Voluntarios de Jerusalén se unen para suplir la demanda de Tzitzit entre los soldados de las FDI

En medio de un momento de gran demanda, los voluntarios de la comunidad de Jerusalén han asumido un desafío importante: preparar 60,000 pares de prendas rituales de cuatro puntas con flecos, conocidas como tzitzit, solicitadas tanto por soldados religiosos como seculares de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI).

Desde el 7 de octubre, cuando un ataque de 2,500 terroristas de Hamás cruzó a Israel, resultando en la trágica muerte de 1,400 personas, en su mayoría civiles, y el secuestro de entre 200 y 250 individuos, las FDI han movilizado a 360,000 reservistas, una cifra sin precedentes desde la Guerra del Yom Kippur en 1973. Esta movilización masiva dejó a muchos reservistas sin el equipo necesario, tanto táctico como espiritual.

Un artículo en particular, los tzitzit, ha experimentado una gran demanda tanto entre judíos religiosos como seculares. Ante la solicitud de 60,000 prendas con flecos de cuatro esquinas, el Rabinato Militar recurrió a la Yeshivat Eretz Hemdah, que a su vez movilizó a su comunidad para unirse y preparar los tzitzit.

Dentro de un salón de clases en el corazón de Jerusalén, docenas de voluntarios de diferentes orígenes se han unido para confeccionar estos elementos rituales que son de gran importancia para los soldados de las FDI en el frente de guerra. Aunque la sala puede parecer abrumadora a primera vista, un equipo de voluntarios dedicados trabaja incansablemente para guiar a los recién llegados, enseñarles la técnica adecuada para anudar las cuerdas y brindarles actualizaciones sobre su progreso.

Erica Merritt, una voluntaria que ha estado comprometida con la operación desde el inicio, ha presenciado la emoción de cientos de personas que han llegado a participar. «Tenemos personas de todas las edades, desde jóvenes que aún no han cumplido bar o bat mitzvá hasta personas mayores, todos aprendiendo la mitzvá de atar tzitzit, incluso si nunca lo han hecho antes», comparte.

En cuanto a la participación, Merritt estima que alrededor de 2,000 personas han contribuido al proyecto, sin contar a aquellos que han participado desde otras ubicaciones. «La solidaridad es palpable. Incluso personas que vienen de seminarios y ieshivá se ofrecen a preparar cientos de pares de tzitzit y los traen de regreso completos en solo unos días», agrega.

En el otro extremo de la sala, Eli, un miembro de la comunidad de Eretz Hemdah, se ha tomado una semana de descanso para supervisar el proyecto. Además de los tzitzit, la comunidad también ha donado alimentos, paquetes de libros de oraciones y otros artículos religiosos para los soldados en el frente de batalla. Además, se está operando un segundo almacén donde voluntarios empacan una variedad de equipos, desde chalecos térmicos y linternas hasta protector solar y cinta adhesiva.

Eli destaca el significado detrás de la demanda de tzitzit: «No estoy aquí para decir que todos deben usar tzitzit, pero es importante que la gente esté despertando a la idea de que hay algo especial en ello, tanto en un sentido religioso como espiritual. Esto va más allá de divisiones religiosas; está construyendo unidad de una manera extraordinaria».

Cuando se le pregunta sobre el futuro del proyecto una vez que se completen los 60,000 pares de tzitzit, Eli afirma con determinación: «Continuaremos mientras dure la guerra. No detendremos nuestros esfuerzos y estaremos aquí para atender las necesidades de los soldados en el frente, sea cual sea la solicitud que tengan».

TE PUEDE INTERESAR
Lo Último