Las FDI lanzan ataques contra posiciones de Hezbolá en la frontera, mientras el grupo terrorista e Irán amenazan con unirse al conflicto

El pasado viernes, la frontera entre Israel y el Líbano fue escenario de una serie de enfrentamientos que involucraron drones, artillería y tanques israelíes. Estos incidentes se desencadenaron luego de que un dron aparentemente fuera interceptado, se disparara contra varios puestos militares en la frontera norte y una explosión dañara la barrera de seguridad fronteriza, según informaron las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

Estos episodios marcan el más reciente capítulo en una serie de escaramuzas en la frontera libanesa, generando temores de que el grupo terrorista Hezbollah, basado en el Líbano, abra un segundo frente en medio del conflicto desatado por la invasión sin precedentes de Hamas el fin de semana anterior desde la Franja de Gaza. Esta invasión causó la muerte de más de 1,300 israelíes, en su mayoría civiles.

Adicionalmente, se han intensificado las advertencias por parte de Hezbollah e Irán, insinuando que los enfrentamientos podrían escalar y convertirse en un conflicto regional de mayores proporciones.

Las FDI informaron que una explosión dañó levemente una sección del muro de seguridad en la frontera con el Líbano, cerca del kibutz norteño de Hanita, y en respuesta, las tropas israelíes respondieron con fuego de artillería hacia el Líbano.

El Comando del Frente Nacional emitió una breve alerta por una posible infiltración cerca del Kibbutz Hanita, pero pronto se despejó la situación. Sin embargo, poco después, varios puestos de las FDI a lo largo de la frontera fueron atacados con armas pequeñas. El ejército israelí respondió bombardeando un puesto de Hezbolá en la frontera y la fuente de los disparos con artillería.

Posteriormente, se activaron las sirenas de alerta de cohetes en el kibutz Misgav Am. Las FDI comunicaron que las defensas aéreas interceptaron un «objetivo no identificado», posiblemente un dron, que cruzó hacia territorio israelí. En respuesta a este aparente cruce de drones en el espacio aéreo israelí, las FDI llevaron a cabo ataques con drones contra objetivos de Hezbollah.

Hezbollah se atribuyó la responsabilidad del ataque a puestos militares israelíes en la frontera con fuego de armas pequeñas, argumentando que fue en respuesta a la «agresión israelí» después de que una sección del muro fronterizo resultara dañada por una explosión. Trágicamente, se informó que un camarógrafo de la agencia de noticias Reuters perdió la vida en el bombardeo israelí.

También el viernes, las FDI declararon algunas zonas de la ciudad norteña de Metula como «zona militar cerrada», una medida que se limita a las secciones cercanas a la valla fronteriza con el Líbano. Se instó a los residentes que habían abandonado la ciudad en los últimos días a no regresar, citando disturbios y protestas continuas a lo largo de la frontera por parte de partidarios de grupos terroristas palestinos, incluyendo Hezbollah.

En medio de estas crecientes tensiones, Hezbollah anunció que estaría «totalmente preparado» para unirse a su aliado palestino, Hamas, en la guerra contra Israel cuando llegara el momento adecuado. Naim Qassem, el subjefe de Hezbollah, hizo esta declaración mientras Hamas e Israel continuaban con intensos enfrentamientos.

Qassem expresó que Hezbollah contribuiría a la confrontación de acuerdo con su visión y plan. A pesar de los llamados para que Hezbollah se mantenga al margen del conflicto, Qassem enfatizó que no serían influenciados por las demandas de otros países.

Por otro lado, Irán también amenazó con una escalada de la situación y pidió a Estados Unidos que controle a Israel para evitar un contagio regional del conflicto con Hamas. El ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, advirtió sobre las consecuencias de permitir que Israel continúe sus acciones en Gaza.

A pesar de las tensiones, los enfrentamientos entre Israel y Hezbollah y las facciones palestinas aliadas en el Líbano han sido limitados hasta el momento. La situación continúa siendo delicada y en constante evolución, con el potencial de desencadenar un conflicto más amplio en la región.

La situación en la frontera entre Israel y el Líbano sigue siendo una fuente de preocupación internacional, ya que la escalada de tensiones y los enfrentamientos en curso entre las FDI e Hezbollah mantienen a la comunidad internacional en vilo. Mientras las FDI continúan con su respuesta a las amenazas y ataques, se espera que la comunidad internacional juegue un papel fundamental en la búsqueda de una solución pacífica para evitar una escalada más amplia del conflicto.

El compromiso de Hezbollah de unirse a la lucha junto a Hamas en caso de que así lo determine su liderazgo subraya la importancia de mantener un diálogo diplomático efectivo en la región. Las advertencias de Irán también subrayan la necesidad de una intervención diplomática para evitar una propagación del conflicto y proteger la seguridad en la región.

Estados Unidos y otros actores clave en la diplomacia internacional deben desempeñar un papel crucial para promover la paz y la estabilidad en esta región altamente volátil. Las negociaciones y los esfuerzos de mediación son esenciales para abordar las preocupaciones de todas las partes involucradas y encontrar una solución sostenible a esta crisis.

A medida que la situación continúa desarrollándose, la seguridad y la estabilidad de la región del Medio Oriente están en juego, y es imperativo que se realicen esfuerzos concertados para evitar una escalada mayor del conflicto. La diplomacia y el diálogo deben ser la prioridad para prevenir un desastre humanitario y una conflagración regional.

TE PUEDE INTERESAR
Lo Último