La Yeshiva University lanza un programa de máster para estudiantes cristianos

El programa de dos años de duración en el buque insignia de la ortodoxia moderna se considera un "experimento", pero lo cierto es que refleja el creciente interés de los evangélicos por las prácticas judías.

Emily Talento creció con amigos y parientes judíos en Long Island, asistiendo a seders de Pascua, bar y bat mitzvás y cenas de Shabat. Cuando llegó a la Universidad de Cedarville, una universidad baptista privada de Ohio, se encontró explicando las tradiciones judías a sus muchos compañeros de clase, que nunca antes habían conocido a un judío.

Ahora, Talento continúa sus estudios bíblicos en una universidad religiosa. Pero no cabe duda de que esta vez no encontrará el mismo desconocimiento sobre los judíos. Es una de los ocho estudiantes cristianos que se embarcan en un curso de la Yeshiva University diseñado especialmente para ellos.

En el Programa de Estudios Hebraicos para Estudiantes Cristianos, de dos años de duración, de la insignia ortodoxa moderna, Talento y su cohorte tomarán cursos sobre historia judía, hebreo bíblico, literatura postbíblica y más.

«Me entusiasma que todo se haga desde la perspectiva judía», dijo Talento.

El nuevo programa es una iniciativa conjunta de la YU y el Proyecto Philos, una organización que dice «tratar de promover un compromiso cristiano positivo en Oriente Próximo». Philos es socio de Passages -un programa al estilo de Birthright que lleva a jóvenes cristianos en grupos de visita a Israel- y también organiza manifestaciones de cristianos contra el antisemitismo.

El lanzamiento del programa de estudiantes cristianos es un signo del creciente vínculo entre judíos ortodoxos y cristianos religiosos, que cada vez más han encontrado una causa común en todo, desde la política nacional conservadora hasta el apoyo a Israel. Es también un experimento sobre si una escuela fundada hace más de un siglo para acomodar las observancias y sensibilidades de los estudiantes ortodoxos en un país mayoritariamente cristiano puede ahora crear un espacio intencional para que los cristianos estudien también el judaísmo.

«En el mundo protestante en general, pero sobre todo entre los evangélicos, ha habido, yo diría que en los últimos 50 años, un interés realmente intenso por el contexto judío del Nuevo Testamento, en particular por el judaísmo del Segundo Templo», afirma Daniel Hummel, historiador de la religión estadounidense y autor de «Covenant Brothers: Evangelicals, Jews, and U.S.-Israeli Relations». (Philos, aunque fue fundada por un cristiano evangélico, se identifica como ecuménica).

Ese interés, dijo Hummel, ha requerido encuentros con judíos. «Esa ha sido la pauta», dijo. «Se aprende de los judíos acerca de sus creencias, y luego se traslada esa forma de pensar a los textos del Nuevo Testamento, que luego reconfiguran la forma de leer esos textos».

El programa forma parte de un máster ya existente en la Escuela de Estudios Judíos Bernard Revel de la Universidad de Yale. Los programas de licenciatura de la YU están separados por sexos, se dirigen explícitamente a los judíos ortodoxos y combinan el estudio de textos judíos tradicionales con una educación universitaria laica. Pero los programas de postgrado de la universidad, incluido Revel, están abiertos a los no judíos, y Revel se describe a sí misma como una «escuela genuinamente aconfesional».

La «clase piloto» de este año de ocho estudiantes cristianos de postgrado, que proceden de una mezcla de trasfondos evangélicos, pentecostales y baptistas, comenzó con cursos de Biblia hebrea este verano. Los estudiantes proceden de California, Texas, Nebraska, Virginia y Mozambique. Cinco alumnos estudian a distancia, y tres tienen previsto estar en el campus de Nueva York a partir del semestre de otoño.

Estudiantes cristianos matriculados en el programa de maestría en estudios judíos de la Escuela de Posgrado Bernard Revel de Estudios Judíos de la Yeshiva University, la mayoría de los cuales estudiarán a distancia, recorrieron recientemente el campus de Nueva York.
Estudiantes cristianos matriculados en el programa de maestría en estudios judíos de la Escuela de Posgrado Bernard Revel de Estudios Judíos de la Yeshiva University, la mayoría de los cuales estudiarán a distancia, recorrieron recientemente el campus de Nueva York. (Cortesía de la Yeshiva University vía JTA)

«Nuestro verdadero objetivo es que los estudiantes cristianos adquieran una comprensión más profunda de las raíces judías del cristianismo», dijo Jonathan Dauber, director de programación externa de Revel y responsable de la asociación Philos de la Universidad de Yale. «También es un programa destinado a fomentar el diálogo y el entendimiento entre judíos y cristianos, porque los estudiantes judíos y los estudiantes cristianos están juntos».

Lo que diferencia al nuevo programa del resto de la escuela de estudios judíos es que se trata de un «camino curado» para estudiantes cristianos, dijo Dauber – aunque aparte de las clases de hebreo bíblico, los estudiantes tomarán la mayoría de sus cursos con otros estudiantes Revel. YU también espera crear un espacio fuera del aula formal donde los estudiantes puedan interactuar, como en una visita a un museo o a través de otras actividades culturales.

Algunos grupos e individuos cristianos se han apropiado de diversos rituales judíos para fines cristianos, organizando «seders cristianos», haciendo sonar un shofar, o cuerno de carnero, en la oración o comercializando versiones cristianas de la mezuzá. Estas prácticas también han provocado reacciones en contra por parte del clero judío y cristiano. Pero Hummel cree que es improbable que los estudiantes cristianos del programa de la YU adopten rituales judíos o intenten evangelizar a sus compañeros.

«Es la Yeshiva la que lo acoge, por lo que la dinámica de poder es un poco diferente que si fuera un espacio cristiano», dijo Hummel. «Sería muy difícil para un cristiano entrar en la Yeshiva University y esperar algún tipo de gran éxito con la conversión».

Institucionalmente, la Yeshiva University tampoco espera que el proselitismo sea un problema. Antes del lanzamiento del programa, la dirección rabínica de la universidad incluso emitió un dictamen según el cual el programa era permisible de acuerdo con la ley judía.

«Los estudiantes de Philos también entienden que su propósito es estudiar y aprender sobre el judaísmo, y que no es tratar de convencer o persuadir», dijo Dauber. «Así que realmente no es algo que nos preocupe».

Encendiendo velas en la iglesia Cross Life de Alvarado, Arkansas.
Encendiendo velas en la iglesia Cross Life de Alvarado, Arkansas. (Cortesía)

Judíos y cristianos han estudiado juntos en entornos académicos de afiliación religiosa en el pasado. En 2018, Philos dirigió un programa de liderazgo para sus miembros negros en el Hebrew Union College del movimiento reformista, donde se reunieron con rabinos y pastores afroamericanos para discutir las relaciones entre negros y judíos. Ese mismo año, David Nekrutman se convirtió en el primer judío ortodoxo en graduarse de la Universidad Oral Roberts, una universidad privada evangélica, con una maestría en estudios cristianos.

El programa de la YU es diferente porque los estudiantes realizarán una matrícula sostenida en una escuela ortodoxa.

«Se trata, en muchos sentidos, de un experimento», afirma Robert Nicholson, presidente y fundador del Proyecto Philos. «¿Pueden estudiar juntos cristianos y judíos ortodoxos? ¿Funciona?».

Y añadió: «El mero hecho de forjar una asociación con una institución ortodoxa, para mí, es una forma de mover la pelota en el campo de las relaciones judeo-cristianas».

Hummel dijo que la asociación «no surge de la nada». Los judíos ortodoxos modernos y los cristianos evangélicos también comparten lo que Hummel denominó un «marco teológico» en torno al sionismo, que se entiende como «un pacto real entre Dios y el pueblo judío que implica que los judíos puedan controlar su patria».

Talento, que llegó sin conocer el alfabeto hebreo, ha disfrutado de sus clases hasta ahora. Aprender a leer hebreo bíblico es «algo que ni siquiera podía imaginarme ser capaz de hacer», dijo Talento. Saber hebreo, dice, le permite «entrar más en la mentalidad del autor que leyendo un texto traducido al inglés».

Más adelante, asistirá a una clase sobre la historia del judaísmo desde la caída del Segundo Templo hasta el Holocausto, y a otra sobre el apóstol Pablo, titulada «Pablo: Perfil de un judío del siglo I». Se impartirá en otoño a través de Zoom y está abierto a cualquier estudiante de máster.

Talento, que ha viajado a Israel con Passages, no está segura de lo que hará cuando termine el programa. Ha trabajado para Passages en el pasado y ha asistido a conferencias pro-Israel celebradas por organizaciones de defensa como StandWithUs y el American Israel Public Affairs Committee, o AIPAC. Está considerando la posibilidad de seguir una carrera en el mundo de las organizaciones sin ánimo de lucro, trabajando para Philos o en otro ámbito de la defensa de Israel.

«Dios sólo me da el siguiente paso», dice. «Si me hubieran dicho que estaba haciendo esto hace un año, habría dicho: ‘Esto es genial, pero ni siquiera sé cómo iba a llegar a ello'».

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último