Ben Gvir visita el Monte del Templo en Tisha B’Av, recibiendo críticas de Estados Unidos, Jordania y Arabia Saudita

Ministro, otros legisladores ascienden al sitio del punto de inflamación sin incidentes; 16 visitantes judíos, 2 árabes arrestados por disturbios; se dice que números récord visitan el sitio en el día de ayuno.

El ultraderechista de Seguridad Nacional Itamar Ben Gvir visitó el jueves el punto de inflamación del Monte del Templo para Tisha B’Av, un día judío de duelo nacional, lo que provocó la ira de Jordania, la Autoridad Palestina y el grupo terrorista Hamas, así como una reprimenda de Washington.

Fue la tercera visita de Ben Gvir al sitio mientras se desempeñaba como ministro del gabinete. Cada visita ha provocado una reacción furiosa del mundo árabe.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Jordania advirtió que las supuestas medidas unilaterales de Israel en el lugar y las violaciones del status quo «amenazan con escalar la situación a más rondas de violencia”.

«Advertimos contra las peligrosas consecuencias de permitir que los extremistas lleguen al monte y permitirles llevar a cabo provocaciones», agregó el ministerio.

En un comunicado tras la visita de Ben Gvir, la Embajada de Estados Unidos en Israel dijo que «se mantiene firme» para preservar el status quo y el sitio, y agregó que «cualquier acción unilateral o retórica que ponga en peligro el status quo es inaceptable”.

Israel capturó el Monte del Templo y la Ciudad Vieja de Jerusalén de Jordania en la Guerra de los Seis Días de 1967. Sin embargo, ha permitido que el Waqf jordano continúe manteniendo la autoridad religiosa en la cima del Monte.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de la Autoridad Palestina acusó a la visita de Ben Gvir de ser parte de «una cobertura oficial israelí para las invasiones en curso y los planes para judaizar la Mezquita de Al-Aqsa e imponer cambios forzados en la realidad histórica y legal existente, como parte inseparable de la judaización de Jerusalén”.

El portavoz de Hamás, Hazem Qasem, calificó la visita como una «escalada peligrosa» y una «provocación» para el pueblo palestino, y prometió que no permitiría que Israel llevara a cabo sus supuestos «planes» en el lugar.

«Nuestro pueblo defenderá la identidad de la bendita Mezquita de Al-Aqsa y protegerá su carácter islámico y árabe a toda costa, porque Al-Aqsa siempre ha sido el detonante de revoluciones y rebeliones», decía el comunicado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita también condenó la visita de Ben Gvir al sitio, calificándola de «violación flagrante de todas las normas y acuerdos internacionales», así como una «provocación para todos los musulmanes de todo el mundo».

Negev y el Ministro de Desarrollo de Galilea, Yitzhak Wasserlauf, miembro del partido Otzma Yehudit de extrema derecha de Ben Gvir, y el diputado del Likud Amit Halevi también ascendieron al monte para marcar Tisha B’Av bajo estrictas medidas de seguridad. Las visitas de los políticos transcurrieron sin incidentes.

El Néguev y el Ministro de Desarrollo de Galilea, Yitzhak Wasserlauf (izquierda), recorren el Monte del Templo en Tisha B'Av.
El Néguev y el Ministro de Desarrollo de Galilea, Yitzhak Wasserlauf (izquierda), recorren el Monte del Templo en Tisha B’Av, el 27 de julio de 2023. (Administración del Monte del Templo)

Según informes de los medios de comunicación en hebreo, unos 1.000 peregrinos habían recorrido el sitio a las 10 a.m., superando el recuento de visitantes judíos en el sitio de Tisha B’Av en años anteriores.

La policía dijo que arrestó a 16 visitantes judíos y dos árabes por disturbios en el lugar el jueves por la mañana. No se dieron más detalles.

Los judíos observantes ayunan todo el día en duelo por la destrucción del Templo en Jerusalén en el año 586 a. C., y luego por su reemplazo en el año 70 d. C. Una de las principales razones de las catástrofes citadas en la tradición es la división y el odio entre los diferentes grupos de la sociedad judía. Los dos templos estaban ubicados en el sitio del punto de inflamación.

«En este día, en este lugar, es muy importante recordar, todos somos hermanos. Derechistas, izquierdistas, religiosos, laicos, todos somos la misma gente. Cuando un terrorista mira por la ventana, no discrimina entre nosotros. La unidad es importante y el amor a Israel es importante», dijo Ben Gvir en un comunicado.

«Este lugar es el lugar más importante para el pueblo de Israel al que debemos regresar y mostrar nuestro gobierno», agregó.

Wasserlauf tuiteó su esperanza de la «redención» del pueblo judío y «la construcción del [Tercer] Templo pronto en nuestros días, amén”.

Judíos rezan a la entrada del complejo del Monte del Templo flashpoint en la Ciudad Vieja de Jerusalén, durante Tisha B'Av.
Judíos rezan a la entrada del complejo del Monte del Templo flashpoint en la Ciudad Vieja de Jerusalén, durante Tisha B’Av, el 27 de julio de 2023. (Chaim Goldberg / Flash90)

El sitio es considerado el más sagrado del judaísmo, como la ubicación de dos templos bíblicos, mientras que la Mezquita de Al-Aqsa en el Monte es el tercer santuario más sagrado del Islam, lo que convierte el área en un importante punto de inflamación en el conflicto israelí-palestino.

Bajo el status quo, un acuerdo que ha prevalecido durante décadas en cooperación con Jordania, a los judíos y otros no musulmanes se les permite visitar el Monte del Templo durante ciertas horas, pero no pueden orar allí.

En los últimos años, los nacionalistas religiosos judíos, incluidos los miembros de la nueva coalición gobernante, han visitado cada vez más el sitio y han exigido la igualdad de derechos de oración para los judíos allí, enfureciendo a los palestinos y musulmanes de todo el mundo.

La semana pasada, el Gran Rabino sefardí Yitzhak Yosef acusó a Ben Gvir de «pecar y hacer pecar a otros» al visitar el Monte del Templo.

Yosef dijo que Ben Gvir ha desafiado múltiples fallos rabínicos que afirman que la ley judía ortodoxa prohíbe a los judíos ingresar al Monte del Templo, citando principios detallados en la halajá, la ley judía ortodoxa, sobre la preservación de la pureza del sitio, considerado el más sagrado del judaísmo.

Ben Gvir defendió las visitas en respuesta, diciendo que estaba siguiendo el consejo de sus propios rabinos, quienes dijeron que era una «mitzvá», la palabra hebrea para deber u mandamiento, visitar el sitio.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último