Nuevo decreto ortodoxo contra la tecnología

Un rabino del barrio Ramot Daled, de Jerusalem, emitió un nuevo decreto religioso en su sinagoga que indica que cualquier persona que posee un teléfono inteligente con acceso a Internet, sin filtración, no puede recibir en la Torá una aliá (llamar a un miembro de la congregación para un segmento de la lectura) y tampoco puede ser jazán (recitar las oraciones para todos).

“El que no quiere a Dios y tiene un iPhone o cualquier otro dispositivo de la especie, no puede dirigir la oración ni tener una aliá en la Torá”, expresó el Rabino. Además, remarcó que incluso si el individuo es el único Kohén (miembro de la clase sacerdotal) presente, sus derechos se deben omitir y se debe dar el lugar a otra persona.
Durante la reunión, se dejó en claro que todos los jasidim no deben utilizar cualquier dispositivo que les facilite acceso a Internet, a menos que sea necesario por motivos de trabajo. Se aclaró además que incluso los que tienen permiso para usar los teléfonos inteligentes, tienen prohibido tenerlos en la sinagoga.
La aplicación WhatsApp ha recibido una atención especial por los rabinos, que condenaron duramente el uso de la aplicación y les pidieron a los estudiantes de las yeshivot que se desconectaran de ella. Según ellos, sólo puede ser utilizado para comunicarse con alguien que no es ortodoxo y sólo con fines laborales.

Fuente: Radio Jai

Se el primero en comentar en "Nuevo decreto ortodoxo contra la tecnología"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*