerar sus programas de producción de armas. Sigue apegándose a una ideología islamista radical y sigue comprometido con la destrucción de Israel, así como con el derrocamiento de la Autoridad Palestina en Cisjordania.

Planea mantener a Gaza armada hasta los dientes, tomar control de Cisjordania y mantener vivas las llamas del conflicto.

Atrapado en su propia paradoja

Al mismo tiempo, Hamas quiere gobernar una Gaza que tiene su propio puerto marítimo, que tiene relaciones económicas con sus vecinos, y un territorio en el que la comunidad internacional invierte grandes cantidades de dinero en infraestructura y economía.

Como resultado, Hamas continúa atrapado en su propia paradoja y no puede decidir si es una entidad terrorista o un estado. Está tratando de bailar en dos bodas, y está jugando con fuego.

Si Hamás ha llegado a la conclusión de que puede realizar un interminable desgaste contra el sur de Israel, pronto descubrirá que ha calculado mal. Aunque Israel tiene poco deseo de empantanarse en la jungla de guerra urbana de Gaza, lo haría si Hamas no le deja otra opción.

El jefe de Hamas en Gaza, Yahya Sinwar, es consciente de que una guerra ahora con Israel no tiene nada bueno que ofrecerle. Ha intentado y no ha podido lanzar un esfuerzo de reconciliación con sus rivales en Cisjordania: la Autoridad Palestina. Ese esfuerzo tenía como objetivo relajar el estrangulamiento que el líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas ha colocado en Gaza.

En los últimos meses, la Autoridad Palestina ha reducido los pagos de electricidad a Gaza, ha reducido los salarios de sus empleados en Gaza y, en general, trata a Gaza como una provincia rebelde que merece ser castigada y aislada, y aislada de la financiación.

Irán ha podido sacar provecho de este vacío, insertando asistencia en efectivo para el brazo armado de Hamas, además de su apoyo a la Yihad Islámica palestina.

Pero eso no es suficiente para resolver la crisis que enfrenta la economía civil de Gaza. Si eso termina colapsando, el régimen de Hamas estará en peligro debido a la anarquía resultante. Hamas iría a la guerra con Israel antes de permitir que eso suceda.

Eso, en efecto, es lo que Hamas amenaza con hacer si no se encuentra una solución para la economía de Gaza.

La última escalada entre Israel y Hamas es, en esencia, un explosivo intento de llevar a cabo negociaciones, usando bombas como sistemas de entrega de mensajes. Hamas está señalando su deseo de abrir Gaza al mundo, poner fin a su aislamiento y ganar legitimidad; Israel está señalando que su paciencia está a punto de agotarse.

No hay forma de saber si Hamas retrocederá o se dirigirá al abismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *