martes, octubre 27, 2020

No soy médico, pero soy rabino. Aquí está mi receta espiritual para el coronavirus










No soy un profesional médico, un epidemiólogo o un experto en pandemias. Dejo la información seria en esos campos importantes para los profesionales que tienen la capacitación adecuada para ayudarnos a superar la epidemia de coronavirus.

Aunque no poseo conocimiento médico, como rabino y activista social, creo que puedo tratar de prescribir humildemente vacunas éticas que puedan remediar los nervios nerviosos y las mentes preocupadas. Mis palabras no están destinadas a sanar físicamente sino a inspirar espiritualmente.

En este momento desafiante, parece apropiado que aquellos en las posiciones para (re) construir confianza lo hagan. En ese espíritu, estoy compartiendo pensamientos sobre cómo podríamos hacer frente espiritualmente a la realidad incierta que se ha extendido rápidamente por todo el mundo. El coronavirus no es solo una enfermedad del cuerpo, sino que también presenta una crisis existencial que ha puesto a los gobiernos, las empresas y, lo más importante, las comunidades y las personas al límite.

Rezo para que podamos superarlo todo. La gente está asustada, y con razón. Realmente estamos viviendo en una era de peste; En gran medida no estamos preparados. Las comunidades de todo el mundo han sido tomadas por sorpresa por el potente potencial del virus para causar estragos e interrupciones diarias.

Pero la esperanza no se puede perder. En este momento, queremos protegernos a nosotros mismos y a nuestras familias; Esta es la naturaleza humana. Desde una perspectiva judía, desde una perspectiva de justicia social, desde una perspectiva humana, no podemos descender al tribalismo en un momento en que debemos unirnos como un colectivo de mente y alma. El coronavirus es una carga enorme para la humanidad, pero se puede manejar a través de la acción compartida, la compasión y el deseo de ver esta enfermedad contenida antes de que se pierdan innecesariamente más vidas.

Cuando reflexioné sobre cómo el coronavirus está afectando al mundo, pensé en remedios para el alma que podrían ayudarnos a guiarnos, en la comunidad judía y más allá, a través de esta ardua prueba y hacia un mañana más brillante. Aquí está mi receta de seis partes para superar esta crisis con nuestras almas intactas.

  1. No tiene ningún valor culpar.

Ya estamos viendo nuestros peores impulsos en esta crisis. Debido a que la cepa actual de coronavirus se originó en China, algunos culpan a «los chinos» o incluso a todos los asiáticos por el brote, que es absurdo y odioso. Y luego están los líderes de la comunidad, como un rabino ultraortodoxo que culpó extrañamente a la comunidad LGBTQ por propagar la enfermedad. Estas son las reacciones equivocadas: hagamos lo que hagamos, no podemos caer en la trampa de la culpa. La culpa daña más de lo que ayuda; Es miope y nunca conduce a soluciones prácticas. Por supuesto, debemos responsabilizar a los funcionarios públicos imprudentes si descuidan el bienestar público, pero esto es diferente de dirigir la culpa sin fundamento a las grandes poblaciones. En lugar de unirnos al equipo de culpar, deberíamos unirnos al equipo de ayuda.

Hay momentos en los que no podemos ayudar tanto como quisiéramos, pero aún podemos hacer todo lo que podamos desde la distancia. Simplemente debemos ajustar nuestra mentalidad para pensar cómo podemos trabajar juntos de manera efectiva con la ayuda de expertos para hacer frente a la tarea en cuestión.

  1. Ten miedo.

Sí, esto debe sonar como un consejo inusual en tiempos de pandemia. Pero debemos ser escépticos con aquellos en el cargo que dicen: «Todo está bien. ¡Deja de entrar en pánico y vive tu vida! Es una emoción humana natural temer lo desconocido y lo incierto. Vivimos en tiempos donde los eventos de cada día constituyen un recordatorio de que no podemos controlar el mundo tanto como quisiéramos. Política, cultural y espiritualmente, el mundo está experimentando niveles de desequilibrio que son difíciles de soportar. Parecería entonces que, racionalmente, deberíamos vivir con miedo a lo que pueda traer el mañana. En lugar de negar ese impulso humano de tener miedo frente a riesgos graves, podemos canalizar ese miedo de manera productiva.

Aguanta el miedo. Mantenga a sus seres queridos cerca. Pero no se quede inmóvil, física, emocional o espiritualmente, por esta enfermedad. Siéntelo, pero propio, refínalo, contrólalo. Úsalo. Necesitamos reaccionar con valentía ante situaciones como la que nos desafía en este momento y con la claridad mental que nos dice que el miedo debe inspirarnos a ser valientes; Los tiempos difíciles requieren un liderazgo apasionado y resuelto. Nuestro miedo puede inspirarnos a abrazarnos aún más y con una resolución más profunda.

  1. Elimina el mal.

En la tradición judía, la nación de Amalek es sinónimo del peor mal imaginable. Los amalecitas vieron a los más vulnerables entre los israelitas y en lugar de ayudarlos, los persiguieron y los mataron, apuntando en particular a los más débiles entre los débiles. La Torá registra los hechos de los amalecitas y sus acciones, yuxtaponiendo la mansedumbre del pueblo judío con la crueldad pura de la nación de Amalek. Se nos ordena vencer a Amalek y eliminar su memoria de este mundo. El coronavirus: ¡la enfermedad misma! – Es similar a Amalek, ya que parece tener las consecuencias más graves para algunos de los más vulnerables entre nosotros, los ancianos y los inmunocomprometidos. Al proteger y apoyar a las personas más vulnerables de todo el mundo, tenemos la capacidad de cumplir con el mandamiento de acabar con Amalek una vez más.

Como las tensiones entre las comunidades pueden aumentar, debemos aprender nuevamente las lecciones de la interdependencia: el coronavirus demuestra la profunda ignorancia de la creencia de que nos mantenemos «seguros» al construir muros para separarnos de nuestros vecinos y encerrar a los inmigrantes en la frontera. En un mundo tan interconectado como el nuestro, nos mantenemos a salvo respetando las verdades reveladas por la ciencia, cooperando y trabajando juntos dentro y entre las naciones, cuidando a los más vulnerables entre nosotros y creando una sociedad que nos mantenga a tantos de nosotros. Como sea posible sano y financieramente seguro. En un mundo tan centrado en «nosotros contra ellos», el coronavirus nos recuerda que, en un sentido profundo, solo somos nosotros.

El único camino sano hacia adelante es más compasión, más justicia y más humildad sobre el grado en que nos necesitamos mutuamente.

  1. Abraza un año sabático.

Uno de los grandes regalos del judaísmo para el mundo es la idea del sábado, el descanso sagrado de los trabajos de la semana. Pero el sábado es más que descansar sin nada que hacer. Se trata de la renovación y la necesidad de nutrir el alma a través del tiempo extra para estudiar. Uno de los efectos secundarios del coronavirus podría ser la capacidad de aquellos que necesitan quedarse en casa para usar ese tiempo lejos del lugar de trabajo o del mundo exterior de manera productiva. Algunas personas necesitan presentarse en el trabajo, viajar y hacer negocios como de costumbre. Pero en la medida de lo posible, será vital cuidarse a sí mismo y a sus seres queridos. A través del regalo del descanso físico y espiritual, podemos experimentar avances que permitirán que nuestra sociedad maneje esta enfermedad de manera más efectiva.

  1. Sé gentil.

Siempre sé amable con los demás. Todos están haciendo lo mejor que pueden. Los seres humanos son fundamentalmente frágiles. Para compensar la incertidumbre y la imperfección en este momento, algunas personas actuarán con pura arrogancia. Pero este orgullo oculta vulnerabilidad y dolor. No sabemos lo que otros pasan diariamente.

El coronavirus puede darnos la capacidad de darnos cuenta de que la humildad ante un gran desafío puede ser un factor que nos lleve a la curación comunitaria. Estar en cuarentena, ya que países enteros están imponiendo esencialmente en este punto, no puede ser un sentimiento agradable. Es aislante y humillante. Ser amable también significa ser empático con aquellos que se encuentran aislados de la sociedad. Esta enfermedad ha alterado las rutinas en todo el mundo. Podemos comprender cómo ha arruinado la vida cotidiana de las personas que solo quieren mantenerse a sí mismas y a sus familias. Esta realidad universal nos une en lugar de separarnos. Tengamos la fuerza para ser comprensivos y amables en este momento de gran tumulto.

  1. El amor también es contagioso.

El coronavirus es altamente contagioso, pero también lo son las acciones que podemos tomar inspiradas por el amor y la alegría. Se nos recuerda una vez más la interconexión total de toda la vida en este planeta. El sorprendente fenómeno de la vida y su humilde fragilidad paralela pueden inspirar asombro y una empatía más profunda. Si bien, por supuesto, debemos prestar atención a los expertos médicos para tomar medidas de precaución para evitar la propagación del virus, también podemos hacer todo lo posible para difundir la felicidad y la positividad, la cooperación internacional y una actitud positiva para ayudar a sofocar este virus.

Renunciar a los mejores ángeles de nuestra naturaleza es similar a la derrota. Por lo menos, reconocer las buenas intenciones de las personas e involucrar a otros por amor y no por miedo son formas de ayudar a derrotar los ensayos que nos presenta el coronavirus. Difundir amor, difundir calidez, difundir optimismo. Los tiempos pueden parecer sombríos, pero todos podemos hacer nuestra parte para asegurar que un mañana más brillante esté a la vuelta de la esquina.

Amigos, este es un momento difícil para todos. Nadie se ha librado de los efectos del coronavirus. No todos seremos infectados por el virus, pero ya estamos afectados. No se puede negar que la atención global a esta dolencia ha cambiado radicalmente el panorama de poder del mundo indefinidamente. Pero, por un momento, mirar más allá de estos macroefectos puede ofrecer una oportunidad para considerar cómo cada uno de nosotros, a nivel individual, puede renovarse espiritualmente en nuestros esfuerzos colectivos para detener esta enfermedad y superar este momento.

RABINO SHMULY YANKLOWITZ

Es el presidente y decano del valle Beit Midrash (aprendizaje y liderazgo pluralista judío para adultos), fundador y presidente de Uri L’Tzedek (justicia social ortodoxa), fundador y director ejecutivo de Shamayim (defensa animal judía), fundador y presidente de YATOM, (red de adopción y adopción judía), y autor de diecisiete libros sobre ética judía. Las opiniones expresadas aquí representan al autor y no representan a ninguna organización a la que esté afiliado.

FuenteJTA
No soy médico, pero soy rabino. Aquí está mi receta espiritual para el coronavirus
Shalom Israelhttps://www.shalomisrael.es/
Shalom Israel en español, noticias de Israel y el mundo judío.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Ultimas Entradas

La Knesset da la aprobación inicial para declarar a Eilat, el Mar Muerto ‘libres del virus’

La Knesset aprobó el lunes por la noche en su primera lectura un proyecto de ley que permitirá definir la ciudad turística de...

Grecia e Israel buscan una cooperación más estrecha en medio de la tensión del Mediterráneo oriental

El gobierno de Grecia dice que quiere expandir las asociaciones comerciales, energéticas y militares con Israel y otros países de la región para contrarrestar...

Lituania acuña la primera moneda de euro con letras hebreas

El Banco de Lituania acuñó la primera moneda en euros que contiene letras hebreas. La moneda de 10 euros fue...

Israel comienza a producir en masa vacunas contra el coronavirus antes de los ensayos en humanos

Israel ha comenzado a producir en masa una posible vacuna contra el coronavirus antes de sus ensayos en humanos y planea distribuirla tanto a...

El Prof. Yehoshua Blau, un grande de las lenguas semíticas, muere a los 101 años

El profesor Yehoshua Blau, un grande en el campo de las lenguas semíticas, murió en Jerusalén el 20 de octubre de 2020...