El origen histórico de Simjat Torá

Fue la comunidad judía de Babilonia (actual Irak), que inventó la fiesta, le dio el nombre de Simjat Torá y comenzó la costumbre de bailar con la Torá. De Babilonia se extendió a todo el mundo judío, con cada grupo étnico contribuyendo con nuevas costumbres que luego fueron absorbidas por Klal Yisrael.

En la Francia del siglo XII, no solo se agregaron los versos de Ata Horeita, sino que también comenzaron a leer Vezot Habraja (la última porción de la Torá) muchas veces «hasta que toda la congregación tuvo un aliá». Se instituyó que un Hatan Bereshit debería leer el comienzo de Bereshit. Mientras que en el mismo período, los judíos de España comenzaron a recitar el comienzo del Génesis de memoria.

El rabino David Abudraham explicó este aspecto de Simjat Torá en la España del siglo XIV: «Y la razón por la que comenzamos de nuevo en Bereshit. Tal como hemos merecido para terminar la Torá, entonces podemos merecer comenzarla de nuevo».

En Alemania, en el siglo 14°, se inventó la Aliá Hane’arim Kol para que todos los niños en la sinagoga podrían tener una Aliá colectiva y a principio del siglo 15°, agregaron un Hakafa, desfilando con los rollos de la Torá, por la tarde. En el siglo 16 º el Safed, el Ari y sus estudiantes instituyeron que debe haber siete Hakafot alrededor de la Bima. Luego, en la Alemania del siglo XVI, honrarían a las esposas con el título kaláh («novias») y les dirían: «¡Gut Yontiff, kaláh!». A los hombres que hicieron la última Aliá de la Torá y la primera de Génesis con el título de Katán Torá y Katán Bereshit.

Por lo tanto, Simjat Torá se ha convertido en el equivalente moderno de la alegría de la antigua celebración de agua que en los días del Templo caracterizó el primer día de Sucot. Los hijos de Israel bailan y cantan, y crean ceremonias especiales para honrar y leer la Torá.

Un comentario sobre “El origen histórico de Simjat Torá

  • el 30/05/2019 a las 07:15
    Permalink

    Me he edificado con el contenido de esta pagina, gracias por compartir su cultura , sus creencias . En lo personal no tengo idea de porque cuando yo era un niño de 9 años nació un amor por la nación de Israel, no se quien me inculcó tal afecto, pues no recuerdo que fueran mis abuelos, mucho menos mis padres pues se separaron. Hoy tengo 59 años y mi amor por la nación, y su pueblo no han disminuido, mucho me hubiera gustado haber nacido en dicha nación. Nuestro Señor les bendiga Shalom

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *