Una artista celebra su judaísmo con una línea de lujosos pañuelos femeninos

Presentada justo antes de la Semana de la Moda de Nueva York, la nueva "Crown Collection" de Elke Reva Sudin entrelaza moda, tradición y misticismo judío, y cada diseño tiene su propio mensaje.

No había nada en la infancia de Elke Reva Sudin que sugiriera que su futuro estaba en el arte. No tomó clases de pintura ni de dibujo. Ninguno de sus padres tenía inclinaciones artísticas y la familia rara vez iba a museos.

«Pensé que sería electricista. Mi padre es un vendedor de tornillería a la antigua usanza, literalmente llama a la gente y les trae tuercas y tornillos. Mi madre es profesora de química en un instituto», dice Sudin.

Y sin embargo, aquí está, a sus 36 años, una artista visual consumada y fundadora de Drawing Booth, una empresa de arte digital entre cuyos clientes figuran Disney y L’Oréal. También acaba de lanzar la «Crown Collection», una serie de lujosos tichels de edición limitada, que cubren la cabeza de algunas mujeres ortodoxas. Además de ser su primera incursión en el mundo de la moda, la colección celebra la propia trayectoria de Sudin dentro del judaísmo ortodoxo.

«Quería abrazar el hecho de ser visiblemente judía; es parte de mi identidad judía. Los diseños de los pañuelos son una forma de canalizar la idea de que Dios trabaja con nuestra conciencia», explica.

Sudin acaba de lanzar la colección en Etsy, pocas semanas antes de que modelos y diseñadores acudan a Nueva York para la Semana de la Moda de Otoño. Aunque no participará en el desfile de principios de septiembre, tomará notas desde la barrera. El próximo mes de febrero, modelos vestidas con sus ticheles -así como una colección de ropa de viaje modesta que está diseñando- desfilarán por la pasarela 7 del Sony Hall.

Nacida en Longmeadow, Massachusetts, Sudin creció en un hogar conservadox. Fue a una escuela de Jabad desde la guardería hasta octavo curso, y después a un colegio diurno ortodoxo moderno donde experimentó con la moda punk y gótica.

«Una vez me metí en un lío por llevar pintalabios negro», cuenta.

El único indicio de que el arte estaba en el futuro de Sudin se produjo durante un viaje familiar a Washington, DC, cuando tenía unos 8 ó 9 años. Allí visitaron la Galería Nacional de Arte.

«Caminábamos por las galerías y mi madre interpretaba de qué trataba el cuadro. A mí me interesaba más hablar de cómo estaba hecho el cuadro. Fue entonces cuando mi madre empezó a pensar que tal vez había un artista dentro de mí esperando a salir», cuenta Sudin mientras saborea un batido Juice Generation de arándanos.

Aun así, no fue hasta el instituto cuando Sudin se dio cuenta de que podía convertirse en una artista profesional. Una de sus amigas la animó a dibujar; otra amiga le habló de cómo planeaba convertirse en ilustradora.

Entre bastidores de una sesión fotográfica. Elke Reva Sudin coloca uno de los cubrecabezas de su nueva colección.
Entre bastidores de una sesión fotográfica. Elke Reva Sudin coloca uno de los cubrecabezas de su nueva colección. (Saul Sudin)

Sus padres, sin embargo, estaban algo desconcertados. Aunque la abuela paterna de Sudin había ido a la escuela de arte de Boston en los años 30, ninguno de sus padres había considerado el arte como una posible opción profesional.

«No entendían muy bien de qué les hablaba cuando les dije que quería estudiar arte. Pero me apoyaron. Mi familia siempre ha sido una especie de ‘tú a lo tuyo'», dice, con su pequeño piercing en la nariz brillando al sol de la mañana.

Y así fue como Sudin se matriculó en el Pratt Institute de Brooklyn. Fue el comienzo de lo que ella describe como un «periodo crucial de iluminación».

Estudiaba dibujo básico con William Sayler, a quien John Malkovich encarnó en la comedia-drama de 2006 «Art School Confidential». También había empezado a estudiar el Tanya, una de las primeras obras de la filosofía jasídica, en la Chabad House de Midtown Manhattan. Empezó a sentir que su lado artístico se fusionaba con su lado espiritual.

Cuando terminó su segundo año, Sudin, que había experimentado con diferentes estéticas, como llevar rastas (algo que ahora reconoce como apropiación cultural), empezó a cubrirse el pelo.

El tichel "Mundos" de Elke Reva Sudin toma un mapa ilustrado clásico y lo superpone sobre un segmento deconstruido del Árbol de la Vida.
El tichel «Mundos» de Elke Reva Sudin toma un mapa ilustrado clásico y lo superpone sobre un segmento deconstruido del Árbol de la Vida. (Felipe Monegro)

Ese mismo año se casó con su novio de la escuela de arte, Saul Sudin.

Ambos se conocieron en un grupo judío del campus dirigido por el rabino Simcha Weinstein, autor del libro de 2008 «Up Up and Oy Vey: Cómo la historia, la cultura y los valores judíos dieron forma al superhéroe de cómic».

Compartían música y disfrutaban de largas conversaciones tras las cenas nocturnas de Shabat. También se dieron cuenta de que sus familias tenían historias similares de acercamiento al judaísmo tradicional.

«A medida que nuestro amor crecía, quise afianzar mi espiritualidad, porque me di cuenta de que, si se trata de una aventura casual, puede quedar flotando en el aire y no existe un compromiso real de que sea un estilo de vida. Así que empecé a adoptar ciertas prácticas de observancia, incluida la modestia», explica Sudin.

Tras viajar por la India, la pareja se instaló en Brooklyn. Llevan 16 años casados y tienen dos hijos, de 4 y 2 años.

Durante su estancia en Dharamsala (India), Sudin estudió reiki, una práctica que ha incorporado a algunos de sus trabajos. De hecho, algunos de sus diseños de pañuelos, como la «Corona» en negro y marfil, se alinean con los puntos de presión de la cabeza de quien los lleva.

«Los que estoy desarrollando ahora tienen un efecto de papiroflexia, de modo que se ven distintas ilustraciones según cómo se doblen. Es como las ilustraciones de Mad Magazine para el arte del pañuelo», explica mientras desenrolla varios pañuelos y los coloca sobre la mesa. El tejido, procedente de la India, tiene un tacto similar a la cachemira.

Sarah Clunis, historiadora del arte y conservadora de las colecciones africanas del Museo Peabody de Arqueología, describió la colección de Sudin como «profundamente esotérica y etérea».

«Cubrirse la cabeza es una tradición que vemos en diversas culturas. Con los pañuelos de Elke vemos la traducción de conceptos cabalísticos místicos en un diseño innovador y funcional», dijo Clunis.

El tichel "Corona" de Elke Reva Sudin está diseñado para dar la ilusión de que quien lo lleva tiene una corona en la cabeza.
El tichel «Corona» de Elke Reva Sudin está diseñado para dar la ilusión de que quien lo lleva tiene una corona en la cabeza. (Felipe Monegro)

Si se observan de cerca, las líneas onduladas de color espresso de «Wings» se revelan como alas de ángel, diseñadas para dar a quien las lleva el coraje de levantarse y desarrollar todo su potencial.

Las líneas verde salvia del pañuelo «Mundos» toman un mapa ilustrado clásico y lo superponen a un segmento deconstruido del Árbol de la Vida. Es la forma que tiene Sudin de honrar las distintas experiencias vitales de las mujeres.

Antes de dedicarse al diseño de ticheles, Sudin había obtenido reconocimiento por su serie «Hipsters y Hassids». Los 22 óleos retratan las vidas paralelas de las dos comunidades superpuestas de Williamsburg, Brooklyn. Su serie de 2013 «Somos patriarcas», compuesta por 12 óleos, reimaginaba figuras bíblicas como judíos contemporáneos que viven en Brooklyn.

Además de inspirarse en su propia relación con el judaísmo, Sudin dice que diseñó la colección por razones más prácticas. En pocas palabras, estaba cansada de los patrones monótonos y los lisos aburridos que definían tantos cubrecabezas.

«Quería diseñar algo que me apeteciera llevar. Los pañuelos son como un lienzo para mí, pero también es muy importante que la funcionalidad y la moda estén en equilibrio», explica.

Y aunque los pañuelos de seda son una novedad para la artista visual, Sudin considera que su nueva colección satisface una necesidad no sólo de las mujeres judías, sino también de las de otras culturas y religiones.

«Envolver es algo que compartimos con otras culturas, y cuanta más representación tenga, más aceptación tendrá», afirma Sudin.

Te Puede Interesar

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo Último