Modeh Ani: Comenzando el día con gratitud

Comenzar el día con gratitud abre el corazón a la bendición de nuestro creador Hashem bendito sea.

Con gratitud reconozco tu rostro; El espíritu vive y perdura;

Me devuelves mi alma con compasión; ¡Qué grande es tu fe en mí!

מוֹדֶה אֲנִי לְפָנֶיךָ רוח חַי וְקַיָּם שֶהֶחֱזַרְתָּ בִּי נִשְׁמָתִי בְחֶמְלָה,

רַבָּה אֱמו ּנָ

ָ Como seres humanos, hemos heredado un cerebro de nuestros ancestros de la edad de piedra que está particularmente alerta a las posibilidades de peligro. Los neurocientíficos llaman a este sesgo de negatividad. Estamos programados para notar primero lo que está mal. Mi vida de oración está diseñada para superar este sesgo negativo y abrir mi corazón a la bendición y al milagro que Dios me está dando hoy.

Cada tradición espiritual reconoce que la forma en que comenzamos nuestro día es importante. Cada día me levanto con la intención de que cuando abra los ojos vea y reconozca el rostro de Dios en los detalles del día que voy a encontrar. Si mi primera expresión es agradecimiento (en lugar de ver lo que está mal hoy u obsesionarme por lo mucho que necesito hacer), entonces el paso a un camino de bendición. Me preparo para la maravilla.

Con la primera frase de la oración (Modah ah-nee lifanecha), me abro al milagro incrustado en el día que me es dado. Para la segunda frase (Ru-ach chai v’kayam), sustituyo a Ru-ach (Espíritu) por el tradicional Melej (Rey). Reconozco que aunque todo mi mundo está en movimiento, hay un Gran Espíritu, eterno y perdurable, que se mueve a través de todo eso.

Con la tercera frase ( she-hechezarta bee nishma-tee b’chemlah ), me vuelvo receptivo al don de la conciencia del Compasivo y me abro a la sensación de ser visto, conocido, amado y plenamente aceptado por el Gran Misterio que Me abraza este mismo día.

La última frase de la oración (rabbah emunatecha) está tomada de Eicha, el Libro de Lamentaciones 3:23. Cuando experimento la fe de Dios en mí, vislumbro la perspectiva más amplia y larga. En ese vislumbre, estoy tranquilo. Me relajo mi agarre frenético. Dejo de tratar de averiguarlo. Empiezo a confiar en el flujo del cambio inexorable.

Como Dios me ve, me entrego a esa mirada fiel. Esta fe divina en mí es lo que hace crecer mi propia fe frágil. Cuando soy conocido, visto y amado completamente a través de esta fe divina, puedo atreverme a enfrentar el desafío de amar a este mundo con todo lo que soy y todo lo que tengo.

El hecho de que esta frase final provenga del texto más triste de nuestra tradición conlleva una profunda enseñanza. Parece estar diciendo que nuestra gratitud y fe no provienen de negar nuestro sufrimiento, sino de pasar por ese sufrimiento y llegar al otro lado.

Meister Eckart dijo que si la única oración que dices es: «Gracias», eso sería suficiente.

La gratitud nos conecta con el gran flujo de receptividad y generosidad. Cuando comenzamos el día con gratitud, nos encaminamos hacia el camino del amor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *