Odisea judía sefardí de Rachel y Miriam

Miriam Peretz y Rachel Valfer crecieron juntas en Berkeley, compartieron un apartamento como estudiantes en Jerusalén, y se han reunido en la Bahía Oriental, atraídos por una amistad duradera y pasión por la cultura de la judería sefardí.

El estreno de su nueva colaboración Madre: El Proyecto Ladino 7 pm domingo en Freight & Salvage, una reimaginación viva de la música y la danza que se extendió a través del Mediterráneo después de la expulsión de los judíos de España en 1492.

Con la coreografía de Peretz y la voz suntuosa de Valfer y el trabajo de guitarra, el proyecto Ladino reúne a algunos de los músicos más ilustres de la región que exploran la música árabe, balcánica y del Cercano Oriente, incluyendo Eliyahu Sills en el bajo y ney, Dan Cantrell en el acordeón y otros instrumentos, y Faisal Zedan y Tobias Roberson en percusión del Medio Oriente.

Compuesto de español antiguo con vocabulario de turco, hebreo, arameo y árabe, el ladino es una lengua que ha sobrevivido a múltiples diásporas, con una rica tradición de canciones. Como el nombre del proyecto sugiere, «Madre» se centra en la música asociada con las mujeres, en lugar de baladas masculinas conocido como romansas.

«Siempre me ha encantado la música y la herencia poética de la tradición ladina», dice Valfer, quien se graduó en Berkeley High en 1992. «Incluso en la escuela secundaria estaba cantando estas cosas. Lo que realmente me interesa son las cantigas, la tradición de la canción oral sobre la experiencia de la feminidad, las madres cantando a un bebé, una doncella preocupada por encontrar al socio adecuado. Son canciones de cocina y cocina, y canciones sobre el envejecimiento y la muerte».

«Siempre me ha encantado la música y la herencia poética de la tradición ladina», dice Valfer, quien se graduó en Berkeley High en 1992. «Incluso en la escuela secundaria estaba cantando estas cosas. Lo que realmente me interesa son las cantigas, la tradición de la canción oral sobre la experiencia de la feminidad, las madres cantando a un bebé, una doncella preocupada por encontrar al socio adecuado. Son canciones de cocina y cocina, y canciones sobre el envejecimiento y la muerte».

Mientras que Valfer tiene un cuerpo bien documentado de la música para explorar, Peretz hace frente a un desafío creativo muy diferente. Como una forma de arte particularmente frágil y difícil de documentar, la danza no sobrevivió a la expulsión española y las tradiciones que se desarrollaron en la dispersión se han disipado en la diáspora.

«No hay tradición de danza ladina», dice Peretz, clase de Berkeley High de ’94. «En la cultura de la música judía no hay mucho de una tradición de la danza. Estaba perdido. Se adaptaron a la cultura que estaban viviendo. Así que no tanto la reconstrucción de una tradición como la construcción de una, basada en las muchas culturas que Ladino reúne. Español, turco y también mi propia voz creativa y los movimientos contemporáneos».

Peretz está especialmente preparado para este viaje creativo, tanto por nacimiento como por experiencia. Su padre procede de una familia sefardí marroquí, y la familia polaca de su madre remonta sus orígenes a España. Sus padres se reunieron en Israel, donde nació, pero después de divorciarse de su madre Estelle Frankel se trasladó a Berkeley para abrir una práctica como psicoterapeuta (y para enseñar el misticismo judío).

Al graduarse en Berkeley High, donde estudió danza, Peretz regresó a Israel y pasó años viajando por Oriente Medio, España, África del Norte y Turquía «en busca de encontrar una voz en la danza que se sintiera como la mía, donde yo podría expresarme», ella dice. Dividiendo su tiempo entre Berkeley e Israel, ha sido bailarina principal en el Teatro de Danza Inbal de Tel Aviv y se desempeñó como bailarina principal, coreógrafa, instructora principal y directora artística asistente del Ballet Afsaneh del Bay Area (entre otras compañías del Área de la Bahía).

Ella destila muchos de sus conocimientos lejanos en el Centro Mahea Uchiyama de Danza Internacional de Berkeley el 17 y 20 de febrero, cuando Nava Dance Art Sanctuary presenta «La Danza Sagrada de la Ruta de la Seda», una introducción intensiva a la técnica de Peretz, la coreografía, la improvisación Y ritual de grupo.

Valfer llegó a cantar mucho más tarde que Peretz se encontró a través de la danza. Estudió durante algún tiempo en Israel, pero se centró más en Ladino, sumergiéndose en el idioma durante varios años tomando cursos de posgrado en la Universidad Hebrea de Jerusalén. Cantando canciones en Ladino llevó a la música en árabe y azerí, «y cuanto más lo hice la más buena retroalimentación que recibí», dice. «Singing llegó a la vanguardia cuando aprendí a producir sonido de cierta manera».

Los caminos de Peretz y Valfer continuaron cruzando, y como «ella estaba buceando en el estudio profundo de la música, me estaba enamorando de la cultura del Medio Oriente y estudiando flamenco», dice Peretz. «Tenemos una larga historia. Tocamos música juntos y creamos suites folclóricas en Jerusalén. Es muy significativo trabajar juntos 20 años después. Hemos seguido en ese camino, perfeccionando y profundizando».

De regreso en Berkeley, comenzó a buscar a los músicos para colaborar, una búsqueda que la llevó a Za’atar, un grupo dedicado a la música de los pueblos Mizrahi (los judíos que proceden de países árabes). Es donde conoció a Eliyahu Sills, quien se convirtió en su esposo y cofundador del Qadim Ensemble, un fascinante grupo con Faisal Zedan en percusión árabe y Geri Hegedus en saz, setar persa y oud.

Odisea judía sefardí de Rachel y Miriam
El Proyecto Ladino, con Miriam Peretz, Rachel Valfer, Faisal Zedan, Dan Cantrell y Eliyahu Sills.

El concierto del domingo es la primera entrega de una obra en progreso. Ambas mujeres proyectan el Proyecto Ladino como una producción multimedia, incluyendo proyecciones y un elenco más grande de artistas, incluyendo artistas flamencos. También desarrolla temas para conectar las canciones, aprovechando las habilidades de Dan Cantrell, un compositor prolífico y muy respetado para el cine y la televisión.

«Estamos recreando estas canciones de una manera contemporánea, no sólo como reliquias del pasado», dice Valfer. «En cuanto a la investigación, no hay forma de saber cómo era el sonido original. Podemos tratar de ser fieles a los esquemas armónicos que hubieran sido naturales, pero no queremos atarnos a ser auténticos. Queremos tomarlo y hacerlo música que significa algo para nosotros mismos. Es un acto de equilibrio, y eso es parte de la diversión».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *