Misteriosa lista de vocabulario trilingüe de la Genizá de El Cairo, redactada por Maimónides

Guardada en la Unidad de Investigación de la Genizah de la Universidad de Cambridge, esta hoja de vocabulario con palabras en hebreo, árabe y un dialecto románico permite hacerse una idea del método de pensamiento del célebre filósofo.

Un Duolingo del siglo XII. Tras redescubrir recientemente un trozo de papel de 900 años de antigüedad conservado en la Geniza de El Cairo, los investigadores creen que el famoso filósofo judío Maimónides escribió una hoja de vocabulario trilingüe.

Descubierta en la Unidad de Investigación Genizah de la Universidad de Cambridge, la lista de vocabulario incluye palabras en hebreo, árabe y un dialecto romance que posiblemente se hablaba en Córdoba, su ciudad natal. La conexión entre esta lista y Maimónides, también conocido como el Rambam, fue publicada en mayo por el gabinete de prensa de la universidad.

Digitalización de fragmentos de la Geniza de El Cairo. (Michelle Paymar)
Digitalización de fragmentos de la Geniza de El Cairo. (Michelle Paymar)

«Es asombroso, parece como si realmente estuvieras allí sentado con él y estuvieras viendo cómo trabaja», explicó el profesor José Martínez Delgado. El catedrático de Lengua Hebrea de la Universidad de Granada (España) estableció por primera vez la conexión de que el fragmento había sido escrito por Maimónides en agosto de 2022.

Otros investigadores habían estudiado el fragmento con anterioridad, pero nadie lo había atribuido a Maimónides. El fragmento contiene listas de palabras de cuatro temas: colores, sabores y aromas, acciones y alimentos.

Martínez Delgado estaba examinando el fragmento -cuyo autor se desconocía hasta entonces- cuando de repente tuvo un momento eureka.

«En las dos últimas palabras de la esquina vi unos bucles, y dije: ‘¡Esta cara ya la he visto antes!». recuerda Martínez Delgado. «Para nosotros, los filólogos [alguien que estudia la historia de las lenguas], las letras manuscritas son como caras».

Otros expertos, entre ellos Amir Ashur, de la Universidad de Haifa, han confirmado que la escritura pertenece probablemente a Maimónides comparándola con otros 60 fragmentos manuscritos firmados por Maimónides.

El agujero más valioso de la pared

La lista de vocablos forma parte de la colección universitaria Geniza de El Cairo, que incluye unos 320.000 fragmentos de documentos en pergamino y papel de un milenio de vida judía en la metrópoli musulmana, a partir del siglo IX de nuestra era. La tradición judía sostiene que los documentos sagrados utilizados para la oración o el aprendizaje, especialmente los que llevan el nombre de Dios, deben eliminarse de una manera especial, normalmente enterrándolos en un cementerio. Antes del entierro, los objetos se recogen y almacenan temporalmente en zonas comunes judías, como las trastiendas de las sinagogas.

El profesor Solomon Schechter trabajando en el contenido de la Geniza de El Cairo que llevó a la Universidad de Cambridge,1898.
El profesor Solomon Schechter trabajando en el contenido de la Geniza de El Cairo que llevó a la Universidad de Cambridge,1898. (Cortesía de Michelle Paymar)

Durante siglos, los judíos de El Cairo se limitaron a meter estos y otros documentos por un agujero en la pared de la sección femenina de la sinagoga Ben Ezra y guardarlos en una pequeña habitación, conocida como geniza, de la palabra hebrea «almacenar». Incluyen textos religiosos, contratos, recetas, amuletos mágicos y cartas entre hombres de negocios implicados en el comercio con la India.

El clima seco de Egipto conservó los documentos durante cientos de años, hasta que los eruditos europeos se fijaron en ellos en 1896. Solomon Schechter, que entonces era profesor de literatura rabínica en la Universidad de Cambridge y más tarde rector del Seminario Teológico Judío de Nueva York, convenció a la comunidad judía de El Cairo para que le permitiera llevarse a Inglaterra unos 200.000 documentos. Hoy se conservan en la Unidad de Investigación Taylor-Schechter Genizah de Cambridge.

¿Había visto antes este «kuf»?

Los investigadores ya conocían este trozo de papel antes de que Martínez Delgado lo relacionara con Maimónides. Martínez Delgado lo había encontrado hace unos ocho años mientras investigaba un libro sobre la vida cotidiana de los judíos andalusíes. El fragmento había sido incluido en una caja con otro manuscrito que estaba estudiando, y anotó que lo estudiaría más adelante.

Antes que él, Avi Shivtiel publicó en 2005 un artículo que incluía un examen del fragmento, centrado en cómo los rabinos medievales aprendían nuevas lenguas.

Parte de la lista manuscrita de palabras atribuidas a Maimónides de la Unidad de Investigación Genizah de la Universidad de Cambridge.
Parte de la lista manuscrita de palabras atribuidas a Maimónides de la Unidad de Investigación Genizah de la Universidad de Cambridge. (cortesía de José Martínez Delgado)

El año pasado, cuando Martínez Delgado volvió a sus notas y examinó de nuevo el fragmento, algo en la caligrafía del fragmento T-S NS 38.79 le llamó la atención. El estilo único de la letra le hizo pensar inmediatamente en las similitudes con la escritura de Maimónides.

«Me quedé de piedra, porque estos textos ya se habían publicado en 2007, y en el blog de la Genizah hablaban de este fragmento apenas unas semanas antes», cuenta. «No me fiaba. Pensé que no podía ser posible, que debía estar confundido. Así que se lo envié a Amir Ashur, porque tiene memoria fotográfica. Si le enseñas un manuscrito, puede decirte el nombre del escriba».

Martínez Delgado envió el fragmento y preguntó a Ashur quién creía que podía ser el escriba, sin revelar su hipótesis. Ashur respondió inmediatamente que creía que se trataba de Maimónides.

La doctora Melonie Schmierer-Lee, de la Unidad de Investigación Genizah, ha ido un paso más allá, identificando una página de un Mishneh Torah, su obra magna de la Ley judía, firmada por Maimónides, que parece proceder del mismo cuaderno que la lista del glosario, basándose en el tamaño y el tipo de papel.

Fragmento de la Mishneh Torah firmado por Maimónides que podría pertenecer al mismo cuaderno que la lista de vocabulario .
Fragmento de la Mishneh Torah firmado por Maimónides que podría pertenecer al mismo cuaderno que la lista de vocabulario (cortesía de la Universidad de Cambridge/José Martínez Delgado).

No es la primera vez que la propensión de Martínez Delgado a identificar caligrafías causa sensación en el mundo de la investigación judía. Hace tres años, examinaba el reverso de un conocido poema de la Geniza de El Cairo, uno de los únicos artefactos encontrados que los estudiosos saben que fue escrito por una mujer, la esposa de Dunaš Ben Labraṭ. Ha recorrido exposiciones de todo el mundo como ejemplo de la primera literatura femenina en Oriente Próximo. Pero los estudiosos no habían examinado de cerca la otra cara del fragmento y, cuando Martínez Delgado empezó a estudiarlo, reconoció a otro viejo amigo famoso: la letra del poeta y filósofo del siglo XI Shlomo Ibn Gvirol.

¿Cómo se dice «color de vino»?

Martínez Delgado y otros investigadores intentan comprender qué propósito podía tener para Maimónides la lista de vocabulario. Algunos investigadores se preguntan si era una ayuda para la enseñanza, o tal vez para escribir un capítulo de uno de sus libros. La teoría personal de Martínez Delgado es que Maimónides lo escribía como pasatiempo, bien para aprender una nueva lengua de un rabino visitante, bien para ver qué podía haber recordado de un dialecto que oyó de niño en su ciudad natal de Córdoba.

José Martínez Delgado, catedrático de Lengua Hebrea en el Departamento de Lenguas Semíticas de la Universidad de Granada, España. (cortesía de José Martínez Delgado.
José Martínez Delgado, catedrático de Lengua Hebrea en el Departamento de Lenguas Semíticas de la Universidad de Granada, España. (cortesía de José Martínez Delgado)

En el siglo X, los andaluces del sur de España, sobre todo en los pueblos, hablaban muchos dialectos locales diferentes, que combinaban el español y otras lenguas romances de la región. A medida que avanzaba la conquista musulmana de España, los habitantes de las ciudades empezaron a utilizar el árabe de forma habitual para obtener puestos de alto nivel en el gobierno local. En el siglo XI, la mayoría de estos dialectos locales estaban desapareciendo a medida que el árabe se convertía en el principal método de comunicación.

Quizá Maimónides intentaba ver cuántas palabras recordaba de su infancia, o quizá colaboraba con un rabino visitante para intentar anotar partes de la lengua antes de que desapareciera definitivamente.

Martínez Delgado pidió al profesor Alberto Montaner Frutos, de la Universidad de Zaragoza, experto en los primeros dialectos romances de España, que explorara las listas de vocabulario. Frutos observó que Maimónides utiliza plurales diferentes para las palabras que los dialectos romances conocidos. Maimónides utiliza formas gramaticales plurales posiblemente procedentes del italiano, lo que podría demostrar una influencia de un erudito italiano de visita, un error o un mal recuerdo de la lengua que escuchó en su juventud.

Las listas están organizadas por temas y compuestas en un orden claro y jerárquico, explicó Martínez Delgado. La lista de colores, por ejemplo, empieza con el blanco y el negro, luego pasa a los colores básicos y termina con colores descriptivos, como «color vino».

«Todos los que hemos estudiado idiomas hemos hecho estos glosarios con las traducciones, incluso yo he guardado estos cuadernos», dijo Martínez Delgado, que aprendió hebreo mientras completaba su máster en la Universidad Hebrea entre 1997 y 2000.

Investigar siempre con seguridad

A Martínez Delgado le encantan estos fragmentos que ofrecen una ventana a Maimónides como persona, y no sólo como líder venerado. Otro de sus fragmentos favoritos de la Geniza es un poema firmado que escribió Maimónides.

Maimónides
Maimónides (Wikimedia commons)

«Es un poema muy malo, porque él no era poeta, pero era lo que estaba de moda», dijo.

Los fragmentos se escribieron en papel barato, que hoy está recubierto de plástico laminado para proteger los fragmentos.

«Siempre trabajamos con estas cosas revestidas de plástico, es como un preservativo, como un profiláctico para el fragmento», dijo Martínez Delgado.

Señaló que, especialmente con los fragmentos de Maimónides, la carcasa de plástico es importante porque mucha gente quiere besar los fragmentos, lo que contribuiría aún más a su desintegración. Aunque aprecia las medidas de seguridad, echa de menos poder experimentar los fragmentos de forma más visceral.

Maimónides (derecha) enseñando a estudiantes: Guía de los perplejos, Barcelona, 1347 o 1348, de Moisés Maimónides.
Maimónides (derecha) enseñando a estudiantes: Guía de los perplejos, Barcelona, 1347 o 1348, de Moisés Maimónides. (Biblioteca Real Danesa, Copenhague/ De la exposición del Museo de la Universidad Yeshiva «The Golden Path: Maimónides a través de ocho siglos»)

«Echaba mucho de menos saber cómo olía el fragmento», dice. «Pero una vez, un investigador abrió una caja con un montón de fragmentos [del geniza que no estaban plastificados] y me dejó olerlos, y me di cuenta de que el olor es horrible».

Martínez Delgado es católico, pero se sintió fascinado por Maimónides y los judíos de Andalucía porque creció en Córdoba (España), ciudad natal de Maimónides, y le fascinaba la historia religiosa de su ciudad natal.

También le encanta la comunidad tan unida de investigadores de la geniza. Antes se conocían muy bien, pasando horas revoloteando sobre los fragmentos antiguos en la biblioteca de la Universidad de Cambridge.

José Martínez Delgado con otros investigadores examinando papeles de la Geniza de El Cairo en la Unidad de Investigación de la Genizah de la Universidad de Cambridge.
José Martínez Delgado con otros investigadores examinando papeles de la Geniza de El Cairo en la Unidad de Investigación de la Genizah de la Universidad de Cambridge. (cortesía de José Martínez Delgado)

Hoy en día, la gran mayoría de la geniza está digitalizada, lo que permite a los investigadores acceder a ella desde sus casas. Aun así, la geniza de El Cairo atrae a un pequeño y peculiar grupo de investigadores entregados que a menudo colaboran en las investigaciones.

«Es un paraíso para los investigadores, porque no somos demasiados, pero cada uno es especialista en un tema», afirma Martínez Delgado. «Si tienes una duda, el otro deja su trabajo para ayudarte, es realmente un paraíso».

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último